Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
17 años desde la desaparición del empresario

Publio Cordón murió al intentar huir

El empresario estuvo encerrado 15 días en un armario-zulo en el que dejó marcas de calendario

La Guardia Civil ha detenido en Cádiz y Sevilla a tres exmiembros de los GRAPO como autores

Localizada en Lyon, Francia, la casa en la que estuvo recluido el empresario

El empresario Publio Cordón Munilla, secuestrado el 27 de junio de 1995 por los GRAPO cerca de su domicilio de Zaragoza, murió el 15º o 16º día de su cautiverio, según informó este jueves el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. Explicó que a esa conclusión se ha llegado tras la localización de la casa de la calle Batterie, en el barrio de Bron, en Lyon (Francia), en la que estuvo retenido. Aunque Interior sostiene que caso ha quedado “esclarecido” con la detención de tres personas presuntamente implicadas, aún no ha sido hallado el cadáver. La pregunta sigue sin respuesta: ¿Dónde esta Publio?

Publio Cordón murió al intentar huir

El titular de Interior declaró a los periodistas en el Congreso que Cordón, de 61 años, estuvo recluido en un armario-zulo cerrado con una cadena en la casa de Lyon y que murió tras caer al vacío desde un primer piso, cuando intentaba escapar. Ante el miedo a que le pudieran descubrir los grapos, bajó al primer piso, donde perdió el equilibrio y cayó al vacío. Murió entre las dudas de los secuestradores sobre llevarle a un hospital o dejarle morir.

En ese armario-zulo, la Guardia Civil y las autoridades francesas han encontrado ADN del empresario, así como unas marcas realizadas por él. El secuestrado escribió “1SE” precedido de siete palotes; a continuación, “2SE” y otros siete palotes, y al final solo un palote, separado de los demás. De ahí la deducción de que el secuestro se prolongó 15 días.

En 1995 fueron detenidos por su presunta relación con el secuestro Enrique Cuadra Echeandia, José Ortín Martínez y Concepción González Rodríguez, que fueron condenados a 27 años de prisión. En 2000, y junto a la cúpula de la organización terrorista, fue detenido el jefe del comando central de los GRAPO, Fernando Silva Sande, quien fue condenado en 2007 a 28 años de prisión. Ese mismo año también fue arrestado Manuel Pérez Martínez, camarada Arenas, secretario general del PCE (r)-GRAPO, que fue penado a siete años como autor por omisión de un delito de detención ilegal con exigencia de rescate.

Este jueves, el Servicio de Información de la Guardia Civil detuvo en Sevilla a José Manuel Ramón Teijelo y a su esposa, Manuela Ontanilla, y a Vicente Sarasa en Cádiz. Los dos primeros residen habitualmente en París, donde él prepara el doctorado en Ciencias Políticas y ella trabaja fregando escaleras, según su abogado, Antonio Segura Hernández, quien afirma que el matrimonio lleva años visitando España con su pasaporte legal y que no tienen ninguna causa pendiente. En concreto, pasan sus vacaciones en El Arahal, a 45 kilómetros de Sevilla, donde Rosario Ontanilla, hija de la detenida, trabaja en el Ayuntamiento.

Combo de imágenes de los tres detenidos José Antonio Ramón, Manuela Ontanilla y Vicente Sarasa. ampliar foto
Combo de imágenes de los tres detenidos José Antonio Ramón, Manuela Ontanilla y Vicente Sarasa.

Vicente Sarasa trabajaba ahora de profesor de matemáticas en un instituto de Cádiz. En 2009 fue absuelto de un delito de pertenencia a banda armada y no tenía nada pendiente, según su abogado, Gonzalo Boye Tuset. Fue arrestado este jueves a la puerta de la casa de su novia, con la que iba a marcharse mañana de vacaciones.

El ministro Fernández Díaz aseguró que la operación policial ha sido posible gracias a la declaración de un testigo protegido. Los abogados de los ahora detenidos sospechan que ese testigo es Fernando Silva Sande, quien a finales de 2008 se ofreció a colaborar con la justicia para esclarecer los asuntos sin resolver, entre ellos el caso Publio. Silva ya declaró en febrero de 2009 que Cordón falleció al intentar huir de la casa y que él mismo había enterrado su cadáver en un paraje de Bedoin, cerca del monte Ventoux, a 250 kilómetros de Lyon. La Guardia Civil excavó entonces en 22 puntos marcados por Silva. Sin éxito.

El empresario marcó con palotes en el armario- zulo los días de su cautiverio

Durante el último trienio, la Guardia Civil y la Direction Centrale du Renseignement Intérieur (DCRI) francesa buscaron la casa de Lyon donde estuvo retenido el empresario. Pusieron en marcha la Operación Domus, consistente en rastrear una zona de 60 kilómetros de radio, con centro en Lyon. Mil casas “fueron revisadas, una a una”, según Interior. La vivienda, supuestamente alquilada por José Manuel Ramón Teijelo, según Interior, fue localizada hace un mes, “gracias a los datos facilitados por Silva Sande”, que está preso en Soto del Real (Madrid), según fuentes de la investigación.

El ministro dijo que tiene la “esperanza” de que las detenciones de las últimas horas aporten algún dato de dónde están los restos de Cordón, fundador de la aseguradora Previasa y del Grupo Hospitalario Quirón.

En agosto de 1995, Ignacio Jiménez Artacho y su esposa, Carmen Muro, hija del secuestrado, abonaron 400 millones de pesetas a dos individuos que se subieron a su coche en un semáforo de una calle de París. Fuentes de Interior apuntan ahora a que Manuela Ontanilla participó supuestamente en la operación de cobro del rescate, mientras que Ramón Teijelo y Sarasa presuntamente custodiaron al rehén.

El 31 de agosto de 1995, un grapo telefoneó al yerno de Cordón y le dijo: “Hace tres días he hablado directamente con los camaradas que tuvieron retenido al señor Cordón. Me comunicaron que en las primeras horas del día 17 le pusieron en libertad en los alrededores del estadio de Sarriá, en Barcelona. Donde él pidió”. Al ser interpelado por el yerno de Cordón sobre un posible fallo, el grapo admitió: “Hombre, a mí también me parece que ha habido un fallo grandísimo”.

María Cordón, una de las cuatro hijas de la víctima, ha declarado que la “terrible historia” de su padre no tendrá final hasta que se halle su cadáver y la familia pueda darle “una sepultura digna donde rezar y llorar”.

Más información