Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oleada de balseros satura los centros de inmigrantes de Cádiz

Rescatados otros 64 subsaharianos en el Estrecho y dos más a 63 millas de Gran Canaria

75 internos del CIE de Tarifa serán trasladados a Madrid

Ampliar foto
Un grupo de inmigrantes a bordo de una balsa hinchable, el 11 de agosto

En frágiles balsas neumáticas, 268 inmigrantes subsaharianos se han jugado la vida en los últimos cuatro días para alcanzar las costas españolas. Han cruzado el Estrecho de Gibraltar haciendo frente al fuerte oleaje y a vientos de hasta 70 kilómetros por hora con la única ayuda de un par de remos y, en el mejor de los casos, un chaleco salvavidas o un flotador.

Este miércoles, cinco varones y dos mujeres fueron socorridos a diez millas al suroeste de Tarifa. El día anterior, otras 64 personas fueron rescatadas por el servicio de salvamento español y por la gendarmería marroquí en aguas del Estrecho, y la cifra podría aumentar si, tal y como indican las previsiones meteorológicas, el tiempo mejora y favorece la navegación. En el primer semestre del año, 573 personas han sido socorridas frente a las 269 del mismo periodo de 2012. A última hora de la tarde, otros dos fueron hallados a la deriva a 63 millas de Gran Canaria. Navegaban en otra balsa neumática y su estado de salud era aparentemente bueno.

El Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de la isla Las Palomas de Tarifa (Cádiz) está saturado, al igual que los calabozos de las dependencias policiales de esta localidad, donde permanecen 180 varones junto a una veintena de presos comunes. “No están hacinados, pero no es sitio para que esta gente pase más de un par de días”, denunció el martes Juan Antonio Morillo, portavoz del Sindicato Unificado de Policía. Los presos se alimentan de bocadillos y duermen sobre colchonetas, ya que las celdas solo disponen de bancos de cemento. Morillo, además, aseguró ayer que solamente dos agentes se encargan de vigilarles. “Están saturadísimos, están dando de comer a 200 personas, las acompañan al aseo, las llevan ante el juez... Tienen que poner refuerzos; si no los hay, que los pinten”, reclamó.

La razón del colapso es que el módulo para hombres del centro de La Piñera, en Algeciras, está cerrado desde junio debido a unos derrumbes y solo está operativo el de mujeres, que alberga a siete. Para descongestionar la comisaría y el CIE de Las Palomas, 75 inmigrantes serán trasladados al centro de Aluche, en Madrid, según anunció el martes la delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo. El secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, ha descartado este miércoles que esta llegada masiva se deba a un "relajamiento" de los controles por parte de Marruecos.

Los 64 sinpapeles que fueron rescatados ayer viajaban en ocho botes de plástico, idénticos a los interceptados en días anteriores. La mayoría son del mismo modelo de color verde y amarillo con unas medidas de 2,95 metros por su parte más larga y 1,37 por la más ancha, aunque el habitáculo es menor. No están preparadas para transportar a más de tres ocupantes, pero en ellas se han llegado a encontrar hasta a diez personas. El precio de mercado de estas balsas no pasa de los 80 euros, pero en Marruecos los vendedores las han llegado a vender por hasta 400 euros, abusando de la necesidad de quienes se deciden a zarpar.

Las embarcaciones auxiliadas ayer fueron localizadas gracias a las llamadas de una cooperante de una ONG que opera en Marruecos y a las de los propios inmigrantes. La embarcación Salvamar Calíope, con sede en Tarifa, localizó pasadas las siete y media de la mañana tres balsas cerca de Punta Malabata, en la costa marroquí, con 22 personas a bordo—21 hombres y una mujer— en buen estado físico. El dispositivo de salvamento —en el que participó el helicóptero Helimer 211—, rastreó durante dos horas más los alrededores para descartar la existencia de nuevas pateras.

Horas antes, las autoridades marroquíes habían coordinado el rescate de otras cuatro balsas con 32 personas que fueron conducidas hasta el puerto de Tánger (Marruecos), donde desembarcaron en aparente buen estado de salud. Los diez restantes fueron encontrados sobre las tres y media de la tarde a dos millas de Punta Malabata.

Las tareas de salvamento se complicaron menos que en los días anteriores porque el temporal ha amainado en las últimas 24 horas.