Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno espera el siguiente movimiento de Artur Mas

La Moncloa recuerda que para reformar la Constitución se necesita más consenso

En el debate soberanista todos apelan a la misma palabra: “Diálogo”. Pero la comunicación entre el Gobierno y la Generalitat de Cataluña se ha convertido en un Guadiana en este proceso desde que Artur Mas planteara la consulta. El presidente catalán nunca ha rebajado su pulso lo suficiente para poder entablar un diálogo real con el Ejecutivo de Mariano Rajoy, mientras que La Moncloa se ha limitado a rechazar ese plan sin ofrecer alternativas concretas.

No obstante, después de que la gran mayoría del Congreso tumbara, el pasado 8 de abril, la propuesta para conceder a la Generalitat competencias para convocar un referéndum soberanista, este debate ha entrado en una nueva etapa. Y el Gobierno supedita ahora un avance en las conversaciones al siguiente paso del presidente de la Generalitat.

La número dosdel Ejecutivo, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, lo explicó en estos términos tras el último Consejo de Ministros: “Ahora sería bueno que el señor Artur Mas dijera qué va a hacer con esa consulta después de la negativa del Congreso. Eso creo que sería un buen elemento para centrar los temas de diálogo: saber qué va a hacer ahora, teniendo muy presente que a lo que él pide el Congreso de los Diputados ha dicho que no. Ése es un tema crucial de cara al diálogo”.

La única alternativa a la hoja de ruta soberanista ofrecida hasta ahora por Mariano Rajoy es más bien un reto. Esto es, que Mas proponga una reforma de la Constitución. “Nuestra Constitución se puede reformar, indudablemente.... y la vía política es esa”, recordó Santamaría. Pero se trata, al menos por el momento, de un callejón sin salida. Ni el Gobierno ni la cúpula del PP dan muestras de querer emprender ese camino porque consideran que no se dan las condiciones de consenso suficientes. En cualquier caso, al menos públicamente, la mayoría se dice dispuesta a reflexionar sobre una modificación del texto constitucional.

“Nosotros”, afirmó la vicepresidenta, “dentro de nuestro ámbito de actuación, estamos abiertos al diálogo pero sería bueno clarificar dónde estamos cada cual y que el presidente de la Generalitat informara de cuáles son sus objetivos en relación con la consulta”. Objetivos que, de momento, se mantienen invariables.