Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“No hubo justicia política. Fuimos a una guerra, había dos bandos y aquí nos estalló”

Víctimas, jueces, policías y políticos recuerdan en un documental de EL PAÍS el peor atentado de España

Víctimas del peor atentado en la historia de Europa, perpetrado por una célula islamista radical el 11 de marzo de 2004, reflexionan 10 años después sobre aquellos hechos. Junto a ellos, EL PAÍS ha reunido en un documental de 53 minutos el testimonio de policías que investigaron los atentados, de jueces y fiscales que instruyeron causas abiertas por la matanza de los trenes, y de los parlamentarios que trabajaron durante varios meses en el Congreso de los Diputados para esclarecer lo ocurrido.

Zahíra Obaya, una de las personas heridas en el atentado de los trenes, vive en Tarifa, su ciudad natal a la que volvió tras sufrir la pérdida de un ojo en el ataque terrorista. Diez años después sostiene: “No ha habido justicia política, fuimos a una guerra y la guerra no se juega solo en un bando, se juega en dos y aquí nos estalló”. José Luis Sanz Frutos, que perdió a su mujer en los atentados, cree que los islamistas del 11-M quisieron emular los ataques terroristas del 11-S: “Lo asimilé a los atentados de las Torres Gemelas y el Pentágono. Allí fueron cuatro aviones y aquí fueron cuatro trenes. Lo que pretendía era emular, fue un atentado de emulación, como hay psicópatas que emulan a otros psicópatas”.

Otros, como Ángeles Pedraza, madre de una de las fallecidas y presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, quiere saber más: “Yo nunca he dicho que ahí estaba ETA, yo lo único que he dicho y me mantengo a día de hoy es que quiero saber todos los que actuaron, los que lo idearon, los que ayudaron, los que estuvieron, y que me daba igual que fuera ETA, yihadistas o quien fuera”. “Si hubiera sido ETA”, cuenta Pilar Manjón, presidenta de la Asociación de Víctimas del 11,M, “no estaríamos proscritos por algunos partidos políticos”.

Diez años después, se desmoronan los numerosos bulos que algunos medios de comunicación difundieron en relación con la investigación policial y judicial para cuestionar la autoría islamista radical en los atentados. Emilio Suárez Trashorras, el minero que facilitó los explosivos a los terroristas y que mantuvo teorías conspirativas durante años, declaró a El Confidencial que todas sus acusaciones, publicadas por el diario El Mundo, donde intentaba vincular a ETA con los atentados, eran falsas y basadas en una equivocada estrategia de defensa. La investigación policial y judicial desmontó los bulos con cientos de evidencias.

El presidente del tribunal que juzgó los atentados, Javier Gómez Bermúdez, concluye en una entrevista concedida a EL PAÍS como parte del documental: “De la teoría de ETA ya no queda nadie, ni su promotor”. El mismo juez declara: “Hemos condenado a toda ETA con 20 veces menos pruebas que el 11-M”. El fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, recuerda que en torno al 11-M se hizo un juicio paralelo por parte de determinados medios de comunicación que hizo “mucho daño”.

Los parlamentarios que se enzarzaron durante meses en la comisión de investigación del 11-M recuerdan aquella trifulca. “El PP nos lo hizo pasar muy mal, su comportamiento en aquella comisión fue terrible”. Vicente Martínez Pujalte, portavoz del PP en aquella comisión, sigue preguntándose quién ideo y planificó aquellos atentados porque cree que, diez años después, todavía no está claro.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información