_
_
_
_
_

Bárcenas recibió atención “preferente” en el hospital que le atendió en Madrid

El extesorero no ingresó por Urgencias sino por el área que atiende enfermos de riesgo vital Fue trasladado desde la cárcel de Soto del Real, aquejado de una urticaria alérgica y catarro

Luis Bárcenas, llega a la Audiencia Nacional el pasado febrero.
Luis Bárcenas, llega a la Audiencia Nacional el pasado febrero. CRISTÓBAL MANUEL

El extesorero del PP Luis Bárcenas recibió un trato “preferencial” en el Hospital Gregorio Marañón (Madrid), al que fue trasladado el pasado 30 de diciembre, desde la cárcel de Soto del Real, aquejado de una urticaria alérgica combinada con un fuerte catarro. Fuentes sanitarias que estaban de guardia ese día aseguran que Bárcenas llegó custodiado por, al menos, 10 guardias civiles y que, en lugar de acceder al centro por la puerta de Urgencias, lo hizo por el llamado cuarto de shock: un área donde son atendidos exclusivamente pacientes con riesgo vital.

Esas mismas fuentes aseguran que el extesorero fue recibido por el jefe de hospital de guardia, en ese momento la máxima autoridad del centro. “Es inaudito, dado que no suele recibir a ningún preso ni a enfermos, salvo por cuestiones de protocolo y cuando viene alguna figura de especial relevancia social”, explican esos medios.

Bárcenas llegó al hospital alrededor de las 00.25 de la madrugada. Una vez allí, fue atendido en el llamado cuarto de shock, donde le diagnosticaron un cuadro de urticaria y le aplicaron el tratamiento oportuno; “seguramente un corticoide y un antihistamínico, lo habitual en estos casos”, añaden las fuentes.

Más información
Bárcenas es atendido en el hospital
Bárcenas redobla sus gestiones para salir libre a cambio de información
La caja b envenena al PP

“Un urbasón y listo”

El trato de favor no acabó, sin embargo, ahí. En lugar de pasarle a la unidad de custodiados (un área específica del hospital para atender a presos que precisan ingreso), el extesorero fue ingresado en la unidad de alta dependencia. Aquí recalan los enfermos graves que precisan asistencia muy especializada, pero sin llegar a ser cuidados intensivos. Además de una mayor libertad de movimientos, en esta unidad se permiten visitas. Allí pasó toda la noche. Bárcenas hizo el trayecto desde el cuarto de shock a la unidad de alta dependencia esquivando los lugares concurridos del hospital para no ser reconocido.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

A la mañana siguiente, abandonó el hospital en torno a las once y media de la mañana para ser llevado de nuevo a la prisión de Soto. El hospital ha eludido facilitar información amparándose en la protección de datos del paciente.

Fuentes penitenciarias reconocieron el 31 de diciembre que el traslado se debió a un tema menor de salud, lo que choca con el tipo de atención recibida. Lo normal “en casos así” es tratar al preso en la propia enfermería de la cárcel: “Se le da un urbasón [un corticoide] y listo”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_