Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas confía en que el Constitucional permita celebrar la consulta el 9-N

El presidente de la Generelitat considera que la desobediencia civil ha sido útil en ocasiones

El presidente de la Generalitat, Artur Mas.
El presidente de la Generalitat, Artur Mas. AFP

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha manifestado su confianza en que el Tribunal Constitucional escuche las alegaciones que plantee el Govern y, finalmente, permita la celebración de la consulta del 9-N. "Vamos a hacer lo posible para que el Constitucional levante esa suspensión el 9-N", ha asegurado este domingo en una entrevista de La Sexta. De esta manera, el presidente catalán asume que, en un primer momento, el tribunal admitirá los recursos del Gobierno y suspenderá la ley y el decreto de convocatoria pero, posteriormente, en el periodo de alegaciones, tratarán de convencer a los magistrados para que levanten la suspensión antes del día 9 de noviembre.

Dirigiéndose al Constitucional, Mas ha dicho: "¿Van a escuchar al abogado del Estado? Pues a nosotros, también, si es un árbitro de verdad", y ha aprovechado para lamentar la sentencia que el Alto Tribunal hizo sobre el Estatut.

En cuanto a la posibilidad de la desobediencia civil si el Estado prohíbe el 9-N, ha dicho: "No estamos en esa línea, porque tenemos la mayoría social y política y porque lo estamos haciendo pacíficamente". Aun así, ha defendido no condenar la desobediencia civil, porque históricamente ha sido útil en algunas sociedades; además, cree que las leyes no son inamovibles, y "ni siquiera la unidad de España es un concepto sagrado".

Mas ha avisado, en cualquier caso, de que "el proceso no acaba con una resolución del Tribunal Constitucional", aunque no ha querido desvelar cuál es su estrategia posterior. Ha defendido que el 9-N se ha convocado bien jurídicamente, porque se basa en una ley que concuerda con el Estatut y con una amplia mayoría del Parlament, tal como ha argumentado, y, de la misma forma, ha hablado del decreto de convocatoria que, según ha indicado, "debe servir para saber qué futuro político quieren los catalanes".

Durante la entrevista, ha abundado en la decisión del Constitucional que, según su punto de vista, "tiene que pensar muy bien lo que va a hacer", porque, tal como ha defendido, se trata de una consulta no vinculante para saber qué quieren los catalanes. Sobre el camino que seguirá a Generalitat posteriormente, ha apuntado que se determinará según el resultado, que puede ser favorable a la independencia, pero también contrario como él mismo ha admitido que pasó en Escocia.

Por otra parte, ha lamentado la "cerrazón" del Gobierno central a la consulta, por lo que no ha atribuido a la Constitución que el 9-N sea imposible, sino al Ejecutivo de Mariano Rajoy. Por ello, cree que el 9-N resolvería el debate Cataluña-España para no cerrarlo en falso.

De esta manera, ha repetido su oferta de que el Gobierno pregunte a los catalanes: "Que pongan una urna en la consulta catalana si tienen algo que ofrecer" y si tan seguros están de que la mayoría no es independentista. Mas no ha querido hablar sobre las alternativas al 9-N si fracasa: "No hay plan B. Sólo hay un plan, que es votar. Otra cosa es que hay distintos instrumentos para votar".

Ni negocios con Pujol ni cuentas en el extranjero

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha asegurado esta que ni él ni su mujer tienen ni han tenido nunca cuentas bancarias en el extranjero, y que tampoco nunca ha tenido vínculos con los negocios de los hijos de Jordi Pujol.

Durante una entrevista a La Sexta, Mas ha subrayado además que nunca ha favorecido a nadie de su entorno aprovechando su posición política ni se ha lucrado desde las instituciones públicas, más allá de haber podido "cometer alguna irregularidad o falta administrativa" en algún momento de su vida.

El presidente catalán ha llegado a apuntar que él es de las personas que "devuelven el dinero cuando les han dado de más".

Tras afirmar que él "no pone la mano en el fuego por nadie", excepto por sí mismo, Mas ha referido que "yo creo que Jordi Pujol no es un corrupto porque, como yo lo veo, corrupto es aquel que se aprovecha directamente de su cargo para lucrarse y enriquecerse personalmente".

Más información