Rajoy pide por carta que Europa compre deuda de los países que cumplen

El presidente del Gobierno reclama "lo antes posible" una reunión del Eurogrupo

Mariano Rajoy, ha pedido indirectamente en una carta a Herman Van Rompuy que Europa actúe y compre deuda de los países que cumplen, lo que en cualquier caso no significa que España vaya a pedir ayuda o acuda de momento al fondo de rescate europeo. Bajo el título "Una estrategia para resolver la actual tensión en la zona euro”, y a la espera de conocer las medidas del Banco Central Europeo, el jefe del Ejecutivo se ha dirigido al presidente del Consejo Europeo para "aportar una contribución del Gobierno español al debate que se produce en la zona euro" y reclamar una reunión del Eurogrupo "lo antes posible" para poner en marcha los acuerdos de la cumbre de de junio.

Rajoy defiende en el seno de la Unión unas medidas "lo suficientemente profundas, contundentes y sostenidas en el tiempo para conseguir un efecto sobre las primas de riesgo y por un periodo lo suficientemente largo para los países que cumplan sus compromisos europeos". Este objetivo, se lee en el texto, "ha de percibirse como una solución definitiva de la actual crisis".  En este sentido, no es casual que el presidente recuerde que en la cumbre de la zona del euro de 29 de junio "se acordó que el instrumento más adecuado para corregir estas deficiencias de los mercados en la fijación de los precios a los que enfrenta unos países frente a otros, son las compras en los mercados". Y añade, en referencia a  la compra de deuda, que "este instrumento estaría disponible para los Estados Miembros que respetaran sus Recomendaciones Específicas bajo el Semestre Europeo, el Pacto de Estabilidad y Crecimiento y el Procedimiento de Desequilibrios Macroeconómicos Excesivos". Y, "en todo caso",  matiza, "el mecanismo que se ponga en práctica debe ser un mecanismo paraguas, es decir, que se aplique por igual a todos los países que cumplan sus requisitos".

En ese texto el jefe del Ejecutivo celebra las resoluciones de la última reunión del Consejo Europeo, celebrada, a finales de junio, como "decisiones clave en un momento de gran inestabilidad como el actual" y defiende la elaboración de "una hoja de ruta pormenorizada y acotada en el tiempo para la consecución de una auténtica Unión Económica y Monetaria". Ello, en su opinión, "implica avanzar en dos ámbitos", esto es, por un lado "alcanzar la integración bancaria plena, con un esquema de supervisión centralizado, un esquema de garantía de depósitos común y una autoridad y marco de liquidación de entidades europeos". Y por otro, lograr una "integración fiscal, que supondría una mayor centralización de las decisiones presupuestarias de los estados miembros y, de forma correlativa, la centralización de las emisiones de deuda europea".

El presidente recuerda, además, a Van Rompuy el "doble compromiso de los países europeos": avanzar hacia "la recapitalización directa de los bancos, una vez exista un mecanismo único de supervisión".  Y "hacer lo que sea necesario para asegurar la estabilidad financiera de la zona euro, en particular usando los instrumentos europeos de manera flexible y eficiente para estabilizar los mercados de los estados miembros que respeten sus obligaciones en el marco del procedimiento de déficit excesivo, del procedimiento de desequilibrios macroeconómicos y de las recomendaciones específicas del Consejo en el semestre europeo".

Según Rajoy, tres de las cinco líneas de actuación contempladas por su Ejecutivo para salir de la crisis pasan por "más Europa", y por tanto España está en la "obligación" de intentar influir en las decisiones de la Unión.

Las dos primeras, las que competen en exclusiva al Gobierno, son el cumplimiento estricto del objetivo de déficit -porque "durante mucho tiempo hemos vivido pidiendo crédito y gastando mucho más de lo que ingresamos"- y las reformas estructurales para sentar las bases de la recuperación, y que tardarán aún un tiempo en hacer su efecto.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS