Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy evita el cuerpo a cuerpo para que CiU no obtenga rédito electoral

"Nadie va a sacar a los catalanes fuera de España ni de Europa”, proclama

Mariano Rajoy y Alicia Sánchez-Camacho saludan a los asistentes al mitin del PP celebrado ayer en Barcelona.
Mariano Rajoy y Alicia Sánchez-Camacho saludan a los asistentes al mitin del PP celebrado ayer en Barcelona. REUTERS

Ni la menor respuesta ni alusión al asunto de corrupción que ha salpicado a Convergència y que ha convulsionado la campaña. Mariano Rajoy, presidente del Gobierno, evitó ayer replicar la acusación de Artur Mas de que el Estado ha orquestado una conspiración para destruirle. En un mitin en Barcelona, que se adelantó por la cumbre europea de mañana, Rajoy ignoró el tema para evitar echar leña a la maquinaria de Convergència. Los estrategas del PP diseñaron un discurso dirigido exclusivamente a desbaratar la “aventura soberanista” de Mas y a hacer un llamamiento al voto útil al PP como único garante, en detrimento de los socialistas, de la unidad de España. En una encendida intervención, Rajoy aseveró: “Nadie va a sacar a los catalanes fuera de España ni de Europa. Nunca vamos a dejar atrás a los catalanes y a la suerte de proyectos irresponsables”.

Los populares han hecho equilibrios de acróbata en la supuesta evasión fiscal que ha salpicado a Mas para que no se convierta en un boomerang. Y van con pies de plomo. Solo María Dolores de Cospedal, número dos del PP, deslizó hace días que las cuentas en Suiza las tienen las personas “y no los territorios”. Los nacionalistas manejan como nadie el victimismo y son maestros en rentabilizar la asociación de que cualquier ataque a CiU es un ataque a Cataluña. De hecho, Rajoy obvió el asunto en su mitin del domingo y la candidata popular, Alicia Sánchez-Camacho, tampoco lo sacó a relucir en el debate de TV-3 entre los siete candidatos.

Rajoy había actuado hasta ahora a la defensiva, al invitar a CiU a resolver sus problemas sin traspasarlos a otros y al tachar de “falsas” las acusaciones de Mas. La expectación en Barcelona era máxima por saber si Rajoy pasaría al ataque después de la denuncia por delito electoral presentada por los nacionalistas. Y no lo hizo. Dejó pasar turno. Seguramente, miembros del PP catalán íntimamente se lo agradecieron.

En un entusiasta mitin en Las Arenas, la plaza de toros reconvertida en centro comercial, Rajoy, que se ha volcado en la campaña visitando las cuatro provincias, se sintió como en casa ante 2.000 personas, muy lejos de las 15.000 que seguramente reunirá CiU en el duelo que mantienen. “Se han convocado estas elecciones por falta de valor para afrontar una crisis. [A Mas] le han temblado las piernas y ha abortado la legislatura para escapar”, afirmó Rajoy, que le acusó de “engañar” sobre el futuro. “No se puede gobernar echándole la culpa de todo lo que pasa a los demás”, agregó.

Rajoy lanzó una especie de OPA de voto “útil” y reclamó la participación porque los sondeos revelan que su electorado, más fiel en las generales que en las autonómicas, no se está movilizando especialmente pese al órdago de Mas. Y tocando la fibra, negó la desafección y subrayó que Cataluña es tan plural como España y que ningún catalán debe renunciar a nada ni sufrir “la travesía en el desierto de la nada”. Con un paro desbocado y una crisis galopante, Rajoy también obvió que ayer se cumplió un año de su triunfo electoral.

El Gobierno no dará explicaciones antes del 25-N

FERNANDO GAREA

El Gobierno no dará explicaciones en el Congreso antes de las elecciones catalanas del 25-N sobre el supuesto informe policial que vincula a dirigentes de CiU con cuentas en paraísos fiscales.

CiU inició ayer una ofensiva para que comparezcan con urgencia los ministros de Interior y de Hacienda, Jorge Fernández y Cristóbal Montoro, respectivamente, en las correspondientes comisiones. Su petición era que el PP permitiera que acudieran a la Cámara antes de que finalice la campaña electoral, por entender que la existencia del supuesto informe, publicado en El Mundo, interfiere en el resultado. A pesar de que la petición fue formulada fuera de plazo, el PP accedió ayer a que la Mesa del Congreso la tramitara y la remitiera a las comisiones de Interior y de Hacienda. Sin embargo, ninguna de ellas llegará a tiempo para que las comparecencias sean antes de las elecciones de este domingo. Para CiU hubiera sido posible celebrarlas el viernes si hoy mismo se reunieran las mesas y los portavoces de las comisiones para convocarlas para ese día. Sin embargo, el PP ha querido que hasta el jueves no se reúnan, de forma que se hará imposible la comparecencia esta semana. Fernández y Montoro serán citados las próximas semanas, acumulando otras peticiones pendientes. Incluso podrían comparecer tras la toma de posesión del nuevo Gobierno de la Generalitat.

El portavoz del PP, Alfonso Alonso, insinuó que el responsable de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida, debe dejar la presidencia de la Comisión de Exteriores y renunciar a su pasaporte diplomático. Y le volvió a emplazar a que elija entre “romper España” o representarla al frente de la citada comisión.

Más información