Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mensaje a Mas en EE UU: “La unión y no la disgregación es el signo de los tiempos”

“La integración y no la disgregación es el signo de los tiempos”, afirma

“La unión y no la disgregación es el signo de los tiempos”. Aunque no se refería a Cataluña, sino a España, Mariano Rajoy deslizó el mensaje de que el secesionismo va en contra del progreso. Lo hizo en el Council on Foreign Relations, un prestigioso foro sobre relaciones internacionales de Nueva York. Tras subrayar que “una sola voz es muchos más influyente y pesa más que varias voces superpuestas y discordantes”, apostó por dar un “salto cualitativo” en la integración europea y presentar batalla, en las elecciones al Parlamento Europeo del año próximo, “a los nacionalismos exacerbados, los populismos de nuevo cuño y los proyectos antieuropeos”.

El propósito de Rajoy de seducir a su selecto auditorio empezó con mal pie, cuando un fallo en el sistema de traducción obligó a una embarazosa espera ante su entrevistadora, Ruth Porat, vicepresidenta del banco de inversiones Morgan Stanley. Tras la triunfalista exposición del presidente, quien aseguró que “pocos países pueden presentar credenciales” como las de España en el último año (equilibrio de la balanza comercial o caída en picado de la prima de riesgo), su interlocutora puso el dedo en puntos más dolorosos, como la economía sumergida o el paro juvenil.

Rajoy empezó cuestionando la fiabilidad de las estadísticas, para acabar reconociendo que España es el país de la UE que menos IVA recauda con relación a su PIB, por lo que la lucha contra el fraude fiscal es una de sus prioridades. Respecto al desempleo, aseguró que este se ha reducido en un 5,6% en el último año entre los menores de 25 años, y añadió que la formación es una de las claves para combatirlo, pese al endurecimiento de la política de becas. Apostó por avanzar en el adelgazamiento de la Administración, para que tenga “un tamaño adecuado” y un “número razonable” de empleados, y cifró en 300.000 los puestos de trabajo eliminados en el sector público en los últimos años. “Mi voluntad política es clara y la estabilidad de mi Gobierno, con mayoría en ambas cámaras, es la garantía de que España va a completar su ambicioso plan de reformas”, apostilló, para despejar dudas.

Preguntó por el espionaje masivo de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), desvelado por el exanalista Edward Snowden, lo excusó alegando que “razones de seguridad nacional pueden justificar que se tomen determinadas decisiones”, aunque añadió que lo importante es que “se sepa con meridiana claridad contra quién se actúa y no se equivoque el objetivo”; en referencia a la presidenta brasileña Dilma Rousseff, que canceló una entrevista con Obama tras saberse que fue víctima del espionaje.

Rajoy concluyó parafraseando a su ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo: “España ha vuelto y lo ha hecho para quedarse”, afirmó. Aunque Margallo lo dijo en inglés.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >