Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tribunal Supremo italiano aprueba la extradición de un presunto etarra

Lander Fernández Arrinda es sospechoso de haber participado en ataques de violencia callejera

El Tribunal Supremo de Italia aprobó el martes la extradición a España del presunto miembro de ETA Lander Fernández Arrinda, detenido el pasado 13 de junio de 2012 en la capital italiana en virtud de una orden de detención europea.

El pasado 16 de enero un tribunal italiano aprobó en primera instancia la extradición de Fernández que había pedido el Gobierno español y que el presunto etarra recurrió ante el Supremo. Este tribunal hizo pública ayer su sentencia que condena además a Fernández a pagar los costes del juicio. Una vez fallada la sentencia, el Ministerio de Justicia italiano abrirá un decreto de extradición y luego se producirá la extradición de Lander Fernández a España.

Fernández Arrinda (Bilbao, 1980) cuenta con un amplio historial policial y judicial

El 6 de julio pasado, el Consejo de Ministros español acordó solicitar a Italia la extradición del supuesto etarra, sospechoso de haber participado en ataques de violencia callejera y, en concreto, en el incendio de un autobús urbano el 20 de febrero de 2002 en Bilbao, que no causó víctimas.

Fernández Arrinda (Bilbao, 1980) cuenta con un amplio historial policial y judicial: el 18 de noviembre de 2003 fue detenido en la localidad francesa de Groulhet junto con el militante de ETA Eneko Agirresarobe Olagoy cuando intentaban robar un vehículo y en posesión de documentación falsa. Ingresó en prisión tres días más tarde, acusado de asociación de malhechores con fines terroristas, tenencia de armas y documentación falsa, intento de robo y receptación de vehículos así como de uso de matrículas falsas. Fue excarcelado el 22 de enero de 2008.

Al año siguiente, el 14 de junio, fue nuevamente arrestado cuando regresaba de Venezuela junto a Alexander Gorka Bustunduy Urresola y Eneko Fernández Montes por un acto de sabotaje cometido en el año 2002. Posteriormente, en octubre de 2010, fue condenado a tres años de cárcel por custodiar 300 boletos que se iban a vender a 600 euros cada uno para recaudar fondos para los presos de la banda terrorista, condena de la Audiencia Nacional que fue anulada un año después por el Tribunal Supremo.

Fernández fue detenido en su vivienda en el barrio romano de Garbatella, un día después de que la sección segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional española dictara contra él una Orden Europea de Detención y Entrega. Dos días después de su detención, un tribunal de Roma dispuso su arresto domiciliario, que el presunto etarra ha pasado en la residencia que ocupaba en la Garbatella junto a su compañera.

La detención de Fernández en Roma se suma a otras realizadas a la banda terrorista en la capital italiana. En junio de 2010 la policía italiana detuvo a los miembros de Segi Fermín Martínez Lakuntza, Artzai Santesteban Arizkuren y Zuriñe Gogenola Goitia, huidos desde noviembre de 2009.