Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid quita importancia a las negligencias en la crisis del ébola

La Comunidad se escuda en que los protocolos dependen del Ministerio de Sanidad

La Comunidad de Madrid se ha escudado en los protocolos de seguridad y no ha dado importancia a las negligencias que se han producido en la crisis de ébola. “Los protocolos del Ministerio de Sanidad se han cumplido y han funcionado. En cada caso han intervenido más de 60 profesionales. La Comunidad no ha cometido errores en la aplicación del protocolo. Ahora mismo no tenemos ningún caso positivo salvo el caso concreto de Teresa Romero, que ha reconocido una actuación desgraciada al tocarse el rostro con un guante. Los resultados positivos son los que están encima de la mesa”, ha afirmado el portavoz de la Comunidad, Salvador Victoria, durante el Consejo de Gobierno. En su comparecencia no ha habido la menor autocrítica.

La víspera, el consejero de Sanidad, Francisco Javier Rodríguez, defendió que se había respetado “de forma escrupulosa” el protocolo de seguridad. Aun así, se mostró partidario de revisarlos. Victoria ha insistido hoy en varias ocasiones en que los protocolos dependen del Ministerio de Ana Mato.

Juan Manuel Parra, el médico que atendió durante 16 horas a Teresa Romero el lunes en el hospital de Alcorcón hasta su traslado al Carlos III, denunció que las mangas del equipo de protección le quedaban cortas. El galeno, que denuncia haberse enterado de los positivos por la prensa antes que por las autoridades sanitarias, ingresó anoche voluntariamente en el Carlos III. A su vez, la ambulancia que la trasladó al primer hospital —tampoco cumplía el protocolo de seguridad, ya que la cabina de los conductores no estaba aislada de la parte del vehículo donde se traslada a la infectada— recogió posteriormente a otros siete pacientes sin ser esterilizada. Uno de los operarios que subió al piso iba protegido únicamente con guantes, mascarilla y una bata de papel. La sala en la que se atendió a Romero tampoco se limpió con la suficiente rapidez. Tampoco funcionaron las cámaras del Carlos III, que no registraron el momento en el que la auxiliar sanitaria se infectó. “No hay ningún tipo de problema, no ha habido nuevos casos de ébola, se han seguido en todo momento los protocolos fijados por el Ministerio de Sanidad, conforme a la OMS”, se ha enrocado el portavoz del Gobierno regional.

El número dos de Ignacio González ha esgrimido que los religiosos Miguel Pajares y Manuel García Viejo, repatriados en agosto y septiembre de Liberia y Sierra Leona respectivamente, fueron atendidos por equipos de 60 profesionales. “Y no ha habido ningún positivo salvo el desgraciado caso de doña Teresa, en el que pudo haber un error humano o un acto reflejo”, ha señalado Victoria. El portavoz ha destacado que “doña Teresa se presentó voluntaria y debe tener el reconocimiento general”.

Sus palabras se producen después de que la Comunidad reprochara a la auxiliar que ocultase a su médica de atención primaria que había estado en contacto con los enfermos de ébola. Romero hizo vida normal e incluso fue a depilarse a una peluquería. Su doctora le diagnosticó gripe y le recetó paracetamol. Se entiende que por esa razón no superó los 38,6 grados de fiebre que marca el plan de actuación para el ébola. “Es el protocolo el que nos dice cómo actuar en cada caso, es el que fija los trajes, etc. El del Ministerio indica que a partir de cierta temperatura se produce una situación de alto riesgo”.

La Comunidad no ha aclarado las personas que han podido estar expuestas al contagio (anoche eran 84). “Por prudencia, se está haciendo un seguimiento, pero mientras no se alcanza es temperatura febril de acuerdo con los protocolos del ministerio no se accede a una prueb de ébola. Es una prueba lenta que se hace en un laboratorio ajeno al Carlos III”, ha indicad Victoria. “Ahora mismo no hay ningún otro caso positivo, incluso ha habido algunas altas”, ha trasladado.

El portavoz regional ha señalado que “se han tomado las medidas profilácticas necesarias" para descontaminar el edificio de Alcorcón donde residía la pareja “para que no haya riesgos”.

Ante las críticas del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que ha señalado que los recortes han sido determinantes en la crisis, Victoria ha llamado a la calma. “Ahora mismo son días de llamada a la responsabilidad y tranquilizar a los ciudadanos. Lo contrario me parece lamentable”.

Más información