Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
el drama de las cuentas públicas

Madrid se rebela contra el “injusto y absurdo” sistema de financiación

El presidente Ignacio González se sitúa a la cabeza de los barones críticos con el Gobierno y denuncia agravios comparativos frente a Cataluña y Andalucía

Madrid se rebela contra el “injusto y absurdo” sistema de financiación Ampliar foto

La Comunidad de Madrid, la joya de la corona del PP, el Gobierno autónomo de un barón popular con más presupuesto y mayor población, es también la autonomía que cuestiona con más contundencia el sistema de financiación autonómico y reclama una reforma urgente del modelo frente a la inacción de La Moncloa. Lo hace Enrique Ossorio, el recién nombrado consejero de Hacienda del Ejecutivo de Ignacio González, al denunciar al Ministerio de Hacienda agravios comparativos frente a Cataluña y Andalucía. En pleno pulso entre Mariano Rajoy y Artur Mas por el pacto fiscal que reclama el presidente de la Generalitat, Madrid envió a Cristóbal Montoro el pasado 11 de octubre una carta, a la que ha tenido acceso EL PAÍS, en la que rechaza un sistema “injusto, incoherente” que “conduce al absurdo”.

Ossorio se dirige al ministro, al menos oficialmente, para advertir “de la existencia de un error en los datos facilitados correspondientes a los ingresos” del sistema de financiación para 2013. En estos datos, “a Madrid se le restan casi 1.000 millones de euros respecto a los datos de 2012” en concepto de varios tributos y mecanismos en los que participa en el sistema. El consejero, sin embargo, aprovecha esta reclamación para acusar al Gobierno de discriminación. González se sitúa así en el frente de los barones más críticos con Montoro en la defensa de las cuentas autonómicas, junto al valenciano Alberto Fabra, el balear José Ramón Bauzá o el murciano Ramón Luis Valcárcel. “¿Cómo se puede explicar que si Madrid, año a año, se comporta mejor que el resto de España, comparativamente hablando, pueda empeorar su liquidación de 2011 frente a la de 2010, al pasar a 330 millones desde 1.272?”, se pregunta Ossorio. Este también añade otra cuestión: “¿Cómo encaja que la asignación de ingresos que el Estado comunica a Madrid empeore de una liquidación a otra y mejore —o empeore menos— la de otras comunidades autónomas que van peor económicamente?”.

El consejero de González señala directamente a dos Gobiernos: el del socialista José Antonio Griñán en Andalucía y al de Artur Mas en Cataluña. En su opinión, ambas autonomías se ven “beneficiadas” por “el retorcimiento estadístico” diseñado por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en su reforma del modelo, que se remonta a 2009. “Mientras que Madrid ve disminuir sus entregas a cuenta un 1,15%”, lamenta, “Cataluña solo desciende un 0,28% y Andalucía ve incrementar sus entregas un 1,24%, cuando la evolución económica de ambas regiones es mucho peor que la de Madrid”, denuncia la carta.

Pese a este golpe inesperado al Gobierno de Rajoy en plena precampaña catalana, Hacienda no se descompone. Fuentes de ese departamento declinan comentar la carta y remiten al acuerdo alcanzado en la Conferencia de Presidentes del 2 de octubre, cuando el Gobierno se comprometió “a estudiar en los próximos meses las posibles disfunciones del sistema de financiación autonómica y la posibilidad de repartir la carga de reducción del déficit de forma más flexible entre todas las Administraciones”.

A raíz de este acuerdo se puso en marcha un grupo de trabajo del Consejo de Política Fiscal, el órgano de interlocución de las comunidades y el Ministerio de Hacienda, convocado para el próximo miércoles. En el orden del día no está incluido ningún punto sobre el sistema de financiación, puesto que la reunión se convocó para analizar el cumplimiento de los planes de ajustes. Aun así, es inevitable que durante las intervenciones de los consejeros, entre los que se sentará el madrileño, se plantee esta cuestión.

Ossorio, en cualquier caso, habla con conocimiento de causa, ya que hasta finales de septiembre fue secretario general de coordinación de política autonómica y local del Ministerio de Hacienda, mano derecha de Antonio Beteta, secretario de Estado de Administraciones Públicas en el Gobierno central. Además, durante su paso por el Ejecutivo, el actual consejero fue el responsable de estudiar las cantidades que las comunidades recibirán por el sistema de financiación hasta hace unas semanas. Ossorio era uno de los encargados de lidiar con las reivindicaciones de las autonomías que pedían más recursos del sistema.

Pero las tornas han cambiado y ahora el consejero madrileño se refiere a un escrito emitido por el departamento de Beteta como a un “papel”, le afea errores, pide matizaciones y afirma que no va a “perder mucho tiempo en valorar” afirmaciones de la Secretaría de Estado.

Fuentes de Hacienda recuerdan que Beteta ha señalado en repetidas ocasiones que “el actual sistema de financiación es malo, pero es el que está vigente y es el que hay que cumplir”. El secretario de Estado ha reclamado también “la necesidad de un sistema más equitativo”. Hace unas semanas se comprometió a “ponerse a trabajar” con las comunidades para avanzar en la reforma del modelo. “Ni está satisfecha Cataluña ni lo está Andalucía ni Madrid ni Canarias. Nadie está de acuerdo y todas dicen estar perjudicadas”, agregó en una entrevista radiofónica. “Todo el mundo dice que el sistema es injusto por insuficiente. Pero ¿insuficiente por el método de reparto o porque la tarta es escasa?”, se justificó entonces Beteta, que durante su etapa de consejero en Madrid fue uno de los dirigentes territoriales más beligerantes con el actual sistema.