Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Falciani afronta hoy la vista de su extradición a Suiza

El exempleado del HSBC facilitó datos de evasores fiscales

Hervé Falciani. AFP

Hervé Falciani, de 40 años, tiene hoy una cita decisiva con la justicia española. El exempleado de la central suiza del banco HSBC que en el año 2009 dejó al descubierto 130.000 cuentas bancarias y permitió destapar un gigantesco fraude fiscal en varios países —solo en España su lista ha permitido recuperar 300 millones de euros— se enfrenta hoy en la Audiencia Nacional a la vista de su extradición. La Confederación Helvética reclama su entrega por violar el secreto bancario, un principio sagrado en un país cuyo PIB depende en un 10,3% del sector financiero y asegurador. Se trata de un delito no tipificado en España.

La fiscalía no ha avanzado cuál será su postura sobre la legalidad de la extradición. La colaboración de Falciani no solo ha permitido descubrir a cientos de evasores fiscales en España y en otros países de la UE sino que su capacidad de analizar datos ha facilitado al ministerio público una nueva pista para el caso Gürtel. Según fuentes próximas a la investigación, algunos de los dirigentes del PP que están siendo investigados por la trama corrupta figuran en la lista de Falciani.

El informático, que tiene la triple nacionalidad francesa, italiana y monegasca, fue detenido en el puerto de Barcelona el 1 de julio de 2012 cuando desembarcó de un ferry procedente de Sète (Francia). Ese día terminaron dos años y medio de huida permanente de la justicia helvética. En diciembre de 2008 Suiza había descubierto el robo masivo de los ficheros informáticos, y él huyó a Francia, sabedor de que las leyes de ese país impiden extraditar a alguien que tenga pasaporte galo.

La defensa subraya que el acusado colaboró con la justicia española

En Francia, Falciani proporcionó al superfiscal de Niza Éric de Montgolfier acceso a la ingente cantidad de datos —después de que este ordenara el registro de su domicilio en enero de 2009, atendiendo una solicitud de la justicia suiza que reclamaba la devolución de “una serie de datos robados”, sin más explicación—. De Montgolfier se negó a entregar los ficheros. Y no solo eso: se los ofreció a todos los países europeos con los que Francia tiene convenios de cooperación en materia de lucha contra el fraude.

Falciani abandonó entonces su santuario de Castellar, en la frontera con Italia. Fue arrestado cuando en la aduana se le pidió la documentación y los agentes descubrieron que sobre él pesaba una orden de extradición cursada por Suiza. Dos semanas después de ser detenido, una comisión de investigación del Senado de EE UU reveló que el narcotráfico mexicano usaba el HSBC para introducir dinero en ese país. También dejó al descubierto que la filial norteamericana del banco transfirió 1.000 millones de dólares a un banco saudí supuestamente relacionado con Al Qaeda.

El delator de evasores pasó cinco meses en prisión preventiva en España hasta que la Audiencia Nacional ordenó su puesta en libertad el pasado 18 de diciembre. Entre otras razones, la Sección Segunda de la Audiencia Nacional —la misma que deberá decidir si la extradición es legal o no— argumentó que Falciani “ha colaborado y sigue colaborando con las autoridades de diversos países de la UE, tanto en investigaciones financieras como tributarias de blanqueo de capitales, financiación del terrorismo y corrupción”.

La defensa de Falciani, encargada al letrado Joan Garcés, trata de profundizar en esta tesis de la colaboración para evitar la extradición del informático. El abogado pidió —y consiguió— que la Sección Segunda de la Audiencia reclamara al juez del caso Gürtel, Pablo Ruz, que le permita consultar las comisiones rogatorias (las peticiones de información entre juzgados de distintos Estados) para confirmar que Falciani ha cooperado en la investigación de la trama de corrupción en torno al PP.

El Gobierno tiene la última palabra

F.J.P

La vista de la extradición de Hervé Falciani, que arranca hoy a las 10.00 en la sede de la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares (Madrid), contará con tres testigos muy relevantes solicitados por la defensa del exempleado del banco HSBC. El primero es el fiscal francés Éric de Montgolfier, quien recibió el informe Falciani en junio de 2009 e inició la investigación. También se ha citado a dos altos cargos del anterior Gobierno del PSOE: el exsecretario de Estado de Hacienda Carlos Ocaña y el ex director de la Agencia Tributaria Luis Pedroche. La Audiencia Nacional ha pedido a Francia que certifique la colaboración prestada por Falciani en forma de “información relevante” para investigar delitos graves.

Los procedimientos de extradición suelen revestir una gran complejidad jurídica y técnica. El fiscal y los magistrados del tribunal tienen básicamente la misma función: dictaminar si la entrega del reo al país que lo reclama es legal. La última palabra la tiene el Gobierno: aun en caso de que la Audiencia considerara legal la entrega, el Ejecutivo podría paralizarla.

Más información