Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba: “Rajoy tiene que elegir hoy entre Alemania y Francia”

El problema griego está “enfocado” pero Europa sigue en el abismo, dice el PSOE

"Nosotros gobernábamos cuando empezó la crisis y algunas cosas no las hicimos bien"

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, tras reunirse con la direccón del PSOE en Cantabria.
El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, tras reunirse con la direccón del PSOE en Cantabria. EFE

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, tiene muchas esperanzas puestas en la reunión del G-20 de hoy en México porque en 2008, al inicio de la crisis, esa reunión fue “decisiva”, dice. Pero en México se confrontarán dos estrategias económicas, y España tiene que elegir a cuál sumarse, ha advertido el líder socialista tras un encuentro en Santander con la dirección del PSOE cántabro. “Estará la postura de Angela Merkel por un lado y la de François Hollande y Barack Obama por otro. Esta segunda es la que interesa al mundo, a Europa y a España. Mariano Rajoy debería elegir entre Alemania y Francia. Si decide apostar por más Europa, más crecimiento y más solidaridad con el euro, tendrá al PSOE apoyándole”, ha adelantado.

Rubalcaba considera que Europa se ha despertado hoy con dos buenas noticias: la victoria de la derecha en Grecia (él se ha referido a "la opción de la permanencia en la UE”, aunque la izquierda también apostaba por eso) y la victoria de los socialistas en las legislativas francesas, que aumenta la capacidad de Hollande para “cambiar la política económica europea”. Ese alivio, sin embargo, ha sido corto, y la prima de riesgo ha vuelto a batir su récord. ¿Por qué? Porque “el problema de Grecia está políticamente enfocado pero no resuelto del todo”, y sigue habiendo “incertidumbres”. “Se nos está acabando el tiempo de las palabras. Europa no puede estar permanentemente asomada al abismo porque un día se puede caer. Hay que tomar medidas urgentes”, ha dicho el socialista.

Primera medida: que el BCE vuelva a comprar deuda de los países en dificultades (en particular, de España) como hizo el pasado diciembre. Segunda: introducir ya políticas de crecimiento (gasto público) para reactivar la economía, a pesar de la oposición férrea de Alemania. Tercera: transmitir a los mercados el mensaje de que Europa ha decidido “ir a la unión bancaria y fiscal”. Aunque no se haga de un día para otro, pero que al menos se anuncie.

“Hay un ataque especulativo contra el euro, eso es evidente. Por eso pedimos al BCE que defienda al euro de ese ataque. Lo hizo en diciembre y consiguió bajar la prima de riesgo”, ha recordado Rubalcaba, que hoy ha hecho autocrítica:“ Sí. Si todos hubiéramos ahorrado más, nos habría ido mejor. Hubo errores del PP, del PSOE, de los bancos, de las comunidades... Es un error compartido, yo asumo el mío. Que cada palo aguante su vela. Nosotros gobernábamos cuando empezó la crisis y algunas cosas no las hicimos bien”. Después ha insistido en que hará una “oposición útil” y, ante las dudas, ha explicado qué significa: “Útil es acordar y útil es discrepar y útil puede llegar a ser confrontar”.