Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Santiago Carrillo era más práctico que teórico, más táctico que estratega”

López Salinas, dirigente del PCE, recuerda a Carrillo: "Era más práctico que teórico; más táctico que estratega", y cuenta cómo recibió en bañador a Felipe González para su primera entrevista

Carrillo y Julián Ariza en 1986 haciendo propaganda.
Carrillo y Julián Ariza en 1986 haciendo propaganda.

Armando López Salinas, madrileño, de 86 años, es uno de los dirigentes vivos del Partido Comunista de España (PCE) que más estrechamente compartió vida política con Santiago Carrillo. Sobre todo en las etapas inmediatamente anterior y posterior a la legalización de la organización comunista en 1977. Hoy militante comunista de base, López Salinas ha sido miembro del Comité Central, del Comité Ejecutivo del PCE y de su Secretariado, el máximo órgano de dirección.

“El rasgo político más característico de Santiago Carrillo era su agudeza y alta capacidad de análisis para enjuiciar la realidad más inmediata y las relaciones de fuerzas en cada momento”, explica López Salinas.

“Aunque conocía bien el legado de Lenin”, añade, “Carrillo no podía ser considerado leninista en sentido estricto, salvo en aspectos organizativos”. A su juicio, “quizás el líder histórico comunista que más influyó en él fue Jorge Dimitrov (líder del Komintern), pero posteriormente mostraba algunos rasgos semejantes a Palmiro Togliatti, también al dirigente comunista francés Georges Marchais y al líder italiano Enrico Berlinguer”.

"Era un político práctico, más proclive análisis al corto que al largo plazo"

A la hora de bosquejar una definición, López Salinas lo define así: “Creo que, como político, Santiago era más pragmático que doctrinario; más práctico que teórico; más táctico que estratega; era más proclive al análisis al corto que al largo plazo”, añade.

“Pienso que su principal contribución en la escena española fue la llamada Política de Reconciliación Nacional, acometida por él, al frente del PCE, tras el final de la guerrilla; con ella”, subraya el militante comunista madrileño, “supo elaborar primero una política para la clase obrera, de unidad de los trabajadores, y establecer después una serie de acuerdos con otros sectores socio-políticos para la consecución de las libertades democráticas”, agrega. “Y todo ello en unas condiciones extraordinariamente difíciles, de clandestinidad en España y de Guerra Fría, en Europa”.

Armando López Salinas resalta también “la sensibilidad de Carrillo a la hora de crear un espacio de encuentro político que recogiera a muchos de los hijos de los vencedores de la Guerra Civil, hartos del franquismo, que querían participar en la lucha progresista y democrática y que se acercaron al PCE desde distintos campos, como los sectores profesionales e intelectuales”. Del mismo modo, destaca “el papel desempeñado por Santiago Carrillo en el desarrollo táctico de la llamada Alianza de las Fuerzas del Trabajo y de la Cultura, un plan de actuación política de largo alcance, cuyos ecos llegan hasta hoy, al movimiento de los indignados, donde se da tal alianza”.

“Siempre lo recordaré con un cigarro 'Peter Stuyvesant' en los labios”

Recuerda con una sonrisa una anécdota acaecida cuando él preparó la primera entrevista mantenida en Madrid entre Carrillo y Felipe González, en plena clandestinidad. “Miguel Jordá, ex secretario general de la HOAC católica, militante comunista, y yo, habíamos acudido a la sede del PSOE de la calle de Santa Engracia a recoger a Felipe. Llegamos a la casa de un arquitecto del PCE en la periferia de Madrid, donde González y Carrillo se iban a entrevistar: al llegar, encontramos a Santiago en bañador dándose un baño en la piscina, mientras esperaba a Felipe”.

Poco después de aquellas fechas falleció en Madrid su padre, José López Sa. “Era camarero y anarquista, próximo a Buenaventura Durruti”, explica López Salinas. “ Carrillo, desafiando el cerco policial por hallarse en clandestinidad, se presentó en su entierro. Aquel fue un gesto que nunca olvidaré”, subraya. “Siempre lo recordaré con un cigarrillo "Peter Stuyvesant" en los labios”.

Más información