Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los distintos Gobiernos se lanzan reproches por el desastre en La Gomera

Se retrasa el regreso de los 1.360 vecinos desalojados por el incendio

Rivero: "Canarias lleva pidiendo una base de hidroaviones desde 2007"

Se retrasa el regreso de los 1.360 vecinos desalojados en La Gomera debido al incendio forestal declarado hace ya 11 días, que estaba previsto a partir de las nueve de esta mañana. El 11% de la superficie de la isla, más de 4.000 hectáreas, se ha visto afectada por las llamas, que continúan sin control entre un cruce de acusaciones de las distintas administraciones, que se culpan unas a otras del desastre.

 El cambio en las condiciones meteorológicas, con una bajada de temperaturas y el viento soplando en contra de la dirección en la que avanza el fuego, no es suficiente para esperar un completo control de la situación en los próximos días.

Durante la jornada de ayer, un solo frente, al norte, permanecía activo. Siete hidroaviones, cinco procedentes del Ministerio de Medio Ambiente y dos cedidos por el Gobierno de Marruecos, actuaron en la isla. Estas aeronaves han sido el centro de la lucha política que se ha declarado en el archipiélago desde que se originaron las llamas. El viernes pasado, cuando se reactivó el incendio, dos aviones anfibios salieron de la base de Torrejón (Madrid) y, tras parar en Rota (Cádiz), tardaron 22 horas en llegar a La Gomera. Lo mismo sucedió el pasado lunes con otro aparato adicional.

Desde entonces, el caos en la extinción del incendio se ha trasladado también a la política. Miguel Arias Cañete, ministro de Medio Ambiente, se descolgó ayer asegurando que había hecho una ronda con todas las comunidades autónomas para preparar la campaña contra los incendios y Canarias no había solicitado nada. Sin embargo, Paulino Rivero, presidente del Gobierno regional, dijo que “es de sentido común” que Canarias pida una base permanente de hidroaviones, dado que está a 2.000 kilómetros de la península: “Lleva haciéndolo desde 2007”.

Al margen de la guerra declarada entre el Gobierno autónomo y el estatal, Casimiro Curbelo, presidente del Cabildo de La Gomera, se mostró indignado porque el ministro de Industria, José Manuel Soria, acudiese a la isla en los primeros días del incendio “a hacerse la foto" y “no llamara a las autoridades electas”.

A esto hay que sumar que el secretario general del Partido Popular en Canarias, Asier Antona, reprochase a Curbelo su decisión de “bajar el incendio a nivel uno el pasado miércoles, cuando se aproximaba una ola de calor”. Por su parte, la delegada del Gobierno en el archipiélago, María del Carmen Hernández Bento, criticó duramente la posición de las autoridades locales, y aseguró que “los medios no son infinitos y el Estado también tiene un límite”.

El presidente autonómico anunció ayer que este viernes convocará un Consejo de Gobierno extraordinadrio para articular medidas urgentes, con el objetivo de restaurar las 39 viviendas dañadas en Valle Gran Rey y ofrecer un paquete de ayudas a los afectados. Por el momento, se desconoce la cuantía de las pérdidas.