Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba rechaza la dimisión de su ‘número tres’ por el ‘caso Ponferrada’

Óscar López afirma que la moción de censura ha sido "la historia de un error"

Insiste en que él fue el único responsable y que el secretario general no sabía nada

El número tres del PSOE, Óscar López, ha puesto hoy su cargo a disposición del secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, y éste no se la ha aceptado. Lo ha explicado el propio López en rueda de prensa tras la reunión de la ejecutiva permanente del partido, centrada en la crisis abierta en Ponferrada (León) por la desastrosa moción de censura -de la mano del exalcalde del PP Ismael Álvarez condenado por acoso sexual en el caso Nevenka- que ha acabado con el PSOE fuera del Ayuntamiento de esa localidad.

El secretario de Organización ha insistido en que la operación de Ponferrada ha sido "la historia de un error" y que él es el responsable, pero ha agradecido el apoyo recibido de la ejecutiva y da por zanjado el asunto en lo que a asunción de responsabilidades se refiere.

Tras sentenciar que "hay que recuperar el valor de la verdad en política", López ha vuelto a asegurar que Rubalcaba nunca conoció "los pormenores" de la operación -esto es, que Ismael Álvarez iba a votar con los socialistas esa moción- y que, cuando los conoció, ordenó rectificar.

El secretario general solo ordenó rectificar la operación el viernes a las ocho de la tarde, seis horas después de que la moción de censura prosperara. Los pormenores de la moción de censura eran además públicos y notorios desde hacía dos semanas.

El secretario de Organización ha admitido que él autorizó la moción hace dos semanas porque estaba "cegado"; pero no por conseguir una alcaldía que el PSOE anhelaba desde hacía casi dos décadas sino por "la posibilidad de sacar a Ismael Álvarez de la política", porque esa era la condición que había puesto para dar luz verde a la operación. Lo que no valoró, aunque sí lo sabía, es que, antes de dimitir, Álvarez iba a aupar al PSOE al cargo. "Yo cometí un error de apreciación y de valoración. He pedido disculpas y hemos rectificado ese error. Eso es lo importante", ha afirmado. "Si algo siento es que este partido es el que siempre ha levantado la bandera de los derechos de la mujer".

Ni él ni Rubalcaba, a su juicio, han perdido ninguna legitimidad por este episodio, pero López sí ha adelantado que el PSOE va a "revisar" el mecanismo de toma de decisiones para que operaciones como esta sean aprobadas de forma "colegiada", porque, ha asegurado, esta decisión no se tomó así. La tomó él solo. Después, sin embargo, ha asegurado que la vicesecretaria general, Elena Valenciano, y la secretaria de Igualdad, Purificación Causapié, ambas declaradas feministas, habían mostrado su desacuerdo con la operación de Ponferrada. Pero no ha dicho ni cuándo lo hicieron ni cómo es posible entonces que ellas conocieran los polémicos pormenores de la operación y Rubalcaba no.

"Cada uno tiene sus responsabilidades en el partido, y eso era responsabilidad del secretario de Organización", ha dicho el secretario de Organización. Según él, el asunto no se trató en ninguna reunión de la ejecutiva. "No se estuvo encima. Se tenía que haber estado encima".

"Ha habido errores en cadena", ha añadido Óscar López, que, aunque ha asumido toda la responsabilidad de lo ocurrido, ha dejado claro también que "muchos órganos de distintos niveles [del partido]" conocían la iniciativa de la moción de Ponferrada y no la frenaron, en referencia al PSOE de la ciudad, el de la provincia de León y el de Castilla y León. Cuando le han preguntado por el papel jugado por el secretario regional, Julio Villarrubia, que ayer fue muy crítico con la moción y aseguró que él nunca la había aprobado, el secretario de Organización se ha limitado a contestar: "Ahí está la hemeroteca".

"Yo acepto todas las críticas por este asunto, pero las del PP, no", ha afirmado también el número tres del PSOE, con el semblante grave y, por momentos, quebrado, antes de recordar que los populares gobernaban Ponferrada desde 2011 gracias al voto de Ismael Álvarez. No ha sido tan tajante cuando se le ha preguntado si él se compromete a que ni el nuevo alcalde ni los otros siete concejales socialistas que impulsaron la moción de censura y ayer dejaron el partido volverán a concurrir con el PSOE en las elecciones municipales de 2015: "No es intención que vuelvan a ir en las listas del PSOE", ha dicho.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >