Los anuncios de rebajas fiscales, ¿son reales o solo anuncios simbólicos?

Monago, González y Fabra, los primeros barones en prometer bajadas fiscales

EL PAÍS

El presidente de la Junta de Extremadura, José Antonio Monago, fue el primero en apuntarse la medalla de las bajadas de impuestos en un momento en el que el Gobierno central ha subido los tipos de todos los tributos para conseguir más ingresos con los que cuadrar las cuentas. El pasado junio, Monago, considerado a menudo un verso suelto en el PP, avanzó una bajada del tramo autonómico para contribuyentes con rentas inferiores a 24.000 euros. La medida, de carácter más efectista que real, solo tiene un coste de 10 millones para las arcas del Ejecutivo extremeño. La semana pasada, Monago abundó en esta política que le ha granjeado algunas críticas y anunció el establecimiento del “cheque bebé” con ayudas de hasta 1.400 euros por nacimientos para familias con rentas bajas y una nueva deducción en el IRPF de hasta 200 euros para apoyar a la viudedad. Además, la Junta de Extremadura ha establecido una nueva deducción en el impuesto sobre la renta para los gastos de escolarización para niños de hasta tres años de edad.

Varios barones del partido mayoritario no han tardado en sumarse a esta bajada de impuestos, que les permite marcar un perfil propio de cara a sus futuras citas electorales. O, al menos, la han anunciado, El presidente valenciano, Alberto Fabra, avanzó hace 10 días una deducción en el IRPF para la rehabilitación de vivienda de hasta el 10%. Y una batería de medidas tributarias para emprendedores entre las que destaca una bonificación de hasta el 100% para operaciones de modificación de créditos.

La Comunidad de Madrid, la región gobernada por el PP con más población y presupuesto, también está estudiando cómo lanzarse en esa vía. El presidente Ignacio González anticipó en septiembre, durante el debate sobre el estado de la región, que bajará impuestos, sin concretar ni cuándo ni cuáles. Madrid ya rebajó la cuota autonómica del IRPF en 2010 e introdujo varias deducciones fiscales en el impuesto sobre la renta.

Más información
Extremadura anuncia una bajada media de 23 euros en el IRPF
Fabra: “El poco dinero que hay se tiene que repartir mejor”
González anuncia una bajada de impuestos
Los empresarios frenan la reforma fiscal verde de Bauzá
Las abanderadas de la rebeldía fiscal

También el Gobierno de Cantabria comunicó en junio una rebaja fiscal. Lo hizo el presidente, Ignacio Diego, quien calificó esa decisión de “ambiciosa”. Esa reforma, de la que el Ejecutivo regional no ha detallado el alcance, se incluiría —según lo avanzado entonces— en la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos para 2014. El plan contempla la reducción del tramo autonómico del IRPF, el céntimo sanitario (un impuesto sobre los carburantes, destinado a sufragar la sanidad), el impuesto de sucesiones y donaciones y el de transmisiones patrimoniales.

La presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, una dirigente muy próxima a Mariano Rajoy, planteó una bajada de impuestos —por ejemplo, más deducciones en el tramo autonómico del IRPF— en cuanto la situación económica lo permita. Los presupuestos regionales aún no están cerrados, pero fuentes del Ejecutivo aragonés recuerdan que Rudi no subió la carga fiscal ni aplicó el céntimo sanitario, que el impuesto de sucesiones ya se bajó en 2013 y previsiblemente volverá a bajar en 2014.

También el presidente de Baleares esgrimió el argumento económico para descartar, al menos de momento, una reducción significativa de impuestos. Lo que sí hizo José Ramón Bauzá fue renunciar a unos impuestos medioambientales aprobados hace un año. A finales de septiembre, ante la protesta del sector turístico, anunció la retirada de unos tributos sobre vehículos de alquiler que circularan en las islas, envases de bebidas y grandes superficies comerciales.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS