Gallardón pone fecha a una reforma del aborto cuatro veces aplazada

El ministro anuncia para octubre una ley que respetará el “discurso histórico” del PP El partido pidió al Constitucional eliminar el supuesto de malformación fetal

Gallardón, en una imagen de la campaña publicitaria de la plataforma antiabortista Derecho a Vivir.
Gallardón, en una imagen de la campaña publicitaria de la plataforma antiabortista Derecho a Vivir.Uly Martin

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, volvió a poner fecha este lunes a la nueva ley del aborto: el Consejo de Ministros la aprobará “antes de que termine octubre”. Es el quinto plazo que da en dos años, y todos los anteriores se incumplieron. La ley se ha ido aplazando una y otra vez, al tiempo que crecía la incertidumbre de los colectivos que auguran que será la normativa más dura de la democracia. Este lunes, asociaciones feministas y el PSOE volvieron a alertar de ello. Porque, además, Gallardón apuntó en esa línea dura al poner como fuente de doctrina de la nueva ley el recurso de inconstitucionalidad presentado en 2010 por el PP contra la ley Aído. En aquel recurso, los populares pedían, por ejemplo, suprimir algún día el supuesto de aborto por malformación fetal, comparándolo con las leyes de exterminio de la Alemania nazi.

“No va a haber ningún tipo de bandazo por parte del PP”, dijo Gallardón en RNE. La orientación de la nueva ley se basará en la doctrina del Tribunal Constitucional, en el “discurso histórico” del PP, en su programa electoral y, “sobre todo”, subrayó el ministro, en el recurso de inconstitucionalidad presentado por los populares en 2010 contra la ley del aborto del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. “Ahí se definió lo que sigue siendo vigente hoy: los criterios del PP”, insistió Gallardón, remarcando así que el contenido de la nueva ley no es solo responsabilidad suya, sino de su partido. Que la orientación no viene de ahora, sino de antes.

Atendiendo al programa electoral del PP y a lo que Justicia ha dejado sentado muchas veces, solo hay dos cosas seguras de la futura ley del aborto: que volverá a un sistema de supuestos como el de 1985, en lugar del modelo de plazos actual (en el que durante las primeras 14 semanas se puede abortar sin alegar motivo); y que se suprimirá el derecho de las chicas de 16 y 17 años a abortar sin permiso de sus padres.

Pero el recurso de inconstitucionalidad de 2010 —que es el que, según insistió Gallardón, “plasma a efectos jurídicos” la posición de su partido— dice algo más. Considera que el supuesto de aborto por malformación fetal supone una “discriminación” entre individuos sanos y enfermos, y que eso “no puede admitirse”. “No parece que resulte conforme mantener un supuesto de despenalización del aborto que claramente distingue entre vidas más o menos valiosas y del que, además, se ha hecho una aplicación eugenésica en el peor sentido de la palabra (por ejemplo, ya no nace el 90% de los niños con síndrome de Down que nacía hace unos años)”, rezaba aquel recurso, abogando implícitamente por la eliminación del supuesto.

El supuesto de malformación fetal fue avalado por el Constitucional en 1985; el PP, sin embargo, sostenía en ese recurso de 2010 que la situación ha cambiado porque ahora hay una Ley de Dependencia para ayudar a los discapacitados y a sus familias.

Gallardón siempre ha sido ambiguo en este aspecto del supuesto de malformación fetal. Primero dijo que lo eliminaría, luego cambió la palabra “malformación” por “discapacidad”. Y en mayo sugirió que la ley hará una distinción entre las malformaciones gravísimas y la “discapacidad”, aunque no explicó qué entiende por discapacidad. De los 118.359 abortos que se produjeron en 2011 en España, solo el 3% (unos 3.600) fueron por problemas de salud del feto; de estos, 356 entraban en la categoría de anomalías gravísimas e incurables.

Santiago Barambio, presidente de la Asociación de Clínicas Acreditadas para la interrupción voluntaria del embarazo (ACAI), subrayó su “oposición” a que se establezcan categorías de malformaciones, siendo unas motivo de aborto y otras no. “Solo una mujer sabe si puede afrontar la enfermedad del hijo, si es compatible con su vida, independientemente de la gravedad”, opinó.

Barambio consideró que la nueva ley en los términos conocidos, “nos saca de Europa”. “Las españolas serán mujeres de segunda y se tendrán que marchar fuera del país para abortar”, dijo. En este sentido, Julia Pérez, directora de la Unión de Asociaciones Familiares (UNAF) señaló que “habrá desigualdades entre las mujeres que se puedan costear el viaje al extranjero y las que no. Como hace 40 años”. Algo que no ocurre, dijo, con la actual ley, “que se adecúa al entorno europeo”. Por su parte, asociaciones antiabortistas, como el Foro de la Familia y Derecho a Vivir, abogaron por el “aborto cero”. Así, el portavoz de esta segunda organización, Gádor Joya, pidió la supresión de los supuestos de riesgo para la madre, que calificó de “coladero”, así como el de malformación del feto en algunos casos.

En cuanto a futuras movilizaciones contra la nueva ley, la secretaria de Igualdad del PSOE, Purificación Causapié, anunció que su formación defenderá “la actual regulación utilizando todos sus recursos para que esta reforma no se lleve a cabo”. Barambio cree que todavía es pronto para definir una agenda de acciones. Una de las que barajan es “dejar de practicar abortos durante unos días antes de la aprobación. Para que se vean las consecuencias negativas y la gente se movilice contra la reforma”, explicó el presidente, que puntualizó que una medida así tendría que ser aprobada por la Asamblea de la organización.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción