Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS

Los proveedores del Partido Popular

Los llamados “papeles de Bárcenas” revelan cada vez con mayor grado de verosimilitud y credibilidad una contabilidad del PP ciertamente llevada de forma irregular

Los llamados “papeles de Bárcenas” revelan cada vez con mayor grado de verosimilitud y credibilidad una contabilidad del Partido Popular (PP) ciertamente llevada de forma irregular, con un afán constante de ocultar o enmascarar los datos mediante el empleo de iniciales, abreviaturas, frases incompletas y otras formas burdas de no reflejar la realidad de la actividad económica del partido. Con una finalidad explícita: impedir el conocimiento de la “imagen fiel” del patrimonio del partido.

Para comprobar la veracidad de la misma sería preciso, entre otras medidas, conocer los “Libros de Tesorería, Inventarios y Balances” del PP, desde 1992 a 2008, y, como ya exigía el Tribunal de Cuentas (TCU), los “libros contables” necesarios para contrastar los datos que obran en ellos con la contabilidad de Bárcenas. Libros indispensables para conocer las cuentas de ingresos y gastos, las operaciones de capital y, en particular, la relación pormenorizada de acreedores y deudores.

Asimismo, resulta urgente conocer cómo cumplió el PP el requerimiento del TCU de que “los ingresos provenientes de aportaciones privadas se ingresarán en una cuenta bancaria específica abierta a tales efectos”.

En todo caso, es necesario hacer constar, previamente a un somero y parcial análisis de aquellos “papeles”, la trascendencia que siempre tuvo para el PP la financiación anónima, es decir, plenamente opaca. Los datos proporcionados por el TCU son los siguientes:

Donaciones anónimas:

2001: 2.521.353,42 euros.

2002: 2.729.397 euros.

2004: 2.825.425,83 euros.

2.005: 3.068.741 euros.

El estudio de la documentación de Bárcenas presenta dos partes bien diferenciadas. La primera, las aportaciones privadas por personas físicas y jurídicas -generalmente de difícil identificación- que proporcionan al partido sumas dinerarias importantes.

En el Informe del TCU correspondiente al ejercicio 2001, y en otros muchos, se hace constar que, “en cuanto a las aportaciones anónimas, dada su naturaleza, no se ha podido comprobar el cumplimiento del límite legal establecido para las aportaciones privadas individuales”.

La segunda, el beneficio económico obtenido ilícitamente por los cargos públicos del PP que en esa documentación de enumeran; si esta conducta es ilícita o gravemente punible, lo es igualmente la conducta de quienes, desde las esferas del poder económico, corrompen activamente a quienes ostentan responsabilidades de gobierno estatal, autonómico y local. Por ello, debe prestarse especial atención a quiénes aparecen como donantes de destacadas sumas. Porque, en función de su actividad profesional o empresarial, deberá esclarecerse si los políticos del PP, beneficiados con dichas donaciones, tomaron decisiones políticas y/o administrativas que favorecieron ilícitamente a tan generosos donantes (especialmente, los que están en el entorno de las constructoras).

Entre las aportaciones al PP, destacamos algunas de ellas, las más cuantiosas:

Bajo el concepto “De Málaga” figuran ocho aportaciones en los ejercicios 1998 a 2001, cada una de 3.000.000 pesetas.

Bajo la denominación de “López H.” y “López Hierro” constan dos aportaciones en 1997 y 1998 por una suma total de 19.000.000 pesetas.

Un tal “Moreno” y otro, denominado “J. L. Rubio”, aportaron diversas sumas en los ejercicios 2000 y 2001 respectivamente.

Un llamado “José Luis”, hizo en 2002 dos donaciones, por un total de 200.000 euros.

Quien figura como “Rubio”-se desconoce si es también el anterior-en 2003 realizó cuatro donativos por un importe total de 90.000 euros. “Camilo (Sisovia)” aportó en 2003, 150.000 euros.

“J. L. Sánchez”, realizó múltiples donaciones. Exactamente, entre 2003 y 2007, ocho, por un total de 800.000 euros.

La duda que suscita estos generosos donativos es si corresponden a José Luis Sánchez Domínguez, presidente de la constructora Sando S.A.

El denominado “M. Contreras”, entre 2002 y 2004, hace siete aportaciones por una suma total de 510.000 euros.

Bajo la denominación de “Copisa/Socique”, figuran seis donaciones entre 2003 y 2008 por un valor total de 428.000 euros.

En 2008, figura “Villar Mir” (de la constructora OHL) con una aportación de 250.000 euros. También en 2008, aparecen tres grandes aportaciones. Dos procedentes de “G. U.” de 235.000 y 200.000 euros y otra, procedente de “Entrega de la Rioja” por valor de de 200.000 euros.

En este mismo año, 2008, “José Mayor” y “José Mayor (FCC)” aportaron 75.000 y 90.000 euros respectivamente. Es razonable suponer que estos pagos corresponden al presidente de la constructora FCC, José Mayor Oreja, de evidente relación con el Partido Popular.

En las anotaciones correspondientes al año 2000, constan datos que también deberán ser esclarecidos, dada la dificultad de comprensión de los mismos. Por ejemplo, bajo los conceptos de “Copa Crespo”, “Amigo diputado grupo” , “Amigo diputado grupo (José Mª Rubio), ”R. Palencia” y otros donantes figuran aportaciones de cuantía relevante.

Son igualmente significativos los apuntes del ejercicio 2004. Figuran cinco aportaciones, en torno cada una a los 100.000 euros, que constan como “ingresado en B. Vitoria-Banesto. Donativo”, datos que exigirán las diligencias necesarias de comprobación respecto de dicha entidad. Consta, además, una aportación de “Villar Mir” (Grupo OHL) de 100.000 euros.Y otra de “Luis de Rivero”, hay otras más, de 120.000 euros.

En el ejercicio 2004, bajo la denominación de “Entrega a Paco Yañez para…1.100 títulos” y otra similar, figuran dos salidas de fondos que suman 260.700 euros. ¿A qué operación responden?

Como, igualmente, habrá que acreditar el origen de los fondos que, de forma continuada según los apuntes, enriquecen el patrimonio del PP procedentes de quien figura como “Galicia”

Por último, resulta de la máxima relevancia que figuren cuantiosas donaciones de dos destacados imputados de Gürtel:”P. Crespo”(Pablo Crespo) y Alfonso García de Pozuelo.

Movimientos de capital, todos sin excepción, que el juez central número 5 deberá analizar y contrastar para acreditar su certeza y su vinculación con la financiación ilícita del PP y los delitos conexos.

Ante esta situación, puede sostenerse fundadamente que estamos ante una Contabilidad o Caja B del PP, expresamente prohibida por la Ley, que refleja su financiación irregular, por lo que confluye plenamente con el objeto del proceso sobre la trama Gürtel. Siempre, a través del abuso de las donaciones anónimas y de otras operaciones ilícitas ya acreditadas en dicho proceso.

Carlos Jiménez Villarejo es exfiscal anticorrupción.