Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La culpa de los asaltos es mía

Decenas de personas se hacen responsables del robo a los supermercados liderado por Gordillo

La Asociación de Afectados por las Hipotecas se une a las iniciativas de apoyo a los detenidos

Firmantes del escrito de autoinculpación en Murcia este jueves.
Firmantes del escrito de autoinculpación en Murcia este jueves.

"A la gente no le debe avergonzar decir que es pobre. Quienes deben sonrojarse son los políticos, porque el tercer mundo está entrando en muchos sitios de España". José Coy, cofundador de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) en Murcia, se ha declarado este jueves "cómplice" del asalto a dos supermercados de Écija (Sevilla) y de Arcos de la Frontera (Cádiz) capitaneados por Juan Manuel Sánchez Gordillo, alcalde de Marinaleda (Sevilla) y diputado autonómico por IU. Coy y otras 66 personas han presentado un escrito dirigido al Ministerio de Interior en la Delegación del Gobierno de Murcia en el que se autoinculpan por los robos como gesto de solidaridad con los miembros del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) que han sido detenidos y posteriormente puestos en libertad con cargos.

Similar acción han llevado a cabo 24 miembros del SAT en la Subdelegación del Gobierno en Almería. El pasado viernes, una treintena de sindicados emitieron su mea culpa simbólico en Granada. Y este, integrantes de la PAH de Valencia se entregarán a las autoridades a través de un modelo de autoinculpación que se puede obtener en su página web.

Los activistas de Granada presentaron un escrito en el que se reclamaba al Gobierno que tuviese en cuenta la "cuota de responsabilidad" de los firmantes en un acto que consideran "reivindicativo, no violento y simbólico". Se confiesan además "inductores intelectuales" de los hurtos. El subdelegado del Gobierno en Granada, Santiago Pérez, comunicó que se daría trámite a los registros realizados. Distinta reacción tuvo el subdelegado del Ejecutivo en Almería, Andrés García, quien recalcó que el depósito de registros de autoinculpación se trataba de "un brindis al sol, sin ninguna consecuencia o alcance". García indicaba así que no se sentía comprometido a realizar la gestión de los escritos.

El llamamiento de Interior a las detenciones por sustraer "cuatro carros con alimentos básicos destinados a familias desfavorecidas" ha sido desproporcionado, insistía Mariano Junco, portavoz del SAT en Almería. "Está claro que la justicia de este país tiene una doble vara de medir", apostilla Coy, quien alude a casos escandalosos como Urdangarin o Gürtel ante los que la respuesta de las autoridades no ha sido tan rauda.

En contraste con las críticas que los asaltos han despertado por parte de diversos representantes políticos y del Gobierno, o la sospecha de que puede tratarse de una escenificación más de activismo efervescente, los activistas alaban la visibilidad que la acción de Gordillo ha dado a la situación de riesgo de pobreza que padece el 21,8% de la población española. La realidad, explica Coy, es que hay personas que buscan alimentos en la basura "que no llegan ni a principios de mes, que no tienen para una bombona de butano o unos litros de aceite".

Yolanda Prats, portavoz de la PAH de Valencia, califica el asalto a los supermercados de "brillante" y como un gesto de "desobediencia civil pacífica". Destaca que haya logrado abrir un debate. ¿Por qué la PAH se ha solidarizado con los detenidos por los asaltos? Prats denuncia que no se habla de la realidad de las personas sino "de los mercados" y sostiene que la lucha es la misma. "La gente pasa hambre, mientras se sigue tirando comida. Hay 517 de desahucios diarios, mientras que existen seis millones de viviendas vacías. Es una crueldad", concluye.

Los colectivos advierten de que el estallido social es inevitable por mucho que el Ministerio del Interior endurezca el Código Penal.