Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Príncipe viaja a Brasil para atraer inversiones y abrir mercados a España

50 empresarios acompañan a don Felipe a São Paulo en busca de socios y contratos

Don Felipe acudirá a la presentación de la edición de EL PAÍS en portugués

Don Felipe y doña Letizia visitan la sede de Google en California. EFE

“España es un buen país para hacer negocios”. El Príncipe lo dijo en su reciente gira estadounidense, en California y Florida, y lo volverá a repetir en el viaje de dos días que hoy inicia a São Paulo (Brasil), esta vez sin la Princesa. Tras aterrizar el pasado miércoles en Madrid, don Felipe apenas ha hecho escala en el Hospital Quirón para seguir de cerca la operación del Rey, operado por quinta vez de la cadera. Un maratón de más de 37.400 kilómetros en 15 días para empezar a convencer a otras economías de que la española “va por el buen camino”, animar a Gobiernos, fondos y empresarios a venir a España a invertir y a las pequeñas y medianas empresas españolas a salir fuera e “internacionalizarse”.

Cincuenta empresarios acompañan al Príncipe en este viaje de estricta diplomacia económica con el fin de atraer inversiones, vender la Marca España y abrir camino a los emprendedores españoles en la sexta economía del mundo, con un mercado de 200 millones de habitantes y unas previsiones de crecimiento del 3% en 2014 —las españolas son del 0,5%, según el FMI—.

El Gobierno, a través del Príncipe, que viaja a São Paulo acompañado por los secretarios de Estado de Comercio (Jaime García-Legaz) y para Iberoamérica (Jesús Gracia), insistirá en el mensaje de que los grandes desequilibrios se han corregido y la recuperación española ha empezado. Y La Zarzuela aprovechará para reforzar la imagen de embajador económico del heredero: “Nosotros, como servidores públicos, hemos de facilitar lo que les promocione, les facilite su difícil tarea de entrar en nuevos mercados y ganar la confianza de inversores alrededor del mundo”, dijo don Felipe en su gira americana, en Silicon Valley, refiriéndose a los emprendedores españoles.

Con una lista de parados de cinco millones de nombres, el consumo contraído y la obra pública paralizada, Brasil es estratégico para España. “Tiene una trascendencia extraordinaria para España”, dijo el Rey en su última visita al gigante latinoamericano, en junio del año pasado. El país, que ha crecido por encima del 7% del PIB en los últimos años, y que acogerá el Mundial de fútbol en 2014 y los Juegos Olímpicos en 2016, necesita infraestructuras y mano de obra cualificada. España la tiene, pero la competencia es dura. Por ejemplo, el plan de la línea de Alta Velocidad entre São Paulo y Río de Janeiro, recientemente aplazado por el Gobierno brasileño, supondría un contrato de 15.000 millones de euros, pero tiene varios pretendientes. Las empresas españolas aspiran a que se repita el éxito del AVE a La Meca.

El heredero se entrevistará con Lula da Silva y Henrique Cardoso

Por eso el Príncipe, como ya hizo en EE UU, dedicará su estancia en São Paulo, la mayor urbe de Brasil y ciudad de referencia en la región para hacer negocios, a promocionar a los “grandes ingenieros” españoles y los profesionales “altamente competitivos” tras la reducción de salarios. Mañana, don Felipe inaugurará el Foro de Inversiones y Cooperación Empresarial España- Brasil, organizado por el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX), para poner en contacto a los representantes de 50 empresas españolas con los de 130 brasileñas y buscar alianzas estratégicas de inversión.

Las compañías españolas que participarán en el foro representan a los sectores con más oportunidades en el mercado brasileño, esto es, construcción, ingeniería e infraestructuras, maquinaria y servicios industriales, minería, cosmética e higiene y tecnologías de la información.

Brasil es el primer destino mundial de inversión de las empresas españolas, con un stock de inversiones de más de 65.000 millones de euros. Algunas compañías están sólidamente asentadas: el Santander es el tercer banco privado del país; Telefónica tiene casi el 30% en el mercado de móviles e Iberdrola, que lleva 15 años trabajando en el país con una sociedad conjunta con dos empresas públicas brasileñas, comprometió una inversión de más de 4.000 millones de euros entre 2012 y 2014.

El Gobierno quiere que el éxito de las grandes arrastre a las pequeñas y medianas empresas y por eso en los últimos viajes tanto el Rey como el Príncipe han animado a los emprendedores españoles a salir fuera e internacionalizarse. Brasil sigue creciendo, aunque mucho menos que en años anteriores y ofrece una mayor seguridad jurídica que otros países de la región.

Hay seguridad jurídica, pero falta la ciudadana. Uno de cada dos habitantes de São Paulo ha sido víctima de un delito alguna vez, según un reciente estudio del Centro de Políticas Públicas del Instituto de Enseñanza e Investigación de Brasil. Se calcula que cada día se producen unos 150 secuestros relámpago —el rescate se paga en el propio domicilio—. El 64% de las víctimas entrevistadas en el estudio admitía no haber puesto denuncia por creer que no serviría para nada.

El Príncipe se entrevistará en privado con el expresidente Lula da Silva, y más tarde, acompañado por los secretarios de Estado de Comercio y para Iberoamérica, con el exmandatario brasileño Fernando Henrique Cardoso, así como con el gobernador del Estado de São Paulo, Geraldo Alckmin. Además, acudirá a la presentación de la nueva delegación de EL PAÍS en Brasil, con una edición digital en portugués, acto al que asistirán dos ministros del Gobierno de Dilma Rousseff: la de Comunicación Social (Helena Chagas) y el de Educación (Aloizio Mercadante); el expresidente brasileño José Sarney, así como el presidente ejecutivo del Grupo PRISA, Juan Luis Cebrián; el presidente de honor, Ignacio Polanco; el consejero delegado, Fernando Abril-Martorell; el consejero delegado de EL PAÍS, José Luis Sáinz, y el director del diario, Javier Moreno.

Durante este viaje relámpago, el Príncipe cenará con el grupo de empresarios españoles y el presidente del Banco de Brasil. También visitará, acompañado por la directora general de Turespaña, Marta Blanco, el Centro de Cultura Judaica de São Paulo para promocionar las juderías españolas como atractivo turístico.

El miércoles, a las 11.30 de la mañana estará de vuelta en Madrid para asumir parte de la agenda del Rey durante su convalecencia.

Un maratón de más de 37.400 kilómetros en 15 días

El príncipe Felipe regresó el miércoles del viaje oficial de una semana a California y Florida acompañado por la princesa de Asturias. Hoy llega a São Paulo (Brasil) con un mensaje parecido al que le llevó a Estados Unidos. El Gobierno, que escribe sus discursos y decide, junto a La Zarzuela, qué viajes oficiales realizan los miembros de la familia real, está exprimiendo al heredero de la Corona para extender en el extranjero la idea de que la economía de España ha empezado a remontar el vuelo.

14 de noviembre. Silicon Valley. “España está emergiendo de una larga recesión que ha tocado fuertemente la Unión Europea. Hoy todavía estamos afrontando desafíos, como la urgente necesidad de crear empleos, pero es también cierto que nuestras exportaciones y nuestra competitividad están desarrollándose sustancialmente”, dijo.

15 de noviembre. Santa Bárbara. “Es un buen momento para invertir en España. La economía está en la dirección correcta. España trabaja duro para salir de la crisis”.

19 de noviembre. Miami. “La economía española se está recuperando. Los desequilibrios se han corregido y la competitividad ha mejorado”.

Más información