El PP prepara un “no dialogante” a los grupos catalanes que apoyan la consulta

Los populares preguntan a Artur Mas por qué no defiende el mismo la consulta en Madrid El Gobierno no desvela si en el debate del 8 de abril intervendrá Rajoy Cayo Lara cede el testigo a Joan Coscubiela

Rajoy, Margallo y Mas durante el funeral por Suárez.
Rajoy, Margallo y Mas durante el funeral por Suárez.JuanJo Martín (EFE)

Es un debate con una votación cuyo resultado se conoce de antemano. El próximo martes, 8 de abril, después de varias horas de argumentos encontrados, el Congreso de los Diputados rechazará la petición del Parlamento de Cataluña para que el Gobierno de la nación transfiera a la Generalitat la capacidad de convocar un referéndum sobre si Cataluña quiere o no seguir formando parte de España. No se sabe aún si el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tomará la palabra. Sí se da por seguro que el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, hablará en nombre de los socialistas, en tono “constructivo” y sin buscar el enfrentamiento con Cataluña. Su propuesta será de diálogo entre todas las fuerzas políticas. “Va a ser un no dialogante”, ha aventurado en conversación informal el portavoz del Grupo Popular, Alfonso Alonso. No quieren crispación ni que en Cataluña se viva como una agresión de Madrid, señalan tanto en fuentes socialistas como populares, aunque los planteamientos serán muy diferentes.

No ha habido problemas para ordenar el tan esperado debate del próximo 8 de abril, en el que el Parlamento de Cataluña da su primer paso dentro de la legalidad constitucional como es pedir al Gobierno central que le ceda una competencia. Al tratarse de una proposición de ley de un Parlamento autonómico, sus representantes son quienes se suben a la tribuna de oradores. Podría ser el propio presidente de la Generalitat, Artur Mas, quien lo hiciera, pero no va a ser así.

La defensa de la autorización para celebrar la consulta el próximo 9 de noviembre la asumirán Jordi Turull, de CiU; Marta Rovira, de ERC, y Joan Herrera, de ICV. Después tomarán la palabra de mayor a menor los portavoces parlamentarios del Congreso aunque el cierre corresponde al portavoz del grupo mayoritario, el PP, Alfonso Alonso. Este ha mostrado su “extrañeza” porque el presidente Artur Mas “todo lo que dice en una rueda de prensa no lo defienda en el Congreso de los Diputados”.

Este reproche, sin embargo, no tiene por qué ser un aviso de que el debate será crispado. No es esa la intención del Gobierno ni del Grupo Popular. Su postura girará sobre tres argumentos: defensa de la legalidad; “imposibilidad” de permitir que solo los catalanes se pronuncien en referéndum sobre si quieren permanecer o no en España cuando es un asunto que incumbe a todo el pueblo español, y tratar de convencer a los catalanes que dentro de España, como ahora, a todos irá mejor. “Va a ser un no dialogante”, ha señalado Alfonso Alonso a un grupo de informadores.

Más información
Santamaría ofrece diálogo a Cataluña pero sin consulta
PP: “Habéis pasado líneas rojas”; ERC: “La consulta, irrenunciable”
El Gobierno se enzarza con Artur Mas en un debate de malentendidos
El Constitucional considera ilegal que Cataluña se declare soberana

Una invitación al diálogo saldrá del Grupo Popular y del Gobierno, señalan en el PP, si bien sostienen que aún no están perfilados los términos. La insistencia en el diálogo viene “desde hace un año” por parte del PSOE, según ha recordado la portavoz parlamentaria, Soraya Rodríguez. Su propuesta pasa por realizar un diagnóstico de la situación, que todos escuchen a todos, y abordar una reforma constitucional en la que Cataluña pueda tener un encaje más adecuado con el resto de España.

A lo largo del debate, después de las intervenciones de los tres parlamentarios catalanes o al final, es decir, cuando quiera, puede tomar la palabra un miembro del gobierno. No hay confirmación de que lo vaya a hacer el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy porque nadie lo quiere desvelar. No ha tenido reparo el portavoz de IU, José Luis Centella en desvelar que no será el líder de la coalición Cayo Lara quien intervenga sino el portavoz de ICV, Joan Coscubiela. Este portavoz de ICV, junto a CiU y ERC han retirado la “copia de seguridad” que habían presentado por si se demoraba la iniciativa procedente de Cataluña. Esos tres grupos habían presentado una proposición de ley idéntica a la aprobada por el Parlamento de Cataluña que ya no tiene sentido.

Aunque estos grupos -ICV, ERC y CiU- votarán a favor de la delegación de competencia para convocar referendos sus discursos no serán exactamente iguales. Así, Coscubiela no va a debatir sobre la independencia de Cataluña sino sobre “quienes defienden la democracia representativa o quienes le tienen pánico”. Aunque desde la tribuna este orador, además de los otros portavoces nacionalistas, se dirijan al PSOE y singularmente a los parlamentarios del PSC, los socialistas no podrán recoger este guante de abogar por una consulta, ni siquiera para decir que no a la independencia,. “Votaremos que no pero vamos a plantear una propuesta de diálogo y de consenso como llevamos haciendo hace más de un año”. Lo que quedará al final es quien ha votado a favor o en contra de permitir a Cataluña que organice un referéndum.

Sobre la firma

Anabel Díez

Es informadora política y parlamentaria en EL PAÍS desde hace tres décadas, con un paso previo en Radio El País. Es premio Carandell y Josefina Carabias a la cronista parlamentaria que otorgan el Senado y el Congreso, respectivamente. Es presidenta de Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS