Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo tijeretazo de más de 6.700 millones asfixia a las autonomías

Las comunidades que han presentado el Presupuesto de 2013 prevén un recorte medio del 6%

El ajuste estira al máximo las restricciones, tras un 2012 que ya ha sido traumático

Algunos de los mandatarios autonómicos, durante la Conferencia de Presidentes celebrada el pasado 2 de octubre.
Algunos de los mandatarios autonómicos, durante la Conferencia de Presidentes celebrada el pasado 2 de octubre.

Doce autonomías —todas menos Asturias, Canarias y las que acaban de celebrar elecciones o van a hacerlo en breve (Galicia, País Vasco y Cataluña)— han presentado ya sus Presupuestos para 2013, y en todos los casos la conclusión es la misma: reajustes sobre los ajustes. Recortan sobre lo recortado, por tercer año consecutivo, y aun así arañan todavía unas rebajas que, de media, se acercan al 6%. Las cuentas del año próximo para las asfixiadas comunidades autónomas las hacen retroceder, en algunos casos, a los primeros años de este siglo XXI; y, acumuladas al primer Presupuesto de 2012 y al que resultó tras aplicar a aquel los planes de ajuste económico obligados por el Gobierno central, suponen el mayor sacrificio de contención de gasto de la democracia. La suma de la cantidad que deja de formar parte de los Presupuestos de esas 12 autonomías asciende a más de 6.700 millones de euros.

El manido y consagrado cumplimiento del objetivo del déficit envuelve todas las previsiones. Los Gobiernos autónomos han planteado su Presupuesto con la mirada puesta en alcanzar ese 0,7% marcado por el Gobierno de Mariano Rajoy para 2013, que endureció en julio el inicialmente previsto, fijado entonces en un 1,1%. Así, el pago de los inaplazables intereses de la deuda se lleva, en muchos casos, las mayores tajadas de unas cuentas limitadas por los techos de gasto, que también están marcados por el Ejecutivo central.

El recorte sobre el recorte deja una prácticamente nula capacidad de maniobra, sobre todo en lo referente a inversión. Pero las formas son distintas. Hay quien rebaja en inversión y sube impuestos para evitar el recorte en servicios públicos y quien opta por dejar caer todo el peso de los ajustes en empleados y servicios públicos a costa de no incrementar la presión fiscal a ninguna renta.

Si los Presupuestos se comparan con las cuentas que quedaron tras el ajuste de los planes económicos financieros, la rebaja en las previsiones de las comunidades autónomas, en la mayoría de los casos, apenas es visible. Sin embargo, si la comparativa se hace con el Presupuesto inicial de 2012 la caída de gasto alcanza el 6% de media. Además, los Presupuestos se han elaborado con una previsión de ingresos a veces casi onírica, como la intención de Madrid de dejar 800 millones de sus ingresos en manos de la futura venta de patrimonio. Es probable que esas previsiones tengan que volver a revisarse en unos meses.

Y en el aire queda la reforma del sistema de financiación autonómica, pese a las reivindicaciones, incluso, de algunas comunidades del PP. Por el momento el Gobierno solo se ha comprometido a evaluar el actual reparto.

Entre las autonomías que ya han presentado públicamente sus cuentas, la que más recorta y la única que, por ahora, sobrepasa los dos dígitos de caída en porcentaje es Castilla-La Mancha, con un 10,25%, después de situarse en la cabecera de la tabla de incumplimiento de déficit en 2011 con una desviación de más de siete puntos. Su presidenta, Dolores de Cospedal, calificó los Presupuestos de “dolorosos” después de año y medio de continuos tijeretazos que han afectado, sobre todo, a los empleados públicos.

De cumplirse las previsiones, Asturias podría incluso superar la rebaja de Castilla-La Mancha, ya que, según el portavoz del Ejecutivo asturiano, Guillermo Martínez, las cuentas para el próximo año rondarán los 3.770 millones, lo que supondría una rebaja del 13% respecto de los anteriores, que fueron prorrogados.

Murcia ocupó la tercera posición entre las que más lejos se situaron de cumplir el déficit de 2011 y su presupuesto es también de los que más caen (un 7,4%), con una importante reducción del gasto corriente pero también de los ingresos, en una comunidad cuyo Gobierno prevé que en 2013 la tasa de paro llegue al 30%.

Madrid se presentó como la única autonomía que había cumplido el objetivo de déficit para 2011, pero poco después tuvo que admitir que lo había duplicado. Con este precedente, el Gobierno de Ignacio González ha hecho público un Presupuesto en el que habla de una rebaja del 7,7% en 2013 frente a 2012; pero esa comparativa la hace sobre el Presupuesto del año anterior sin incluir gasto financiero. Si lo incluyese (como el resto de comunidades), la caída de gasto sería del 12,9%.

La Comunidad Valenciana, también entre las incumplidoras del déficit y entre las más endeudadas, ha presentado unas cuentas un 6,9% inferiores a las de este año y en las que el pago de la deuda se lleva la mayor parte. Pese a la renuncia a los grandes eventos en los que se basó la política de inversión en años pasados, la autonomía no solo reduce, sino que incrementa el gasto en asesores.

Cantabria, la última comunidad, de momento, que ha decidido acogerse al Fondo de Liquidez Autonómico, rebaja sus Presupuestos en un 6%, un índice semejante al de Navarra que, a mitad de año, se encontraba entre las autonomías con más problemas para cumplir el objetivo del déficit este año. Por debajo de la media se sitúa Aragón, una de las últimas comunidades en presentar sus cuentas, y Andalucía, con una reducción del 4,1% y con el claro sacrificio de la inversión pública, que cae un 21% a costa de salvar los servicios públicos.

El recorte de gasto restará más de 6.700 millones de euros a las autonomías

La Rioja, Extremadura y Castilla y León se encuentran entre los que más han acercado sus cuentas a las previsiones del año pasado. De la misma forma, Baleares solo ha presupuestado un 2,74% menos que el año anterior, pero lo ha hecho a costa de subir impuestos. Canarias aún no ha presentado sus Presupuestos.

En Galicia, la Xunta tendrá que afrontar 2013 con un techo de gasto fijado en 8.481 millones, lo que supone una caída de 290 millones sobre los ya ajustados presupuestos de 2012, lo que supondrá retroceder siete años. Su presidente, Alberto Núñez Feijóo, tiene hasta el 31 de diciembre para presentar las cuentas. Todo ello a la espera de saber qué ocurre con un informe del Consello de Contas, todavía pendiente de alegaciones para su aprobación final, que revela un traspaso irregular de facturas de 2010 y 2011, una práctica que mejoró la posición de Galicia en el ránking de comunidades cumplidoras.

El líder del PNV, Iñigo Urkullu, ya adelantó que el primer Presupuesto de su Gobierno podía registrar una caída de hasta el 10%. En Cataluña, probablemente, los Presupuestos se prorroguen tras las elecciones, al igual que ocurrió en la anterior legislatura. El presidente en funciones, Artur Mas, ya ha señalado que durante la campaña no se va a comprometer a que, en el próximo ejercicio no haya más recortes, ante el riesgo de volver a incumplir el déficit.

Con información de José Marcos, Lourdes Lucio, María Fernández Lago y Lluís Pellicer.