Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Bankia me avisó en 2014 de que mis tarjetas estaban mal contabilizadas”

Rodrigo Rato responde al fiscal que en 15 años ha habido decenas de tarjetas personales

atlas

La declaración literal del expresidente de Bankia, Rodrigo Rato, ante el fiscal anticorrupción Alejandro Luzón y el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, el pasado 16 de octubre, desvela cómo se emplea en responsabilizar de las tarjetas opacas a altos cargos de etapas anteriores. Estas son sus respuestas a las preguntas del fiscal.

Fiscal. ¿En qué momento decide usted emitir estas tarjetas y por qué se emiten estas tarjetas en Caja Madrid?

Rodrigo Rato. Yo no tomo la decisión. Las tarjetas están emitidas cuando llego, a finales de enero de 2010. El director financiero, el señor Sánchez Barcoj, me entrega dos tarjetas, una de representación de gastos y otra de gastos particulares, que es a la que nos referimos. Entiendo que es una tarjeta que está englobada en mi remuneración y que es una tarjeta de uso personal.

Fiscal. ¿Dice que lo entiende porque se lo manifiesta Sanchez Barcoj o lo deduce?

Rodrigo Rato. Es una tarjeta que puedo utilizar en gastos personales y por tanto a todas luces es una tarjeta que está comprendida en mi retribución. Y además tiene un tope. Se me explica que los miembros del consejo de administración y los de dirección tienen una tarjeta similar, con topes distintos, según responsabilidades. Entiendo, repito, que son tarjetas ligadas a la retribución. Yo no entiendo que sean tarjetas que superen la retribución pactada en cada caso, desde luego no en el mío. Y entiendo claramente que es una parte de mi retribución, no un incremento de retribución.

Fiscal. ¿Sánchez Barcoj le dice que es un complemento retributivo?

Rodrigo Rato. No, se me dice que es de uso personal. No hace falta que me diga retribución. No recuerdo si la palabra se dijo.

Fiscal. ¿Le dijo que para gastos personales?

Rodrigo Rato. Para gastos de representación me habían entregado otra y para gastos personales es una tarjeta que tiene que estar englobaba en el concepto de retribución y yo en ningún caso entendí ni autoricé para mí ni para otros un incremento de retribución.

Fiscal. ¿Quién fijo a partir de su entrada en Caja Madrid los límites de las tarjetas?

Rodrigo Rato. Los límites se midieron… Estas eran tarjetas conocidas, es decir, yo antes de llegar a la presidencia sabía que el consejo de administración tenía estas tarjetas por otras personas. Incluso había leído en los medios la existencia de estas tarjetas. Se establecieron en Caja Madrid, no le pudo decir el año exacto, en los años noventa y formaban parte del concepto retributivo que Caja Madrid tenia para su consejeros y para sus directivos. El límite se me explicó, pero esos límites estaban fijados. El señor Barcoj me dijo los límites y yo no los revisé.

Fiscal. ¿Con qué criterio se establecieron?

Rodrigo Rato. No me explicaron los criterios. Repito, existían desde hacía 10 o 15 años. Me explicaron los criterios con los que se aplicaban: gastos personales que tenían un limite

Fiscal. Cuando asume la presidencia… ¿Cambia algo este régimen? ¿Lo mantiene? ¿Modifica a los beneficiarios?

Rodrigo Rato. No tomo decisiones sobre esta cuestión. Interpreto que era un instrumento de pago de las retribuciones de las personas. Como tal, tenía que estar sometido a la fiscalidad de cualquier retribución. No recibo información que me haga pensar otra cosa, ni de la dirección de medios, ni de la dirección tributaria, ni de la secretaria general, ni de ningún miembro del consejo. Y durante esos dos años y 2-3 meses, el tema de las tarjetas no fue objeto de ninguna preocupación de la auditoria interna o externa ni se me manifestó que tuvieran ninguna complicación, más allá del hecho de existir y ser un instrumento de pago de la retribución de los distintos sujetos.

Fiscal. ¿Le consta que esas auditorias tenían conocimiento de las retribuciones?

Rodrigo Rato. Las auditorías te constan cuando te plantean un problema. Normalmente subrayan hechos que consideran problemáticos. En ese sentido, ninguna me planteó problemas sobre esta cuestión. Tampoco la dirección de medios o de fiscalidad. Tanto que en una caja en 2010, que inmediatamente se vio inmersa en un proceso de fusiones de salidas a bolsa, en unas crisis económicas muy profundas en una necesidad de enfrentarse a reducciones drásticas de gastos de personal en exigencias europeas y nacionales de capital… este tema, vuelvo a repetirle, no fue objeto en ningún momento de atención por de la organización, ni a nivel de consejo ni a nivel de comité de dirección. Eso es lo que yo sabía de las tarjetas.

Fiscal. Repito, ¿Le consta a usted que las auditorias tuvieran conocimiento…?

Rodrigo Rato. Eran tarjetas personales. A lo largo de los 15 años que existieron, no se cuántas habrá habido, pero habrán existido varias decenas, eran tarjetas personales. Identificadas. Eran conocidas por la entidad, emitida y suscritas por la entidad. Firmadas con la firma visa. Una firma de tarjetas internacional. En contratos tipo. ¿Cuál era el control que ejercían de las auditorias sobre las, probablemente, cientos o miles de tarjetas que Caja Madrid emitía para su organización? No lo supe. En problemas, el único fueron los problemas de seguridad de tarjetas de clientes como consecuencia de hackers y esas cosas. Desde otro punto de vista en ninguna reunión en estos años, en los que hemos tenido diversas auditorias, nunca este problema, ni temas de tarjetas aparecieron como temas problemáticos.

Fiscal. Pasamos a Bankia. ¿Quién decidió en Bankia los beneficiarios de estas tarjetas?

Rodrigo Rato. Cuando nosotros pasamos de Caja Madrid a BFA, que es el antecesor de Bankia., el contrato de integración plantea que todos los contratos y peculiaridades se trasladan al nuevo bando, no hay proceso de homogeneización ni convalidación específico. Esta peculiaridad de Caja Madrid, que no existía en otras cajas y que era un instrumento de cobro de salarios se mantuvo durante 2011 y en 2012 se mantuvo exclusivamente para los miembros del comité de dirección, tres, que venían de Caja Madrid. En el proceso de fusión, las diferencias se tuvieron que aplanar o acomodar, desde las prácticas de navidades de unas cajas frente a otras a otras cuestiones. Con respecto a las tarjetas, se mantuvieron solo para las tres personas y era una cuestión que teníamos que replantearnos.

Fiscal. ¿El criterio era que procedían de Caja Madrid?

Rodrigo Rato. Éramos tres personas, Amat deja Bankia BFA acogiéndose al ERE de verano de 2011, que formaba parte de las decisiones de fusión. Se ejecutó en parte con la escisión entre BFA y Bankia. Barcoj, Norniella y yo proveníamos de Caja Madrid.

Fiscal. ¿Francisco Verdú Pons no utilizó la tarjeta?

Rodrigo Rato. Entró en Bankia en mayo-junio de 2011, no provenía de Caja Madrid pero siendo consejero delegado me pareció que si quería utilizar este instrumento, no era nada significativo. No sé por qué no la utilizó. No hablé con él de este tema.

Fiscal. ¿Sabe si tenían retención fiscal?

Rodrigo Rato. Hoy sé que no pero entonces creía que sí, eran retribuciones y tenían que estar sometidas a retención.

Fiscal. ¿Tributaba?

Rodrigo Rato. Mi creencia era que se me estaba reteniendo. Era instrumento de cobro de la remuneración y el departamento fiscal nunca me dijo que no fueran objeto de retención. Me ha sorprendido saber que no eran objeto de retención.

Fiscal. ¿Tenían claro que eran un instrumento de retribución?

Rodrigo Rato. Si eran tarjetas de uso personal, nominativas, transparentemente emitidas, controladas por la entidad. Me la entregaron el día que entré y la dieron de baja el día que me fui, claramente conocidas por la entidad , yo no podía sospechar… no sé qué sucedió en repetidas inspecciones fiscales. No tengo duda de que eran retribuciones. Tenían que estar sometidas a retención.

Fiscal. ¿Era parte de la política de retribución?

Rodrigo Rato. Los consejeros de BFA recibían ese instrumento de cobro de la retribución por parte de Caja Madrid, y creo que en los documentos que obran en la causa se expone así. El equipo directivo que provenía de Caja Madrid lo recibía de BFA Bankia y no le puedo decir si este detalle fue objeto o no de un informe retributivo. Le repito, no era un incremento de retribución.

Fiscal. ¿Se elaboraba en Bankia un informe anual sobre remuneraciones?

Rodrigo Rato. Sí, claro

Fiscal. Se incluían lo correspondiente a estas tarjetas?

Rodrigo Rato. En el volumen sí, porque esos informes lo que plantean son volúmenes, muchas veces agregados. El último informe de gobierno corporativo que he visto se refería, me parece que era de Caja Madrid, pero en el caso de BFA y Bankia debían ser similares... los montantes de retribución van agregados. No sé si en el caso del presidente y el vicepresidente ejecutivo estaban especificados, pero siempre por volumen agregados. No se especificada si era pagada mensualmente o no, creo que eso no viene en ningún informe.

Fiscal. ¿Y en los informes se incluían estas retribuciones cuando se hablaba y se especificaba la retribución de cada consejero?

Rodrigo Rato. Tendrían que incluirse puesto que formaban parte de la retribución y no eran un incremento de la retribución. Y eran conocidos por la secretaría general y por todos los departamentos técnicos que intervenían en la dirección técnica de la caja el banco. No eran tarjetas secretas ni emitidas de forma irregular. Eran conocidas? Lo eran. Se incluían en los informes? Supongo que se deberían de incluir. Es lo que yo puedo decirle.

Fiscal. Pero vamos a ver, si no lo incluyen en su certificado de haberes, y es por eso por lo que ustedes no lo declaran… ¿Cómo se incluyen después en el informe anual?

Rodrigo Rato. Indudablemente en eso tiene usted razón, pero eso lo sé ahora. En ese momento mi creencia es que estas retribuciones, este instrumento de pago que estaba dentro de mis retribuciones, y por lo tanto formaba parte de toda la información sobre mi retribución que yo recibía en certificado de retenciones y que formaba parte de la organización. Si eso no era así, a partir de ahí indudablemente no pudo suponer lo siguiente. Pero eso lo sé ahora. Lo supe en julio de 2014.

Fiscal. En el informe anual de gobierno corporativo de Bankia del 2011 se informa de que el consejo se ha reservado la aprobación de la retribución de los consejeros y ejecutivos. Ahí no se incluye lo referente a esta retribución...

Rodrigo Rato. Si la retribución no era tratada como retribución desde el punto de vista técnico, efectivamente…

Fiscal. Ni desde el punto de vista técnico ni material…

Rodrigo Rato. Quiero decir desde el punto de vista de los departamentos técnicos que gestionan el tratamiento de los haberes y de las retribuciones en una organización, no ya como Bankia, sino en cualquier organización. A partir de ahí, efectivamente, yo no le puedo afirmar que estuvieran incluidos. Le vuelvo a repetir, el tratamiento contable que se le daba a estas cantidades, para mí, era el de retribución. Si no se hacía así, y ahora sabemos, o aparentemente, según la entidad, que se hacía así, de todo eso se deriva que esas cantidades no se estaban tratando como retribuciones, aparentemente, por lo que se deduce del documento que Bankia ha retribuido a la causa. Yo no puedo obviar eso, indudablemente, pero…

Fiscal. ¿Quién es el responsable de que no se incluya en el certificado de haberes, ni en el informe anual de gobierno corporativo. Si entiendo, por sus palabras, que no hay una instrucción suya de buscar una opacidad, quién es el responsable de que estas cantidades, que claramente son retribuciones, queden al margen del tratamiento propio de estas retribuciones?

Rodrigo Rato. Todo esto es lo que yo sé ahora, a partir de julio de 2014 y en estos días. Este sistema de unas tarjetas que permitiesen el cobro de una parte de la retribución se instaura en Caja Madrid en un momento dado por las motivaciones que en ese momento se tuvieran y se toma esa decisión, supongo, que por las personas adecuadas. Desde entonces se contabilizan, al parecer, todo esto no se lo puedo afirmar porque yo no lo sé, se contabilizan de una determinada manera. En ese plazo de tiempo en que empieza ese sistema hasta la fecha del 2012 debió de haber varias inspecciones fiscales. Desde luego bajo mi presidencia no hubo ninguna que me llamara la atención, seguramente habría una inspección fiscal constante en una entidad de este tamaño, pero una específica no recuerdo que se me plantease que se estaba produciendo. En esas inspecciones algo se habrá dicho sobre esta cuestión. Me pregunta algo que yo lo no sé. Usted me pregunta: ¿Por qué se tomó la decisión de contabilizar unas retribuciones tan concretas asignadas a personas concretas con un instrumento transparente como es una visa, personal, no se trató como retribuciones? No se lo puedo contestar. Supuse que se trataban como retribuciones porque es obvio que son retribuciones y es obvio que son retribuciones perfectamente transparentes. Están en uno de los instrumentos más transparentes, que es una tarjeta de crédito.

Fiscal. A eso vamos, a que no eran tan transparentes en cuanto al tratamiento y la contabilización. Mi pregunta, partiendo de que no lo sabía, ¿Quién era el responsable de darle ese tratamiento?

Rodrigo Rato. Una organización como esta, un banco, incluso Caja Madrid ya, de 180.000 millones de activos y 23.000 personas, tiene un departamento de personal, un departamento de medios, un departamento fiscal… por los que estas cosas tienen que pasar. Yo no soy un experto en organización ni un experto contable.

Fiscal. Usted sí tiene que saber quién se encarga de qué en la caja que usted presidía.

Rodrigo Rato. Sí, hombre, pero señor fiscal, si usted me pregunta en estos momentos, perdone que le ponga un ejemplo, quién es el responsable de cómo se contabilizan los cheques de comida, pues no sabría decirle específicamente quién. Supongo que es algo que está entre el departamento de personal, el fiscal y el de medios. Estas organizaciones están llenas de comités. ¿Cómo se contabiliza la venta de ordenadores? Cómo se contabilizan todas esas… Estas organizaciones están llenas de comités. El comité de medios es probablemente uno de los más poderosos, que es el que asigna compras. La asignación de tarjetas no sé si pasaba por el comité, supongo que sí. Además hay todo un sistema de auditoría interna que constantemente está revisando y plantea problemas a la dirección de la entidad. Están los auditores externos, que tiene que revisar cuentas constantemente. Hay un comité de auditoría del consejo… ¿Hay un responsable? No lo sé, no le puedo contestar a esa pregunta. Sinceramente, no lo sé. Era tan claro que esto eran retribuciones, creo que todos desde el principio lo estamos calificando así, y todas tienen que tener retención. Algo que me parece significativo sería saber cuáles han sido las actas de Hacienda, si es que las ha habido, sobre esta cuestión.

Fiscal. Yo le pregunto ¿por qué se hace esto así? No es que no lo hayan descubierto, sino ¿Por qué se hace así?

Rodrigo Rato. No le puedo decir. Si cualquier responsable de Bankia, BFA o Caja Madrid me hubiera planteado que unas retribuciones no están siendo retenidas, le hubiera dicho qué había que hacer porque estamos con un riesgo fiscal además de otros riesgos regulatorios y de transparencia a los que ha hecho usted mención. Pero no se me planteó. Es como si me pregunta, eso, ¿los cheques de comida están siendo retenidos como retribución en especie? Estoy convencido de que sí. O los gastos de kilometraje. Estamos ante un hecho…

Fiscal. Estamos hablando de su retribución, entre otras.

Rodrigo Rato. Indudablemente, para empezar la mía. Yo tenía una tarjeta con mi nombre que ahora me encuentro que ha sido contabilizada en una cuenta que no tiene nada que ver con mi retribución y que en el verano de 2014 recibo una comunicación oral de Bankia en la que me dice: aquí tienes unas cantidades que no están bien contabilizadas, no están bien soportadas. Inmediatamente lo primero que hago es consignar la cantidad, después, podemos entrar en detalles, de cuál fue mi salida desde el punto de vista económico de Bankia... Pero es que no le puedo... Si hubiera sabido lo que me pregunta antes de irme de Bankia, lo hubiera cambiado, no lo hubiera dejado así.

Fiscal. Vamos a avanzar. Bankia, al parecer, según se dice en el informe de gobierno corporativo, utilizó asesoramiento externo para el diseño de la política retributiva (Towers Watson y Hyde Group) y para la reglamentación de dicha política a Garrigues. ¿Sabe si se les informo de la existencia de estas tarjetas? Parece que en la política retributiva habría que hablar de esto...

Rodrigo Rato. Volvemos un poco al principio del problema, si no se estaban contabilizando como retribuciones… Pero efectivamente, el consejo de Bankia, el comité de retribuciones, si yo recuerdo bien, contrata a dos asesores (Towers Watson y Hyde Group) para las retribuciones del consejo y puede que de la alta dirección, ya no me acuerdo. Además, había un informe de Price Waterhouse, no sé si había alguno más. Esos informes son tratados por el comité de retribuciones que elabora un informe general sobre la retribución del consejo, y Garrigues, a raíz, si no me falla la memoria, a raíz de un real decreto del Gobierno de 2012, que pone límites a las retribuciones de los consejos y los directivos de las entidades financieras que hubieran recibido ayudas financieras del FROB, realiza otro informe. Lo que no sé es si los datos… Me pregunta usted algo… Si los datos de retribuciones que no estaban siendo retenidos... no lo sé, no le puedo contestar… Deberían haber sido retenidos y para empezar formar parte de las retribuciones… ¿Técnicamente quién colaboraba en estos informes? Le repito los mismos nombres: la secretaría general, la dirección de medios, la dirección de personal, la dirección de fiscalidad… Eran, junto con otras, las que suministraban con información a estos grupos externos que tenían que tener una información que diera la entidad, además del auditor interno y externo, que supongo contribuirían a este tipo de informes.

Fiscal. La auditora Deloitte, su socio auditor, el señor Celma, tuvo conocimiento de que en esta partida correspondiente al epígrafe tratamiento administrativo circular 5099 se incluían los gastos cargados...

Rodrigo Rato. En ningún caso me manifestó el señor Celma, ni los comités de auditoría que trataban con él, esta cuestión. Ni en Caja Madrid, ni en BFA ni en Bankia... Es que no lo puedo contestar, es que no lo sé. Me sorprendería que si tenía esa información y veía que no estábamos reteniendo no me lo hubiera... no a mí, que no lo hubiera manifestado a la entidad de manera oficial. Es que me pregunta usted algo… A partir de que se estaba... Por un motivo que yo no conozco y que no se me planteó contabilizando de una manera... no sé cómo calificarla, pero distinta de la que cualquiera de nosotros entiende para una retribución, se derivan una serie de consecuencias que yo no le puedo contestar porque no las conozco.

Fiscal. ¿Sabe por qué a seis consejeros de consejo de administración o de la comisión de control le renovaron sus tarjetas con posterioridad a su cese en el cargo y siguieron…?

Rodrigo Rato. No soy consciente de ese hecho.

Fiscal. Se refiere a esa circunstancia el informe, no sé si ha tenido oportunidad de leerlo.

Rodrigo Rato. Claro que lo he leído, como es natural. Esos señores eran consejeros antes de que yo llegara, cuando yo llegué no lo eran. La información que yo recibo es que este instrumento de pago, que eran estas tarjetas, lo tenían los consejeros. En ningún momento recibo información de que la tenían los exconsejeros. No conocí ese hecho.

Fiscal. En cuanto a las cantidades cargadas en la tarjeta que nos estamos refiriendo… ¿Ha realizado alguna devolución o transferencia a Bankia, al FROB…?

Rodrigo Rato. A partir del verano del 2014, cuando conozco que las tarjetas, según versión de Bankia, estaban mal soportadas desde el punto de vista normativo y estaban, y por lo tanto, su contabilización no era correcta, y me doy cuenta también de que no son incluidas en mis conceptos remunerativos, procedo a depositar en Bankia la cantidad correspondiente desde finales de noviembre del 2010 a finales de abril del 2012 y también he procedido a hacer lo mismo con el resto, desde febrero de 2010 (según los documentos que están en la causa porque no tengo otros), a noviembre de 2010… Lo he depositado en una cuenta de la fundación Caja Madrid. Por el mismo concepto: porque entiendo que si estas cantidades no fueron tratadas como retribuciones, indudablemente la entidad no las ha reconocido como retribuciones dentro de mis límites retributivos.

Fiscal. Entonces entiendo que ha ingresado tanto los 54.800 y pico euros por lo gastado en Bankia como por lo consumido en Caja Madrid en el 2010: 44.217 euros, no? Bueno, 2010 hasta febrero de 2011. ¿Es así?

Rodrigo Rato. No, yo lo que he visto… Y a lo mejor [risa] meto otras cifras que son mayores que las que yo he leído, pero yo lo que he visto era desde febrero de 2010 a noviembre de 2010. Lo volveré a repasar porque está en mi interés repasarlo. Pero en cualquier caso, sí, he procedido a devolver esas cantidades. Lo que pasa es que las fechas son, por lo que he visto, lo tengo aquí además, ya que pregunta por ello, por lo que yo he visto, mi primera disposición es del 1.. el 31 de enero del 2010, según la documentación que obra en la causa, hasta noviembre del 2011. Y después la otra documentación..

Fiscal. Cambiando de tema, quería preguntarle por una trasferencia que recibe de Lazard en 2022 por importe de algo más de seis millones de euros. ¿Recuerda el concepto?

Rodrigo Rato. Perfectamente, es un contrato que yo firmo en 2008 con Lazard y que supone un contrato por mi trabajo en la compañía desde 2008 hasta que me fui, en enero del 2010. Eran unas acciones que tenían un vencimiento no sé si es en el 12 o en el 11, creo que es en el 12, y esas acciones, yo eran accionista... Eran unos derechos sobre unas acciones, yo no podía cobrarlos hasta que vencieran. Eso se refiere todo a mis relaciones con Lazard antes de entrar en la presidencia de Caja Madrid.

Fiscal. ¿Y lo cobra ya en el 2011?

Rodrigo Rato. Lo cobro cuando los derechos pasan de ser derechos a ser acciones. Los derechos yo los tenía desde el 2008, pero no los podía cobrar hasta una fecha que no me recuerdo si es el 11 o el 12, me parece que es el 11.

Juez. Había una ley vigente de 4/2003 de Cajas de Ahorro en la Comunidad de Madrid que establecía en su artículo que no se podían originar otras percepciones para los miembros de órganos de gobierno y del consejo distintas a las de dietas por asistencia e indemnizaciones, que se entiende como la compensación por gastos originados como consecuencia de la participación efectiva en esos órganos previa a la justificación documental. Si estos son los dos únicos conceptos, si usted era conocedor de esta norma ¿Por qué se mantuvo esa tarjeta a los miembros del consejo de administración?

Rato. Las retribuciones de los consejeros provenían de su participación en el consejo, en las distintas comisiones, en la corporación financiera de Caja Madrid. Había unas retribuciones transparentes y legales, y algunos miembros del consejo participaban en otras sociedades donde tenía participación el grupo. Entiendo que la tarjeta tenía que estar sometida a esas restricciones y tratada como una retribución. No sé cómo se decide la instrumentación de la tarjeta y cómo se adapta a esta ley. Los responsables de haberes deben tener en cuenta estos condicionamientos. Esta legislación tenía que ser conocida por los órganos y por la secretaría general.

Juez. Usted era consciente de esta norma.

Rato. Para nada, no se me llamó la atención sobre esta norma. Y las normas que se aplican a las cajas de ahorro son muy variadas, y los responsables técnicos nos lo planteaban si teníamos algún problema.

Juez. En Bankia existió algún acuerdo expreso de algún órgano de dirección por la que se autorizara estas tarjetas.

Rato. Estas tarjetas provenían de Caja Madrid para las personas que provenían de Caja Madrid. Por lo tanto estaban ligadas al principio que se planteó en la comisión de que el contrato de integración contemplaba cada una de las peculiaridades de cada una de estas cajas.

Juez. El señor Sánchez Barcoj, si no lo he entendido mal, ha dicho aquí que fue usted quien dio la orden de que funcionarán estas tarjetas…

Rato. Efectivamente en 2012 cuando las tarjetas habían desaparecido, le dije al señor Sánchez Barcoj que a las personas que provenían de Caja Madrid se les mantuvieran estas tarjetas, ese instrumento de cobro, pero no era un aumento de salarios.

Juez. ¿Y documentó esta orden en algún documento o circular?

Rato. No.

Juez. ¿Y los límites de las tarjetas quién los puso?

Rato. La retribución, las tarjetas no tenían que suponer un incremento de retribución, ni en Caja Madrid ni en ningún sitio. Si una persona tenía derecho a 100 y el límite de su tarjeta era…

Juez. Perdone mi ignorancia. Una persona tiene una retribución de 100, se le concede el uso de una tarjeta por un importe de 25. ¿Eso quiere decir que su retribución se reduce a 75 en efectivo?

Rato. No. La retribución sigue siendo 100, lo que pasa es que hay 25 que puede cobrar en el momento, con una flexibilidad que no es mensual. Las personas que tienen que controlar estos haberes, también controlaban estas tarjetas.

Juez. ¿Quién controlaba estas tarjetas?

Rato. El departamento de tarjetas.

Juez. Dice el señor Sánchez Barcoj que usted…

Rato. Yo lo único que sabía de las tarjetas eran los límites y las personas que las tenían. Yo no controlaba cómo una persona que tuviera una remuneración de 100 y había hecho líquido con la tarjeta 25…

Juez. Usted me contesta como lo que usted desearía que hubiera sido pero no como lo que realmente fue…

Rato. Pero es que lo que realmente fue señoría es algo que yo no he conocido hasta el verano de 2014

Juez. ¿Usted como presidente del banco no se preocupaba de saber quién era el responsable del control de los gastos de los directivos?

Rato. Pues había varios. La auditoría interna, vía personal… En mi caso, mi salario estaba fijado en un contrato que había firmado. Lo recibía el departamento de haberes y personal y controlaba que no recibiera de la entidad por ningún concepto más de lo que marcaba ese contrato. Si yo gastaba dinero en una representación, había un departamento que tuviera en cuenta que no eran retribuciones mías sino gasto. Supongo que se hacía así. Pero en el caso de que fueran tratadas como retribuciones…Pero si esto iba a una cuenta, como me traslada a mí Bankia en el verano de 2014 en la que se contabilizaban otro tipo de cosas, no puedo contestarle, lo siento señoría. Ése es el problema en el que yo me encuentro aquí.

Juez. ¿Eso era por una falta de control, le engañaron, no siguieron sus instrucciones?

Rato. Yo no dí instrucciones sobre esta cuestión, porque esta cuestión no creo que tuviera que ser sometida a ninguna instrucción, porque no había habido ningún problema que yo supiera ni fiscal, ni regulatorio ni de ninguna otra índole.

Juez. Ninguna otra entidad hacía uso de este instrumento…De hecho su sucesor eliminó esta cuestión. ¿A usted no le chocaba que sólo en esta entidad hubiera este tipo de instrumento?

Rato. Era un instrumento público, conocido, que venía de 15 años atrás, con noticias hasta en los medios de comunicación, era perfectamente conocido, lo habían tenido como beneficiarios decenas de personas, establecido en el consejo de Caja Madrid desde algún momento de los años noventa. ¿Qué no se establecía en otras entidades? No lo sé, no lo puedo afirmar. Si había otros instrumentos de cobro que los cambiaron…En la nuestra este instrumento era público, conocido, y establecido desde hace 15 años. Y era claramente una retribución.

Juez. ¿Sabe por qué el señor Verdu renunció a una retribución?

Rato. El señor Verdú no renunció a su retribución, que yo sepa no utilizó la tarjeta. Pero él tenía un salario que no iba a cambiar por la utilización de una tarjeta. No podía cambiar su salario, que se componía de componentes fijos y variables.

Juez. En su nómina aparecía el importe de la tarjeta que había utilizado…

Rato. La nómina estaba colgada en internet, y a fin de año recibíamos un certificado de las retenciones. Ahí vienen englobadas las retribuciones, pero no vienen especificado cómo lo he cobrado, ni siquiera viene especificado mensualmente fijo y lo que he cobrado por incentivos. Si las tarjetas estaban siendo como contabilizadas como retribuciones estaría, si no, no. Si no están contabilizadas como retribuciones tenemos un problema que viene de origen, porque entonces no pueden aparecer en el certificado de retenciones.

Juez. No debiera haber conocido usted como presidente esta disfunción.

Rato. Si lo hubiera sabido, hubiera actuado. Primero, por mi propio interés. Pero si me pregunta si tenía algún indicio…Me plantearon muchos problemas que tenía la entidad pero no se me dice que teníamos un problema de retenciones en los sueldos del consejo y del presidente. No se me dice. Yo no quería ocultar nada. No era ocultable. Unas tarjetas nominales son lo más transparente porque dejan un trazo constante.

Juez. ¿Alguna cosa más?

Rato. Señor juez, como le he dicho cuando llegué a Caja Madrid se me ofrecen por las personas legitimadas dos tarjetas, una para gastos personales y una nominativa, perfectamente transparente. Que yo interpreto que es una parte de mi salario, no adición a mi salario. Y en ese sentido la utilizo. Que durante los dos ejercicios que estoy en la entidad y recibo mis certificados de retenciones estoy convencido que están incluidas esas cantidades y que en el momento en el que conozco que esas cantidades no han sido objeto de una contabilización acorde con lo que acabo de decir las reintegro en las dos entidades. Desde el punto de vista de las tarjetas, no amplío la esfera de sus usuarios, sino que va reduciéndose con el paso del tiempo y que en el proceso de integración de las cajas pues este instrumento de pago que caja Madrid permitía se reduce hasta un límite de tres personas en 2012. En ningún momento esta tarjeta se consideró un incremento de salario y que desde luego tenía que estar sometida a retenciones y fiscalidad. Y en ese sentido lo quería destacar.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información