Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ETA anuncia “consecuencias negativas” al rechazar el Gobierno negociar en Oslo

La banda asegura que solo hablará de su desarme si hay diálogo con el Gobierno

Mientras había insistentes rumores sobre la posible distribución de un vídeo en el que la banda terrorista ETA podría hacer algún guiño o avance sobre su propio desarme, la organización ha enviado un mensaje en un sentido diferente. A través de la web del diario Gara, ETA lanzó ayer el comunicado más duro de los emitidos después del anuncio del cese definitivo de la violencia en octubre de 2011.

La banda terrorista critica al Gobierno por su “actitud negativa y obstaculizadora” y por negarse a sentarse a dialogar con José Antonio Urrutikoetxea, Josu Ternera, David Pla e Iratxe Sorzábal, la comisión negociadora etarra que ha estado durante meses en Oslo (Noruega) hasta su reciente expulsión. Además, porque el Ejecutivo no ha dado ningún paso en materia de política penitenciaria; y por utilizar “con maldad” el tema del desarme, del que solo se hablará, dicen, dentro de un “espacio de diálogo”. Sobre esta última cuestión, la banda dice que “está fuera del mandato que recibió la Comisión Internacional de Verificación” [los mediadores internacionales] y que ni está ni ha estado “en la agenda”. El texto tiene fecha de 17 de marzo.

Hasta aquí, nada realmente nuevo. Los últimos comunicados ya criticaban a los Gobiernos francés y español por los escasos avances en lo que ellos denominan la “resolución de conflicto”. Pero el comunicado contiene unas palabras ambiguas e inquietantes. Tras hacer una larga lista con los agravios cometidos por los Gobiernos, afirma que “la disolución del espacio de diálogo constituye un paso atrás muy claro y traerá consecuencias negativas, ya que dificulta y retrasa la resolución de conflicto”. La interpretación de lo que quieren decir con estas “consecuencias negativas” no es clara.

Aunque, en principio, una banda terrorista puede amenazar con pocas cosas salvo con volver a matar, no parece que el comunicado contenga realmente una amenaza seria de volver a las armas. Ni están realmente en disposición de hacerlo y, por otro lado, una decisión en este sentido arruinaría su estrategia política en un momento en el que EH-Bildu se ha convertido en la segunda fuerza del Parlamento vasco y Amaiur logró siete escaños en el Congreso de los Diputados en las últimas elecciones generales.

Además, en el propio comunicado, tras anunciar las “consecuencias negativas”, la banda afirma sin embargo que “seguirá trabajando por construir una resolución definitiva y que mantendrá activa la representación que ha designado. “No cederemos ante las dificultades, porque Euskal Herria merece y necesita la paz y la libertad”, concluyen.

La banda extiende sus críticas al Partido Nacionalista Vasco (PNV), en el Gobierno autonómico desde las últimas elecciones vascas. Afirma que es “incomprensible” el amparo y la cobertura que el PNV le está dando al Gobierno español “una y otra vez”. ETA asegura que “se ha comportado de manera seria y constructiva”, incluso cuando el Gobierno español le ha pedido “tiempo para reflexionar” o cuando se han abierto “vías discretas” de contacto. La banda acusa al Gobierno de “falta de seriedad” y afirma que ha dejado morir el grupo de diálogo que, dice, “ha sido directamente saboteado por los servicios de inteligencia”.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, estaba en París con su homólogo francés François Hollande cuando se hizo público el comunicado. “A mí me gusta pensar en positivo; a mí no me gusta hablar de consecuencias negativas”, dijo Rajoy durante su comparecencia con Hollande, informa Miguel Mora. “Las consecuencias positivas vendrán cuando ETA anuncie su disolución como banda terrorista, ya que eso hará también mucho bien a los derechos individuales de cada una de las personas”. Hace dos semanas, en el Congreso, Rajoy se desvinculó de cualquier proceso negociador con ETA en Oslo. “Para dejar las cosas claras: si estas personas estaban o no en Noruega, si dejaron o no de estar, nada tiene que ver con las decisiones del Gobierno que yo presido.Nada que ver”, dijo entonces, en referencia a la larga estancia de los etarras Urrutikoetxea, Pla y Sorzábal en Oslo hasta ser expulsados hace unas semanas.

El Ministerio del Interior asegura que ETA solo está “reiterando su discurso de siempre, sin ninguna novedad, y sin que a nadie le importe lo que diga”. “El único comunicado que esperamos de ETA es el que anuncie su disolución incondicional. Todo lo demás son los mismos delirios de siempre y no merecen comentarios”, señaló un portavoz.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >