Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy descarta cambiar la Constitución por Cataluña y el acercamiento de etarras

Alonso (PP): “Los jueces deben tener bien cerradas las cárceles hasta que los etarras cumplan”

El presidente avisa: para una reforma constitucional hay que saber “para qué y si hay consenso”

"¿Desea su Gobierno darle a ETA la excusa para eternizar su desaparición?", plantea el PNV

Fin del debate del estado de la nación de 2014 a la espera de las resoluciones que este jueves voten los grupos parlamentarios. Un cierre de rifirrafe parlamentario en el que se aleja y mucho la posibilidad de que se cambie la Constitución para que Cataluña, y también el País Vasco, encuentren mejor acomodo a “sus aspiraciones nacionales”, como ha dicho el portavoz del PNV, Aitor Esteban. Tampoco se adivinan pasos para atender las peticiones que han hecho en el Congreso PNV y Amaiur de un tratamiento diferentes a los presos de ETA, sobre todo su acercamiento a las cárceles vascas. Estas dos conclusiones se pueden extraer del colofón que ha puesto a dos días de debate el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, precedido con mayor rotundidad por el portavoz parlamentario del Grupo Popular, Alfonso Alonso.

“La Constitución se puede reformar pero conviene ser prudente y saber qué es lo que se quiere hacer y las posibilidades de consenso, además de definir a dónde se quiere ir”, ha dicho el jefe del Ejecutivo para despedir el debate. Sobre un cambio de actitud en relación con los presos de ETA, o con el desarme anunciado por la banda terrorista, tampoco se dará ningún paso. “Como todos los vascos y todos los españoles, estamos esperando que se produzca el anuncio de ETA de que deja de existir como organización terrorista”, ha recalcado el presidente.

Y si hay alguna duda, Alonso ha hecho una petición desde la tribuna de oradores: “No vamos a permitir que los terroristas y los que les han ayudado escriban la historia de lo que ha ocurrido. Los jueces deben mantener bien cerradas las puertas de las cárceles hasta que los condenados cumplan sus penas con arreglo a la ley”. Un aplauso intenso ha surgido de las filas populares. Y más cuando Alonso se ha dirigido al portavoz de Amaiur. “Señor Errekondo, le prohíbo que hable en mi nombre porque yo soy vasco, aunque le moleste”. Mikel Errekondo ha negado con la cabeza y con la palabra desde su escaño que hablara en su nombre y claro que reconocía que es vasco.

Parece que no hay dudas de que no habrá cambios sobre Cataluña y el fin de ETA como se demostrará con las mociones o propuestas de resolución que el PP presentará en las próximas horas para su votación mañana jueves. El día anterior el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, había recordado su propuesta de reforma de la Constitución “no solo para Cataluña”, sino para revisar el modelo autonómico y si no es posible ahora, al menos, dialogar ante “el grave problema creado en Cataluña”.

Diálogo es lo que también le ha pedido al presidente del Gobierno el portavoz de CiU, Josep Antonio Duran Lleida, para detener lo que viene: “Una declaración unilateral de independencia”. También el portavoz del PNV, Aitor Esteban, le ha pedido que aclarara si tras la constatación de que se puede cambiar la Constitución, el Gobierno lo va a permitir o no ya que con su mayoría parlamentaria tiene la llave. No ha dicho el presidente que no, pero en fuentes gubernamentales lo descartan. “Un discurso de cambio de la Constitución no es más atrevido sino más temerario”, ha opinado Alonso”. Y, al final, la sentencia que es toda una declaración de intenciones: “La Constitución sigue siendo el mejor punto de encuentro de todos los españoles”.

El portavoz de ERC, Albert Bosch, no ha pedido este miércoles precisamente esa reforma constitucional, ya que en todo momento se ha referido a que los catalanes votarán indefectiblemente el 9 de noviembre, y cuando Mariano Rajoy “despierte el día 10 de noviembre se encontrará con la República catalana”.

Sobre ETA, solo que se tiene que disolver. No hay más que hablar, por mucho que el portavoz de Amaiur, Mikel Errekondo, haya pedido el fin de las medidas “de dispersión y excepción, medidas de otros tiempos que provocan muertes y sufrimiento”. Antes, el portavoz del PNV, Aitor Esteban, había preguntado al presidente si lo que quería era “darle la excusa a ETA para eternizar su desaparición”. Que se disuelvan, es la respuesta gubernamental.

"¿Por qué tengo yo que darle algo a ETA porque se disuelva“?

Ni una palabra hubo el día anterior, primer día del debate del estado de la nación, sobre la situación de ETA y el último episodio con los verificadores internacionales que posaron junto a dos etarras con un muestrario de armamento como prueba de que están dispuestos a la entrega de armas. La oportunidad se la ha dado al presidente del Gobierno, Aitor Esteban, portavoz del PNV, que junto a Amaiur han traido esta materia al debate. “Yo no he dicho que nada haya cambiado desde que ETA anunció que dejaba de matar; claro que algo ha cambiado y lo dije, desde la oposición, cuando lo anunciaron”, ha respondido el presidente. Pero nada más, respecto a la petición del PNV de que se mueva, de que ponga condiciones a ETA, de que no minusvalore las iniciativas que existen. “No les tenemos que dar nada a cambio porque se disuelvan”, ha zanjado.

La solución es muy clara: “Que ETA se disuelva, ¿por qué no se lo pide?, le ha dicho Rajoy a Aitor Esteban. El PNV le ha hecho esa petición a ETA en numerosas ocasiones, la última la pasada semana ante la presencia de los verificadores internacionales; y así se lo ha recordado Esteban en la réplica.  “No merece la pena” al presidente del Gobierno dar una opinión sobre los verificadores. “No les tenemos que dar nada a cambio, nada”. La respuesta de Esteban tenía algo de misterio. “Usted ya sabe que vamos a seguir trabajando desde la discreción” en este tema.

"No soy triunfalista: soy realista y equilibrado"

Este miércoles ha tenido la ocasión el presidente del Gobierno de responder a todos los portavoces que ayer le tildaron de triunfalista sin fundamento. Lo ha hecho en esta réplica al PNV, cuyo portavoz, como los anteriores, no comparte en absoluto que en España las cosas empiecen a ir mejor de una manera sostenida y estable. “Estoy en condiciones de transmitir a los ciudadanos un mensaje de moderado optimismo; ni soy triunfalista ni exagerado, soy realista y equilibrado”, se ha defendido Rajoy. También a Esteban le ha respondido sobre el trato sanitario a los inmigrantes sin papeles. “Dígame un solo país europeo en el que se les dé lo que ofrece España”, ha dicho después de señalar que se les atiende en urgencias, exclusivamente, y se sigue la salud de las embarazadas y de los jóvenes sin papeles hasta los 18 años. Nada le ha respondido el presidente sobre si está dispuesto a consentir que catalanes y vascos se sientan “más a gusto”. Ha reconocido Esteban que es mayor la demanda en Cataluña que en el País Vasco, “por el juego de las mayorías parlamentarias”.

Ni Canadá, ni México, “solo las islas Feroe tienen más descentralización” que España, ha ilustrado el presidente del Gobierno.

Rajoy: “En Navarra no ha habido corrupción”

Ni la menor duda tiene el presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, de que la presidenta navarra, Yolanda Barcina, dice la verdad respecto a la inocencia de su consejera de Hacienda, en pugna con una directora general de la hacienda navarra que la acusa de “irregularidades”. Esta es la respuesta que ha dado al alegato del diputado de UPN, Carlos Salvador, que ha dedicado su tiempo en el debate del estado de la nación para alinearse con su presidenta y atacar al Partido Socialista de Navarra, PSN y a Bildu por hacer pinza contra el gobierno de Barcina.

En todo le da la razón Rajoy, y se la ha quitado, con tono amable, a Uxúe Barkos, de Geroa Bai. Esta última ha hablado de economía y de la situación de todos los ciudadanos, en precario, porque si el presidente el día anterior dijo que el barco de España ha pasado ya el Cabo de Hornos, la diputada navarra le ha precisado que en la embarcación irían muy pocos, la mayoría está fuera. “Que vienen los vascos”, ha ironizado la diputada navarra, sobre el grito que en realidad surge de UPN y del PP ante cualquier planteamiento de gobierno diferente al de la derecha.

Pero el mensaje que ha quedado claro es que Rajoy cree a Yolanda Barcina, con la que ha hablado recientemente sobre el hostigamiento parlamentario que sufre. “Estoy convencido de que en Navarra no hay corrupción, estoy de acuerdo con trabajar por la foralidad navarra”. Esta ha sido la respuesta amistosa y de cercanía, con el representante de Unión del Pueblo Navarro, UPN, Carlos Salvador. “Yo estoy de acuerdo con el señor Salvador y no con usted señora Barkos”. Así de claro

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información