Los ministros árabes de Interior se conjuran ante el peligro del terrorismo

La reunión en Marrakech concluye que el descontrol de las fronteras propicia el auge del crimen organizado en la zona

La detención este viernes de otra célula de terrorismo islamista radical, con ramificaciones y detenciones tanto en España como en Marruecos, fija la lupa sobre la actuación de las fuerzas de seguridad de muchos gobiernos árabes sobre ese problema. La policía y las autoridades españolas han vuelto a destacar, inmediatamente, la gran colaboración de Marruecos en este caso, en línea con la política estratégica de buen entendimiento seguida desde que se constató que este año ha comenzado con un grave problema con la inmigración irregular en las fronteras de Ceuta y Melilla. Pero es que, además, coincide con la reunión que celebraron este mismo miércoles en Marrakech los ministros de Interior de esos países árabes y en la que se abordaron, entre otras, este tipo de situaciones. Los ministros concluyeron que necesitan un mejor control de sus fronteras para actuar "contra los peligros del extremismo y el terrorismo", como subrayó en su discurso inaugural el propio rey de Marruecos, Mohamed VI.

La 31 reunión del Consejo de ministros de los países árabes, que se constituyó en Casablanca en 1982, se citó este mismo miércoles en Marrakech para adoptar "un enfoque marcado por la objetividad" ante cualquier tipo de atentado contra la seguridad y la estabilidad en el mundo árabe. El monarca alauí subrayó así en su discurso inaugural, trasladado en el foro por su ministro del Interior, que había que renovar los planes y las ideas para coordinar y cooperar mejor en sus actuaciones, también en las operaciones preventivas, y para construir una conciencia y un clima colectivo en cuanto a la seguridad de sus ciudadanos.

El Rey de Marruecos ha abogado por impulsar "la inmunidad de la nación árabe, protegiéndola contra los peligros del extremismo y terrorismo"

El rey de Marruecos abogó por impulsar y relanzar este tipo de foros para trabajar de modo eficaz y unidos a favor de "la inmunidad de la nación árabe, protegiéndola contra los peligros del extremismo y terrorismo, así como contra todo género de crímenes organizados, incluidos los tráficos de armas, personas y estupefacientes". Mohamed VI reclamó la adopción de una carta de seguridad árabe para disponer de una visión conjunta del problema de la inseguridad. Y en ese contexto demandó la adopción de una serie de recomendaciones prácticas".

El secretario general del Consejo, ahora el saudí Mohamed Ben Ali Kumen, concluyó que uno de los grandes problemas que está auspiciando este "delicado" auge del crimen organizado y el terrorismo en la región es el descontrol de las fronteras entre sus diferentes países. Kumen añadió que estos "fallos de seguridad y disfunciones en el control de las fronteras" constituyen "un terreno fértil para el desarrollo del crimen organizado y de redes criminales que operan en el tráfico de armas, estupefacientes y en la inmigración clandestina". El descontrol de las fronteras es una constante entre muchos de los países árabes y del Magreb.

En el mismo foro, el ministro del Interior de Arabia Saudí, el príncipe Mohamed Ben Nayef Ben Abdulaziz al Saud, defendió en su discurso que muchos de estos actos criminales que acechan a los países árabes son "premeditados y planficados" por grupos y fuerzas muy diversas, que no quiso identificar, y con objetivos militares, políticos y económicos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción