Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro décadas de la Unión Militar Democrática

El Centro de Estudios Constitucionales reconoce la contribución de la UMD a las libertades

Luis Otero en una imagen de archivo. Ampliar foto
Luis Otero en una imagen de archivo.

Los ideales de libertades democráticas, neutralidad política e integración social de las Fuerzas Armadas por los que luchó la Unión Militar Democrática desde su creación en la clandestinidad en 1974, se han visto aplicados a la realidad política española. Este aserto resume el contenido de la mesa redonda entre políticos, parlamentarios y militares celebrada este martes en el Centro de Estudios Constitucionales (CEC), en Madrid, en una jornada que dedicó a la contribución al surgimiento de la democracia de aquel “núcleo de militares valientes”, como lo definió la exministra socialista de Defensa, Carme Chacón, quien abrió una primera sesión. A su lado se hallaba Raúl Morodo, embajador de España, catedrático y politólogo, asesor del Foro Milicia y Democracia impulsora del acto.

Este organismo agrupa a militares vinculados a la UMD y que promueve el diálogo entre ciudadanía y Fuerzas Armadas. Raúl Morodo aseguró que “el sistema presenta fallos y defectos, que necesitan una reforma a fondo de las estructuras políticas para adaptarlas a los cambios sociales”, en referencia a lo que en su día hizo la UMD.

Luis Otero, jefe militar de mayor rango en la fundación de la UMD, destacó la influencia entonces sobre la organización militar española del Movimiento de las Fuerzas Armadas de Portugal, que protagonizó la denominada "Revolución de los claveles", zanjó la dictadura salazarista y dio paso a una democracia constitucional.

En una segunda sesión, Julio Rodríguez, ex jefe del Estado Mayor de la Defensa, resaltó que “la democracia no ha sido justa con los militares demócratas”, en referencia a la tardanza en el reconocimiento político del mérito de los componentes de la UMD en el impulso a un sistema de libertades para España.

Beatriz Rodríguez Salmones, vinculada a la Comisión de Defensa del Partido Popular, evocó la reconciliación nacional como componente crucial del quehacer político y parlamentario. Diego López Garrido, portavoz de la Comisión de Defensa del PSOE, subrayó que “todavía quedan tramos por recorrer para la plena normalización institucional democrática de las fuerzas armadas”. Hizo referencia a las inercias, "aún vigentes, que mantienen la confesionalidad católica en las fuerzas armadas pese al carácter aconfesional que otorga la Constitución al Estado". Aludió también a la justicia militar, en cuyos rangos "los sistemas de ascenso pueden llegar a conculcar la independencia debida". Por su parte, Gaspar Llamazares, que desempeñó la portavocía de la Comisión de Defensa por Izquierda Unida, resaltó la necesidad de acrecentar la "memoria compartida", en referencia a la asunción de un pasado histórico de España cuya comprensión pueda ser asumida por todos los españoles.

Actuaron de anfitriones Benigno Pendás, director del CEC y el constitucionalista Javier García Fernández, que actuó de moderador.