Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba ofrece a Rajoy respaldo en pleno acoso político desde el PP

El presidente y el líder del PSOE aprecian un cambio favorable en la UE

Ampliar foto
Rajoy sale del hemiciclo durante el pleno celebrado ayer.

Cuando Mariano Rajoy está más acosado por los barones de su partido y por su antecesor José María Aznar, se ha encontrado con el respaldo de Alfredo Pérez Rubalcaba a lo que se percibe como un incipiente cambio en su política y en la respuesta europea a la crisis. El presidente del Gobierno respondió en el pleno del Congreso de ayer de forma receptiva a la oferta de oxígeno político del líder de la oposición y a las peticiones de consenso que le hicieron PNV y CiU.

“Algo está cambiando en Bruselas, como algo ha cambiado en su discurso”, le dijo el secretario general del PSOE, que entiende que el presidente ha girado desde la austeridad radical a la petición en Bruselas de políticas que incentiven el crecimiento y que flexibilicen los objetivos de déficit. Y en esa apuesta, Rubalcaba está dispuesto a colaborar con Rajoy, aun a costa de brindarle una plataforma que le saque del acoso político de los suyos. También Rajoy constató ese giro en la política de la UE, tal y como explicó luego en rueda de prensa junto al canciller de la República Federal de Austria, Werner Faymann. “El discurso europeo ha cambiado. Mi primer Consejo Europeo fue en 2012. Entonces solo se hablaba de austeridad. Ya estamos hablando de pymes y empleo juvenil”, dijo.

En esa posición, Rajoy y Rubalcaba están de acuerdo. Fuentes del Gobierno y socialistas aseguran que ambos han hablado de este asunto y de la posibilidad de arrancar a Bruselas algunas medidas. El propio Rajoy admitió en su rueda de prensa que hablan “a menudo” de forma reservada y, por eso, el socialista le ofreció hacer un pleno extraordinario en vísperas de la cumbre europea de junio para que el presidente acuda con el respaldo de un acuerdo unánime del Congreso. En juego está lograr un cambio rápido y definitivo de política del Banco Central Europeo (BCE), junto a otras medidas como el plan de empleo juvenil con dotación efectiva, o que algunas políticas concretas que incentiven el crecimiento no computen a efectos de déficit.

“Usted será más fuerte en Bruselas. Por tanto, España será más fuerte en Bruselas. Les podrá usted decir a los primeros ministros lo que piensan todos los grupos de esta Cámara y también los españoles: que corran, que se den prisa, que aprueben las medidas —y sobre todo las apliquen— de crecimiento, de empleo dedicadas a los jóvenes, y no solo a los jóvenes, porque hay millones de españoles sin trabajo que no pueden esperar más”, dijo Rubalcaba.

El jefe de la oposición quiere un acuerdo parlamentario contra la austeridad

El Ejecutivo asegura que está dispuesto a buscar el respaldo del Parlamento, aunque no acepta ese pleno previo a la cumbre. El presidente respondió de forma complaciente: “Creo que podemos llegar a un entendimiento sobre este asunto y hablar a lo largo de los próximos días. Sería bueno que esta Cámara defendiera una postura, si no unánime, sí muy mayoritaria”.

Rajoy relató ante el canciller austríaco algunos puntos que pretende que asuman las políticas europeas: “Que el Banco Europeo de Inversiones adopte un papel más contundente para facilitar la financiación de las pymes, que son las que crean empleo, y que los 6.000 millones de euros acordados en el penúltimo Consejo Europeo para el plan de empleo se puedan utilizar desde ya” y se aumente la cuantía. El presidente quiere que se excluyan del cómputo del déficit las bonificaciones a las cotizaciones sociales para la contratación de jóvenes, y Rubalcaba le dijo que en esa petición estará detrás de él. El único matiz que puso es que, a su juicio, “es discutible si a España le interesa más que sean los gastos de educación en I+D o los de empleo juvenil los que no computen en déficit”, pero la apoyará en todo caso. También apoyará al presidente para que el BEI (Banco Europeo de Inversiones) libere fondos que faciliten el crecimiento, como lleva pidiendo el socialista desde hace meses.

Tan dialogante y receptivo estaba ayer el presidente, que repartió en la Cámara propósitos de acuerdo con otros grupos como hacía mucho que no se recordaba, casi como si tuviera más facilidades para convocar a consenso al resto de grupos que a sus propios barones y al anterior líder del PP. A Aitor Esteban (PNV) le dijo: “Haré todo lo que esté en mi mano para mejorar los canales de comunicación”, y a Josep Sánchez Llibre (CiU), que le habló de microcréditos, le prometió estudiar su propuesta, “y si nos parece razonable, la traeremos a esta Cámara”.