Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy prevé recurrir mañana el euro por receta ante la rebeldía de Madrid

La incapacidad del PP para ponerse de acuerdo lleva el caos a los pacientes

Mariano Rajoy e Ignacio González el pasado octubre en La Moncloa.
Mariano Rajoy e Ignacio González el pasado octubre en La Moncloa.

No habrá más negociación ni intentos de conciliación. El enfrentamiento entre el Gobierno central y el de Madrid, los dos del PP, a cuenta del euro por receta está abierto en canal. Y mañana viernes, o al menos esa es la previsión si no hay un cambio de última hora, el Consejo de Ministros adoptará una decisión radical: recurrirá la decisión del Ejecutivo de Ignacio González. Fuentes del Gobierno confirman que la intención es llevarlo este mismo viernes, sin esperar más. Se trasladará el recurso al Consejo de Estado por el proceso de urgencia y en una semana estará presentado oficialmente ante el Tribunal Constitucional. Es el gesto político más agresivo que el Gobierno puede tener con una autonomía, y lo va a hacer precisamente con una del PP, la que tradicionalmente más enfrentamientos ha tenido con la línea política de Mariano Rajoy, antes con Esperanza Aguirre y ahora con Ignacio González.

El Gobierno ya ha recurrido el euro por receta catalán, aunque en este caso esperó casi siete meses para hacerlo. Esto es, permitió que los catalanes pagaran esa tasa durante todo ese tiempo. De hecho, todavía ayer seguían pagándola, porque el Constitucional aún no ha decidido paralizar la iniciativa, como reclama el Ejecutivo. Está previsto que lo haga en los próximos días.

Con Madrid, controlada por su propio partido, al contrario que Cataluña, Rajoy y su equipo no van a tener tanta paciencia. El recurso se iniciará solo dos semanas después de que haya entrado en vigor la norma, el 1 de enero. Pero la lentitud del Constitucional y los procesos administrativos, y sobre todo la incapacidad de Rajoy para controlar políticamente su partido, y en especial a Madrid, van a generar un gran caos durante semanas a todos los ciudadanos de Madrid que necesiten un medicamento con receta.

Desde el día 1, todas están cobrando a los madrileños ese euro por receta, que en el caso de enfermos crónicos, con 15 o 20 recetas cada mes, supone un desembolso importante, aunque en parte luego pueda ser devuelto. Las propias farmacias entregan un formulario que hay que rellenar para declararse objetor e iniciar un proceso para recuperar el dinero.

Los madrileños van a pagar durante semanas el euro por receta con la perspectiva de que será papel mojado en cuanto lo tramite el Constitucional. Un caos inesperado entre dos Administraciones de un mismo partido. La secretaria general del PP, Dolores de Cospedal, preguntada sobre la incapacidad del partido para poner de acuerdo a sus dos gobiernos, contestó que “este no es un asunto de partido, es una cuestión entre los dos Gobiernos, Rajoy actuará con el euro con receta de Madrid con el mismo rigor con el que lo ha hecho con el de Cataluña, aunque sea de su mismo partido”.

Cospedal trató de defender, como hizo Rajoy en su última rueda de prensa, el 28 de diciembre, la coherencia de recurrir las dos medidas, que son similares. Esperanza Aguirre, que sigue siendo presidenta del PP de Madrid y ayer ofreció una rueda de prensa, también trató de mostrar normalidad y dijo que si el Gobierno lo recurre es “legítimo”. Sin embargo, en el PP se ha instalado una cierta inquietud y malestar por el hecho de que Rajoy no haya sido capaz de controlar a González en un asunto tan relevante como el euro por receta.

Ana Mato, la ministra de Sanidad y personaje importante en el PP —era hasta 2012 vicesecretaria de organización— intentó hasta el final convencer a González de que no aprobara el euro por receta. El Gobierno incluso aceleró el recurso contra Cataluña para que Madrid viera que no iba de farol. Pero González, alegando que a Cataluña le habían permitido siete meses sin que nadie lo criticara, decidió seguir adelante en una clara muestra de rebeldía. El caos ha llegado ya a los ciudadanos, y en el PP algunos temen que este tipo de choques con comunidades del mismo partido se repitan tras este precedente.

Más información