Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Julián Muñoz, en el juicio: “¿Llevarle la contraria a Gil? ¡Antes muerto!”

El exalcalde de Marbella responsabiliza del desvío de dinero del Ayuntamiento a su antecesor

"No tenía ni voz ni voto. Desgraciadamente, no me enteraba de lo que pasaba". El exalcalde de Marbella, Julián Muñoz, negó este jueves en la Audiencia Nacional, en el primer día del juicio del caso Saqueo II, cualquier implicación en el desvío de 74 millones de euros del Ayuntamiento marbellí y en el fraude de 91 millones a la Seguridad Social que, según la fiscalía, se llevó a cabo entre 1991 y 2001. Enjuiciados ya el caso Saqueo y el caso Malaya, este es el último de los grandes procesos en los que se investiga la gestión del Grupo Independiente Liberal (GIL) al frente de la ciudad andaluza.

Muñoz, para quien el fiscal pide 13 años y medio de cárcel por su gestión al frente de las sociedades municipales con las que se desviaba el dinero, descargó toda la responsabilidad en el fallecido Jesús Gil y se perfiló en todo momento como una víctima que debía cumplir sus órdenes. El antiguo compañero sentimental de la Pantoja contestó al fiscal durante toda la vista con frases como "yo era el tonto del pueblo", o "firmaba las cuentas sin mirarlas, como un kamikaze, así me ha ido" y aseguró que nadie se atrevía a llevarle la contraria a Gil, quien prácticamente le obligó a aceptar el cargo. “Llevarle la contraria a Gil? ¡Ni loco!”, llegó a asegurar Muñoz. La estrategia de Muñoz fue responsabilizar en todo momento a los que no pudieron presentarse en el juicio: José Luis Sierra Sánchez, abogado del Ayuntamiento de Marbella entre 1991 y 1999, que no compareció porque padece Alzheimer, Victoriano Rodríguez, exedil fallecido en 2009, y el propio Jesús Gil, que murió en 2004.

El exalcalde de Marbella aseguró que su cargo era "puramente político e institucional", sin ningún tipo de función ni responsabilidad. "¿Usted cree que estaba capacitado para ello? ¡Yo era camarero antes de entrar en política!", le espetó al fiscal Juan José Grinda. Muñoz describió en todo momento un estilo caciquil por parte de Gil a la hora de gestionar la ciudad. "Menos la ropa que llevábamos, él lo decidía todo", aseguró, "él no firmaba nada ni iba al Ayuntamiento, y las responsabilidades que no quería las asumíamos los otros".

En la vista, que se desarrolló en una sala abarrotada de gente con más de 100 personas presentes entre acusados, letrados, público y medios de comunicación, Muñoz compareció junto a 30 acusados más, entre los que se encuentran 23 exconcejales, la exalcaldesa Marisol Yagüe el ex primer teniente de alcalde Pedro Román y varios gerentes y trabajadores de sociedades municipales. También se sentó en el banquillo el arquitecto Carlos Monteverde Gavilanes, propietario de varias empresas que supuestamente sirvieron para apropiarse del dinero público. No acudieron al juicio los exconcejales Carlos Fernández, Francisco Javier Lendínez y Esteban Guzmán, a los que no se pudo localizar.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >