Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las víctimas exigen que no haya salidas masivas de etarras

Reclaman a la Audiencia “altura de miras” y advierten de movilizaciones

La AVT considera que el fallo "resquebraja" el Estado de derecho

Culpa a los políticos de no haber hecho "los deberes"

 VÍDEO: ATLAS

Las asociaciones mayoritarias de víctimas del terrorismo advirtieron este lunes al Gobierno y a la Justicia que no van a callar si se produce la excarcelación masiva de etarras que augura el fallo del tribunal de Estrasburgo sobre la doctrina Parot. “Pedimos altura de miras a los jueces, a la Audiencia Nacional y a todas aquellas personas competentes en la materia”, declaró anoche Mari Mar Blanco, presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo.

“Ni a mí ni a ningún español le gustaría ver la foto de una salida masiva de presos”, zanjó tras reunirse con los ministros de Interior, Jorge Fernández Díaz, y Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, y la presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Ángeles Pedraza. “Vamos a ver lo que hace mañana [por el martes] la Audiencia, pero si Inés del Río [la etarra cuyo recurso ha logrado la anulación de la doctrina en Estrasburgo] sale de la cárcel, no nos vamos a callar”, abundó Pedraza tras el encuentro en el que exigió a Gallardón que desoiga a Estrasburgo. Ambas representantes se mostraron “tranquilizadas” por la declaración del ministro de Justicia, que derivó el caso a los tribunales para que estudien caso por caso los recursos de los otros 61 etarras que siguen en la cárcel por la doctrina Parot.

Escépticas e “impotentes”, las asociaciones se movilizarán “con todos los medios” si el Gobierno acata la sentencia. “La paciencia tiene un límite”, declaró Pedraza en un acto por la mañana en la sede de su organización rodeada de 62 víctimas, con las fichas de algunos de esos presos.

Por la tarde, las víctimas subieron el tono: “Cuesta digerir que las personas que más han vulnerado los derechos humanos en este país reciban ahora el amparo del Tribunal Europeo de Derechos Humanos”, lamentó Blanco, hermana de Miguel Ángel Blanco, concejal de Ermua por el PP asesinado por ETA en 1997. Si el Gobierno obedece e Inés del Río sale de la cárcel “lo antes posible”, como pide el fallo, “habrá cumplido menos de un año por cada asesinato”, exclamó Blanco con los ojos llorosos.

Blanco calificó la sentencia de “varapalo” y de “disparate político, jurídico, ético y moral”. Para la AVT se trata de una derrota. “Estamos estudiando la sentencia, pero nos parece que es un copia-pega de la primera [la de julio de 2012, que ya dio la razón a Inés del Río]. Nos parece vergonzoso y nos demuestra que el trabajo que hemos hecho este año no ha servido para nada”, apuntó Pedraza, que insiste en que el Estado tiene referentes en la desobediencia a Estrasburgo, cuyas sentencias son "declarativas" pero no "ejecutivas", como la absolución del entonces juez de la Audiencia Nacional Javier Gómez de Liaño o la sentencia sobre el caso Rumasa. Como modelo  internacional, la AVT cita el caso de Reino Unido, que desoyó al Tribunal Europeo cuando falló a favor del derecho a voto de los presos en 2005.

Las víctimas sienten “indignación, rabia, asco, ira...” y consideran que la sentencia “resquebraja” el Estado de derecho, se sienten “abandonadas” por la Justicia y culpan a los políticos de no haber hecho “los deberes”. “Culpo a todos los políticos, pero en especial a José Luis Rodríguez Zapatero, que es quien inició este camino de rosas para los terroristas”, afirmó Pedraza, que perdió a su hija en los atentados islamistas del 11 de marzo de 2004.

La mayoría de los asistentes eran, sin embargo, víctimas de ETA. como Jesús Faucha, conductor del Range Rover que estalló a su paso por la calle Juan Bravo de Madrid. El atentado, como el de la plaza de la República Argentina, fue ideado por Inés del Río, la etarra cuyo recurso ante Estrasburgo ha logrado la anulación de la doctrina Parot. Participaron también Iñaki de Juana Chaos y Antonio Troitiño. "No estoy indignado, estoy cabreado. Solo pido que se cumpla la justicia, que cumpla sus 30 años de sentencia", explica Faucha. "Me acuerdo a veces, con música militar, por ejemplo, y me emociono. Pero ese día me dejó desalmado. Un cabo que iba a mi lado se me quedó muerto a los pies. Tuve que quitármelo de encima para salir del coche", recuerda, conmocionado y nervioso, el guardia que perdió la visión del ojo derecho, quedó casi sordo del oído derecho y se quedó prácticamente sin movilidad en la mano del mismo costado.

"La democracia ha sido derrotada por culpa de los políticos que han cedido a los terroristas", ha denunciado la responsable de la AVT.  "No merecen perdon", considera Pascual Grasa, guardia civil retirado desde los 32 años, cuando un coche bomba estalló en la casa cuartel de Zaragoza, mientras estaba de servicio el 11 de diciembre de 1987, y acabó con la vida de cinco niñas, dos mujeres y cuatro agentes. El atentado fue ideado por Henri Parot, el primer etarra al que fue aplicada la polémica doctrina que lleva su nombre. "Ellos no tienen piedad. Fue un día horroroso. Murieron 11 personas y sabían que había familias y niños. Ni lo he olvidado ni lo podré olvidar", lamenta el también vicepresidente de la AVT.

“Una vez que hemos enterrado a nuestros familiares, solo nos queda apelar a la justicia. Que los asesinos sean juzgados y condenados. Esto hoy no lo hemos visto cumplido”, concluyó Blanco.

Más información