Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Publio Cordón fue enterrado por Silva Sande y los dos últimos grapos detenidos

Interior afirma que ya están presos todos los terroristas implicados en el caso

El ministro Jorge Fernández Díaz se reunió ayer con Pilar Muro, viuda de Cordón, y su hija María en el Ministerio del Interior. Ampliar foto
El ministro Jorge Fernández Díaz se reunió ayer con Pilar Muro, viuda de Cordón, y su hija María en el Ministerio del Interior.

Todos los que de una forma u otra participaron en el secuestro del empresario Publio Cordón, el cobro del rescate pagado por su familia, su vigilancia en una casa de Lyon y, por último, el enterramiento de su cadáver han sido identificados y detenidos, según afirmó ayer el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. 17 años después del secuestro, lo único que falta, pero no lo menos importante, es él hallazgo de sus restos mortales. El círculo de supuestos implicados ha quedado cerrado con la “detención” de María Victoria Gómez, que ahora estaba presa en la cárcel de Cáceres.

Toda la investigación de la Guardia Civil tiene como piedra angular los datos aportados por el arrepentido de los GRAPO Fernando Silva Sande, que tuvo una participación muy directa en los hechos. Ya a finales de 2008, Silva se ofreció a colaborar con la justicia para esclarecer los asuntos sin resolver, entre ellos el caso Publio. Silva testificó entonces que Cordón falleció al intentar huir de la casa donde estaba cautivo y confesó que él mismo había enterrado su cadáver en un paraje próximo al monte Ventoux, a 250 kilómetros de Lyon (Francia).

El exdirigente de los GRAPO ha sido excarcelado desde entonces en tres ocasiones para acompañar a guardias civiles en busca del hoyo donde los terroristas arrojaron el cadáver, según fuentes de la investigación. Los rastreos y las catas realizados fueron negativos debido a que Silva ha perdido los referentes del paisaje, que ha sido muy modificado durante tres lustros.

El arrepentido ha sido llevado tres veces a Francia en busca del cadáver

Lo que Interior sabe ahora, lo sabía hace tres años. ¿Qué es lo que ha cambiado? ¿Qué es lo que ha permitido cerrar el círculo en torno a los supuestos implicados en el secuestro? Respuesta: la localización de la vivienda alquilada presuntamente por José Manuel Ramón Teijelo. Para ello ha sido preciso investigar unas 1.000 casas de Lyon y alrededores, hasta dar con el chalecito de la calle Batterie, en el barrio de Bron.

Silva estuvo en esa casa en el verano de 1995, pero no recordaba la dirección, sino tan solo sus características y que estaba enfrente de una cancha de baloncesto. Una descripción vaga que ha precisado los últimos tres años de trabajo de la Guardia Civil y de las autoridades francesas hasta dar con el inmueble hace un mes, según fuentes de la investigación.

En una carta enviada a la familia Cordón en mayo del año pasado, el grapo Silva aseguraba que el empresario falleció al tratar de escapar de su cautiverio. “Aprovechó un momento de relajación de la vigilancia para forzar la cadena antirrobo sujeta a la puerta y al marco de esta por unas simples alcayatas. Logró salir por la ventana de la habitación vecina (vacía en ese instante) y acceder al tejadillo de la segunda planta (de una vivienda tipo chalé) y posiblemente por los nervios se cayó”. Los grapos, según Silva, le administraron Nolotil. “Al ver que no respiraba y tenía un ojo como apagado le practiqué la respiración boca a boca y masaje en el pecho pero sin resultado y murió a los pocos minutos”, añade.

Según reveló el ministro, en el traslado del cadáver y su posterior entierro participaron supuestamente José Antonio Ramón Teijelo —arrestado el miércoles en Sevilla—, María Victoria Gómez Méndez —detenida ayer en la prisión de Cáceres— y una tercera persona a la que el ministro se negó a identificar. Sin duda, se trata de Silva Sande, quien en la carta escrita a la familia Cordón precisa que él y sus compañeros sepultaron junto al cadáver el pico empleado para excavar la fosa.

Juan Antonio Ramón Teijelo, Manuela Ontanilla y Vicente Sarasa, los tres arrestados el pasado miércoles, pasarán previsiblemente hoy a disposición del juez Javier Gómez Bermúdez. No así María Victoria Gómez Méndez.

La viuda: “Dudo de todo lo que han dicho los GRAPO”

J. D.

Las fuerzas de seguridad “no regatearán esfuerzos” para lograr la localización del cadáver de Publio Cordón, según resaltó ayer el ministro del Interior, quien proclamó que el caso está esclarecido “a falta de ese detalle humano importante”.

Fernández Díaz admitió que las causas y las circunstancias de la muerte del empresario no podrán saberse con precisión hasta que sea hallado el cadáver.

La Guardia Civil, felicitada por el ministro del Interior y la familia del empresario, trabaja con la hipótesis de que Cordón falleció entre 15 y 16 días después de ser secuestrado en Zaragoza, según se deduce de las marcas realizadas por él mismo, a modo de rudimentario calendario, en la habitación donde estuvo cautivo.

Pilar Muro, la viuda del empresario, y su hija María, se reunieron ayer con el titular de Interior y ambas agradecieron el trabajo de la Guardia Civil. Muro dijo que la detención de cuatro personas más y conocer las circunstancias del cautiverio de su esposo ha aliviado en parte el sufrimiento de la familia. Sin embargo, recalcó que su dolor no terminará hasta que sea localizado su cadáver y “llegue la paz espiritual” que necesitan.

“Lo hemos pasado muy mal, pero este momento se podría considerar de gran satisfacción porque parecía imposible que pudiéramos llegar aquí”, destacó. “Lo que queremos es encontrar a Publio y que termine este capítulo familiar tan tremendo”

“Yo dudo de todo lo que digan los GRAPO”, declaró la viuda de Cordón, quien se mostró escéptica sobre la colaboración de los GRAPO porque “además de unos terroristas son unos embusteros”.

Más información