Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Susana Díaz: “De Podemos, además de oír la música hay que leer la letra”

La presidenta andaluza pide renovar el pacto constitucional para salvar el sistema político

Nada de borrón y cuenta nueva ni de hacer tabla rasa de lo conseguido por la sociedad y los actores políticos y económicos desde la Transición, aunque sí urge afrontar reformas profundas para salvar el sistema. Esta fue la filosofía que ayer expuso la presidenta de la Junta andaluza, la socialista Susana Díaz, en un coloquio organizado en Madrid por Europa Press, abarrotado de políticos, empresarios y otros representantes de la sociedad civil que querían escuchar sus puntos de vista. Nada le fue ajeno Díaz en esta conferencia, la “crisis territorial, la regeneración democrática y el Estado de bienestar”. Ella los transformó en “desafíos”.

El origen de los problemas no está en cómo se hizo la Transición y la Constitución resultante. Este sistema vigente es el que está sacando a la luz la corrupción “y la está persiguiendo”, recalcó la presidenta andaluza. Este sistema es el que “nos cobija a todos”, y alertó sobre las tentaciones de destruirlo. “Hay una necesidad imperiosa de reformar el sistema, pero no tirar por la borda los fundamentos de la democracia”, indicó. Muchos motivos tienen los ciudadanos para sentirse “hartos”, porque a la crisis se le une la corrupción. Sitúa como bandera la ley de Transparencia que ha puesto en marcha en esa comunidad autónoma, antes de que se le pregunte por los ERE; también la información pública que se ofrece sobre “cada euro que gasta” la Administración regional.

No le extraña la salida a la escena política con éxito de Podemos. Ella lo encara de frente y sin negar su existencia. La presidenta busca confrontar programas, decisiones y actitudes. Por ejemplo, ironizó sobre el anuncio del partido de Pablo Iglesias de no presentarse a las elecciones municipales del próximo mayo ante la posibilidad de se cuele en sus listas gente poco fiable. Los demás partidos se arriesgan, señaló. “Podemos tiene que acostumbrarse a oír críticas a sus actuaciones sin que su respuesta sea la descalificación del adversario”. “Ocultan lo que quieren hacer de verdad y eso es poco democrático”, sentenció, además de pedir que no solo se escuche su música, sino también la letra.

La reforma de la Constitución es su propuesta, como la del PSOE actual y pasado, aunque antes insta a modificar el sistema de financiación autonómica y a exigir al Gobierno que “cese” la invasión mediante leyes de base de las competencias autonómicas. Mientras que Díaz exponía sus ideas para salir de la crisis, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se enfrentaba en el Congreso al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. “Pedro Sánchez tiene mi apoyo y mi cariño”, aseguró la presidenta que, por otro lado, no quiso responder a sus planes políticos de futuro. Ahora, Andalucía y, después, no le gusta hacer “política ficción”.

 

Tareas hasta la reforma de la Constitución: financiación y respeto a las competencias autonómicas

A. D.

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, siendo realista sitúa el comienzo de la reforma constitucional a “medio plazo” pero antes y con carácter inmediato se pueden poner en marcha otras medidas que apacigüen y serenen a la España autonómica; y no solo a Cataluña, aunque también.

Lo que quiere decir, en definitiva, es que hay razones muy sólidas para señalar la necesidad que tiene España de renovar el pacto constitucional para reformar el sistema político, social y territorial y construir la democracia del siglo XXI. Así lo ha explicado en el foro organizado por Europa Press, la presidenta andaluza: “Entretanto se abre el necesario debate en el seno de la ponencia constitucional del Congreso, es urgente que abordemos dos asuntos: el establecimiento de un sistema de financiación sólido, estable y justo para las CC AA como impone la LOFCA ante un sistema ya caducado como el actual” y, en segundo término, “el cese inmediato de la sistemática vulneración de las competencias autonómicas por parte de la legislación básica del Estado, utilizada abusivamente por el Gobierno”. En el coloquio la presidenta aludió “a la invasión permanente” de competencias del Estado que obliga a las comunidades autónomas a denunciar con fruición al gobierno central ante el Tribunal Constitucional. Esta crítica es una constante en Cataluña.

Aunque formaría parte de la reforma constitucional la gobernante andaluza ha manifestado la necesidad de determinar y decidir qué competencias son del Estado y cuáles de las autonomías. No obstante, precisó: “Con todas las limitaciones, defectos e incluso aberraciones que hayan podido existir y de hecho existen, la Constitución ha permitido el mayor período de paz, libertad y prosperidad de nuestra historia. Este país es mucho mejor, en todos los sentidos, del que teníamos hace cuarenta años”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información