Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bauzá marca más fronteras lingüísticas con Cataluña

El PP dice que quiere “dignificar” las variantes del “mallorquín, menorquín, ibicenco y formenterés”

Paros y manifestaciones contra el decreto lingüístico de Baleares, en 2013.
Paros y manifestaciones contra el decreto lingüístico de Baleares, en 2013.

El presidente de Baleares, José Ramón Bauzá, del PP, ha dado un paso más en su estrategia de marcar fronteras con Cataluña. Ha decidido que los presentadores de informativos de la radio televisión pública, IB3, no hablen en catalán estándar como era habitual: han de usar las variantes coloquiales insulares. Los informadores introducirán en sus noticias las modalidades costumbristas y abandonarán la escritura del idioma literario. Deberán "salar" los artículos de las noticias: “es” y “sa”, en vez de “el” y “la” del idioma global normativo.

Bauzá se ha armado de leyes para marcar su vuelco. Retiró la exigencia legal del conocimiento de la lengua catalana para ser empleado público en Baleares y abandonó el instituto Ramon Llull que compartía con la Generalitat de Cataluña, para promoción exterior de la lengua y cultura catalanas.

Con un gobierno respaldado en la mayoría absoluta, desde 2011, diluyó el peso de la lengua autóctona en las escuelas e introdujo el trilingüismo, con el inglés como tercera lengua en la enseñanza, medida que creó un conflicto que está larvado entre los docentes.

Bauzá hizo una ley de símbolos para vetar y multar con 10.000 euros el uso de enseñas no propias ni oficiales en los centros de enseñanza y edificios públicos. Ésta es una norma adrede, para impedir el uso de la bandera "catalana", de las cuatro barras de la antigua Corona de Aragón, que es habitual en sectores insulares para expresar una identidad cultural común y, en este caso, de rechazo de la política gubernamental. Desde el siglo XIII muchos escudos y estandartes insulares usan un paño real de las cuatro barras de los reyes conquistadores.

En el ámbito de lo simbólico y legalmente abstracto el PP en el Parlamento balear votó la no existencia de los llamados "països catalans", las tierras de habla catalana desde la edad media al ser territorios de conquistas.

El PP y Bauzá no cambiaron ni un milímetro su política pese a las múltiples protestas en las escuelas y ayuntamientos que desencadenaron en una huelga apoyada de profesores apoyada por los padres de hasta 100.000 personas en la calle el 29 de setiembre de 2013 en todas las capitales insulares. Una marcha de profesores y padres reunió a 7.000 personas este 13 de abril. El PP maniobra desde 2011 a rebufo de nuevos colectivos de presión organizados adrede, situados a su derecha, que tilda al Gobierno de blando ante el “catalanismo”.

En el Parlamento autonómico, Bauzá vindicó esta martes su “inmensa mayoría” y plena “legitimidad”. Citó su programa y desdeñó las protestas de "minorías" que defienden “la inmersión lingüística en catalán” ante su modelo “trilingüe, en libertad”, con “nuestras dos lenguas y el inglés”.

El Gobierno quiere “dignificar” las variantes del “mallorquín, menorquín, ibicenco y formenterés” ante el lenguaje global usual, el estándar de Barcelona, según expresión de Bauzá, que evita nombrar al idioma por su nombre oficial. Las minorías de los lobbies anticatalanistas pretenden que el Estatuto de Autonomía deje de llamar catalán a la lengua propia.

Lo nostro y el articulo balear

La reforma del uso del idioma de IB3 ha alzado una polvareda de protestas por entender que se rompe un modelo asentado. La cuestión ha movilizado a políticos de la oposición, periodistas afectados y representantes culturales. Diez personas, asesores lingüísticos, serán destinadas a la implantación de la reforma de las noticias a dicho “artículo balear”. El modelo estándar está en uso desde hace décadas en el informativo balear de TVE y los noticiarios de la catalana TV3 que se ven en las islas. Los reformistas aseguran que serán “normativos” no disidentes, contrarios a las gramáticas y diccionarios

Bauzá lanzó una reciente campaña de identidad política y folclórica en defensa de “lo nostro” –lo nuestro-, desde las tradiciones gastronómicas a los artículos de la voces oficiales.

La mano derecha del presidente, el consejero Antonio Gómez dijo que la operación para “” las modalidades lingüísticas afectaba “al uso oral”, al “diálogo entre el locutor y el espectador”.

Más información