Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
el 'caso bárcenas'

Margallo: “Rajoy comparecerá ante la nación cuando crea conveniente”

El ministro no ha precisado si será una comparecencia parlamamentaria o ante la prensa

El ministro de Asuntos Exteriores, Jose Manuel Garcia-Margallo, en una imagen de ayer, en Palma de Mallorca. AFP

 El Gobierno ha asumido ya que la opinión pública está intranquila por el escándalo Bárcenas y que las explicaciones que ha ofrecido hasta ahora Mariano Rajoy son insuficientes. Así lo ha reconocido hoy implícitamente el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Maragallo, en una rueda de prensa con su homólogo alemán, Guido Westerwelle, al término de la reunión de dos días que han mantenido en Palma de Mallorca 16 ministros de Asuntos Exteriores de la UE.

“No tengo la menor duda de que [Rajoy] comparecerá cuando lo considere oportuno y en la forma que crea oportuna para dirigirse a la nación y tranquilizar a la opinión pública”, ha dicho Margallo, sin concretar si se tratará de una comparecencia parlamamentaria o ante los medios de comunicación.

El ministro, uno de los más próximos personalmente al presidente, ha expresado su “confianza absoluta” en la “integridad y honorabilidad” de Rajoy, que ha considerado su “principal activo”, tras subrayar la “incalculable” cantidad de dinero que ha perdido el presidente por abandonar su plaza de registrador de la propiedad y “entregar su vida al servicio de España”.

Margallo ha mostrado también su “confianza” en los jueces y ha dicho que lo sucedido demuestra que “con este Gobierno se han acabado los fiscales, los inspectores [de Hacienda] y los policías a la carta. Nos sometemos todos al Estado de Derecho”. “Lo único que pido es que judicialmente [este caso] termine cuanto antes para que esta sombra no esté planeando sobre nosotros”. Con todo, el ministro ha añadido que “la corrupción no ha afectado en términos objetivos” a la confianza de los inversores en España, como demuestra que no se haya disparado la prima de riesgo y el Tesoro haya colocado sus emisiones con normalidad.

Preguntado si los escándalos han dañado la imagen de España entre los alemanes, Westerwelle no ha querido responder, alegando que no puede opinar sobre asuntos internos de otro país. Su opinión, sin embargo, no debe ser muy favorable ya que, según ha dicho, pronunciarse sería poco cortés con la hospitalidad que ha recibido. En Alemania está asentada la tradición de que todo político que cometa una irregularidad debe dimitir, aunque su conducta no constituya delito.

Más información