Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Margallo negocia con Londres el nuevo foro sobre Gibraltar

Plantea fijar “una agenda y la composición de unos grupos ad hoc" para resolver los conflictos

Ampliar foto
Margallo, ayer en el Congreso de los Diputado.

La crisis con Reino Unido a propósito de Gibraltar, que subió de temperatura en agosto, parece que empieza a reconducirse hacia la vía del diálogo. El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, reveló ayer que ha enviado una carta a su homólogo británico, Willian Hage, en la que le propone la puesta en marcha del nuevo mecanismo de diálogo que sustituirá al Foro Tripartito, que rechaza el Gobierno español porque sentaba a las autoridades del Peñón en pie de igualdad con las de Madrid y Londres. En la misiva —respuesta a otra del secretario del Foreign Office—, Margallo le plantea “un método de trabajo” con el objetivo de fijar “una agenda y la composición de unos grupos ad hoc que tienen que resolver estos conflictos”. Ya en abril del año pasado, Hage propuso a Margallo la constitución de grupos ad hoc, en los que estuvieran representadas todas las Administraciones con competencias en la materia, para abordar problemas como la pesca o el medioambiente. España aceptó, dando por sentado que en estos grupos participará la Junta andaluza, junto a Londres, Madrid y Gibraltar, pero desde entonces no se han constituido.

Margallo también reveló ayer que ha enviado otra carta a la Comisión Europea en la que detalla los “ilícitos medioambientales” de los que España acusa a las autoridades del Peñón y cuáles son los preceptos que se han vulnerado con el lanzamiento de 70 bloques de hormigón en la bahía de Algeciras. Margallo reconoció que aún se están discutiendo las fechas de la visita de los inspectores comunitarios a la Verja, pero insistió en que se ocuparán no solo de los controles fronterizos —denunciados por Londres como una restricción a la libre circulación de personas—, sino también del “fraude a las arcas comunitarias derivado de la introducción de mercancías procedentes de territorios no pertenecientes a la unión aduanera”. Es decir, del contrabando denunciado por España.