Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres universidades españolas menos en el ‘top 400’ de las mejores

El Instituto Tecnológico de California, Harvard y Oxford encabezan el ranking británico THE

La Pompeu Fabra está entre las 200 primeras

Una alumna con su birrete durante entrega de diplomas en Harvard.
Una alumna con su birrete durante entrega de diplomas en Harvard. Agencia Reuters

Los datos del último ranking sobre universidades del mundo, la publicación británica Times Higher Education (THE), sitúa a seis universidades españolas entre las 400 primeras. Otras tres han caído y solo una se sitúa en el top 200, la catalana Pompeu Fabra (puesto 165). Esta clasificación, a la que se someten voluntariamente 800 campus, es una de las más reconocidas del mundo junto con la que realiza la Universidad Jiao Tong de Shanghái y la de QS, en las que las españolas no suelen superar la barrera de los 200. El Instituto Tecnológico de California (en el primer puesto por cuarto año consecutivo) se sitúa por delante de Harvard (2º) y de la Universidad de Oxford (3º).

"Una clasificación del 4% de los campus mundiales"

Expertos en este tipo de clasificaciones, como los profesores Juan Hernández Armenteros y José Antonio Pérez García (de las universidades de Jaén y de la Politécnica de Valencia, respectivamente) amplían el foco a la hora de leer los resultados de los rankings. En el mundo hay 19.403 universidades. Shangai analiza 3.000 y clasifica 500. La publicación británica THE analiza 800 voluntarias y clasifica 400 de ellas en un listado. "En resumen, identifican y ordenan cerca del 4% de las universidades del mundo y en ese porcentaje de excelencia, habitan sistemáticamente de 10 a 12 universidades españolas", señalan ambos expertos en un escrito. 

Añaden que normalmente estas clasificaciones miden la excelencia investigadora y destacan que las universidades españolas disponen de menos recursos públicos y privados que las que suelen encabezar los rankings (Estados Unidos y Reino Unido). La financiación pública para el funcionamiento de las universidades españolas "se ha reducido por término medio un 17% y para los proyectos de investigación lo ha hecho un 40%", añaden.

Las españolas mejor clasificadas -España tiene 50 centros públicos superiores y 32 privados- son la citada Pompeu Fabra, la Universidad de Barcelona, la Autónoma de Barcelona, la Autónoma de Madrid, la Universidad de Valencia y la de Navarra (ver gráfico). El curso pasado había otras tres entre las 400 primeras que han caído este año (Rovira i Virgili, la Politécnica de Valencia y la Universidad de Vigo). La publicación británica realiza distintas clasificaciones en las que España sale mejor parada. En abril, se publica el top 100 de los campus jóvenes (aquellos con menos de 50 años). En la última edición, entraron siete campus españoles.

Siete de las 10 primeras de este ranking general que acaba de hacerse público son de Estados Unidos y las otras tres, británicas. Pero en esta edición -la publicación comenzó a medir en 2004- las norteamericanas han perdido peso, según señala la organización.

Tres universidades españolas menos en el ‘top 400’ de las mejores

Los centros asiáticos ganan presencia y la Universidad Estatal de Moscú (Rusia) vuelve a estar entre las 200 primeras. Potencias como Brasil o India no aparecen en ese top, que este año cuenta con 28 países frente a 26 de la edición, con Italia y Rusia como nuevos participantes.

La clasificación británica mide con 13 indicadores la investigación, la docencia, la transferencia de conocimiento y la internacionalización. El entorno de aprendizaje representa un 30%, igual que la investigación y el número de veces que cada institución es citada. Un 7,5% corresponde a la comunidad universitaria y un 2,5% es el capítulo referente a la innovación y el aporte de las empresas.

La publicación considera "alentador" que España mantenga sus posiciones con la creciente competición de las universidades del este asiático, según una nota. Un portavoz añade, a preguntas de este periódico, que uno de los motivos de que tres campus españoles se hayan descolgado es que hay "una mayor participación de universidades de todo el mundo" y que en el extremo inferior de las tablas "un pequeño movimiento" puede  marcar una gran diferencia. "Se quedan fuera por los pelos", indica.

Este tipo de clasificaciones, que las universidades españolas nunca encabezan, tienen impacto en las políticas educativas y pueden provocar hasta reformas legales, como pasó en Francia. Desde el Ministerio de Educación se ha pedido en varias ocasiones a las universidades que mejoren resultados.