Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así será el protocolo de actuación en los pasos fronterizos de Ceuta y Melilla

La medida entrará en vigor cuando se apruebe la ley de extranjería

Un grupo de inmigrantes intenta entrar en Melilla, el pasado mayo. Ampliar foto
Un grupo de inmigrantes intenta entrar en Melilla, el pasado mayo. AP

Los pasos fronterizos de Ceuta y Melilla se han convertido en los principales puntos de entrada de inmigrantes al territorio español. En lo que va de año han superado la alambrada cerca de 1.900 personas, una cifra muy superior a las registradas en los últimos años: 63 personas lo lograron en 2011, 390 en 2012 y 830 en 2013, según los datos del ministerio del Interior. El último intento, el segundo en 48 horas, se produjo este miércoles, cuando cerca de 400 sin papeles intentaron su entrada a través de Melilla.

Con el fin de controlar la llegada masiva de inmigrantes, el Gobierno de Mariano Rajoy presentó —también este miércoles— una enmienda a la ley de seguridad ciudadana por la que se modifica la ley de extranjería y que pretende legalizar las entregas en caliente de aquellos inmigrantes que superen las verjas. Con este mismo fin, Interior ha diseñado un protocolo de actuación, que entrará en vigor una vez que se modifique la ley.

Las pautas del protocolo que debe seguir la policía ante la entrada irregular de inmigrantes son las siguientes:

Alerta permanente. La zona marroquí estará vigilada de forma continua y los agentes mantendrán comunicación fluida con las autoridades alauitas, para detectar lo antes posible la progresión masiva de inmigrantes que quieran saltar las vallas.

Información y ayuda. Si se detecta un intento de salto, este se impedirá siguiendo los principios básicos de actuación recogidos en el artículo 5 de la Ley Orgánica 2/86. Este dice que —cuando se les requiera— deben auxiliar y velar por la integridad física de los inmigrantes, además de informarles de las causas y fines de su detención.

Utilización de medios antidisturbios. En caso de que las personas que intentan traspasar la frontera adopten una actitud violenta y los agentes se vean obligados a usar equipos antidisturbio, deberán hacerlo conforme a los "principios de oportunidad, congruencia y proporcionalidad", procurando siempre que el daño sea el menor posible.

Descenso de la valla. Si los inmigrantes se niegan a bajar voluntariamente del alambrado y es necesaria una actuación "compulsiva" de los agentes, estos deberán adoptar todas las medidas de seguridad posibles para evitar caídas, tanto de los inmigrantes como de sí mismos.

La entrada no estará "consumada" hasta que se rebase por completo el sistema perimetral de seguridad

Atención sanitaria. Si en el transcurso de la tarea se detectan que alguno de los inmigrantes interceptados precisa ayuda médica, la policía deberá avisar a los servicios sanitarios para que puedan atenderles.

Entrada consumada. La entrada ilegal en España se considerará consumada cuando los inmigrantes rebasen por completo el "sistema perimetral de seguridad". Eso, según dijo el ministro Fernández Díaz en el Congreso el pasado mes de febrero, implica rebasar al último de los agentes fronterizos.También se calificará como consumada la llegada de aquellas personas que, tras resultar heridas en el intento, tengan que ser trasladadas a un centro hospitalario.

Traslado a comisaría. Los inmigrantes que hayan logrado traspasar la frontera y sean interceptados serán trasladados a una comisaría de la Policía Nacional, donde se registrará la actuación. En caso de que los detenidos hayan tenido que ser trasladados a un centro médico, los agentes informarán por escrito de este hecho.