Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez-Camacho replica a Aznar y dice que no hay que recentralizar el Estado

Defiende un modelo “descentralizado y bien gestionado” y acusa a Mas de traición al “catalanismo integrador” que se fraguó en la Transición

FOTO: GORKA LEJARCEGI / VÍDEO: ATLAS

“Aunque se ponga la piel de cordero, Artur Mas parece querer convertirse en el próximo Ibarretxe catalán”. La líder del PP de Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho, ha recordado esta mañana en Madrid unas palabras pronunciadas en 2010. “La realidad no solo me ha concedido la razón, sino que ha superado mis propias palabras”, ha agregado la dirigente popular, que ha inaugurado así la precampaña de las autonómicas catalanas volviendo una y otra vez al mismo mensaje. Esto es, hay que conjurar “la amenaza” soberanista del presidente de la Generalitat.

Aun así, ha aprovechado su participación en un desayuno informativo para discrepar públicamente de los planteamientos del expresidente del Gobierno José María Aznar que propone una reorganización y recentralización del Estado. “Yo defiendo el Estado autonómico, descentralizado y bien gestionado”, ha señalado antes de agregar: “Creo que no se debe abordar una reforma competencial, sino revisar el modelo autonómico para evitar duplicidades”, con un modelo de financiación basado en la lealtad institucional.

Cuando falta un mes para las elecciones anticipadas, la candidata del PP ha apelado a los valores de la Transición y ha acusado a Mas de traición al “catalanismo integrador que contribuyó a la integración de España”. También ha resumido los “riesgos del independentismo” ante el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien se ha referido, en términos mucho más suaves que Aznar, a una mayoría de catalanes que se guían por el entendimiento, el diálogo y la voluntad de acuerdo. En  opinión de Sánchez-Camacho, si prosperan las aspiraciones defendidas ahora por Convergència y Unió, Cataluña saldría del euro, incrementaría su deuda externa por la porción autonómica que le corresponde, la balanza comercial se quedaría gravemente afectada y se dispararía el déficit de la Seguridad Social.

Sánchez-Camacho, que se ha dirigido a la Cataluña “real, silenciosa, no la oficial de CiU”, considera que “hoy reaparece en ellos un discurso que muchos conocíamos solo por los libros de historia”, un discurso que, a su juicio, rompe con los planteamientos democráticos y “está dispuesto a asumir el riesgo de una Cataluña fuera de Europa”. Tras acusar a Mas de “irresponsabilidad y deslealtad por dimitir y dejar a los catalanes sin Gobierno”, ha detallado las prioridades de su programa. “Sacar a los catalanes de la gravísima crisis y contribuir a un proyecto de agenda social de reformas económicas”. Pero, sobre todo, “garantizar en Cataluña la convivencia, la unidad de los catalanes y la unidad de toda España”, ya que, a en su opinión, “el PP es el único partido capaz de frenar la deriva independentista”.

La dirigente popular ha denunciado también “el apoyo del Partido Socialista, en forma de abstención cómplice”, al proyecto de Artur Mas. “Por eso lamento la actitud de debilidad del PSC”, ha afirmado. “Significados dirigentes socialistas participaron a la manifestación de la Diada y ninguno asistió a la manifestación del 12 de octubre”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >