Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy echa mano de la Constitución de 1812 para justificar sus reformas

El presidente: "En tiempo de crisis no solo hay que hacer reformas, también hay que tener valentía"

El Rey apela al espíritu de La Pepa para “afrontar las serias dificultades” de hoy

"Los gaditanos nos enseñaron que en tiempo de crisis no solo hay que hacer reformas sino que también hay que tener valentía para hacerlas". El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha echado manos de la Constitución de Cádiz para justificar las reformas adoptadas por su Ejecutivo. "El cambio es la reforma", ha asegurado Rajoy en el acto central de las celebraciones de La Pepa, en sus palabras "una de las mayores aportaciones a la cultura política universal".

"Nos convoca la celebración de unos patriotas", ha recordado, que debatieron y redactaron el texto de la Ley Fundamental en "una Europa sumida en una profunda crisis, un país ocupado y una ciudad asediada". Por esto, ha insistido el presidente, "todos unidos tenemos que ser los dueños de nuestro destino".

También el Rey ha apelado hoy al espíritu de la Constitución de Cádiz para “afrontar las serias dificultades” que atraviesa España debido a las zozobras de los mercados y el desempleo. “En la labor de Cádiz, realizada en difícil trance histórico, podemos encontrar las referencias y la inspiración necesaria para afrontar las serias dificultades por las que nuestro país atraviesa en la actualidad”, ha subrayado en su discurso, pronunciado en el Oratorio San Felipe Neri, antes de recordar que “ a la altura de la segunda década del siglo veintiuno, los españoles somos plenamente conscientes de que hay buenas y poderosas razones para confiar en nosotros mismos”.

Antes el Monarca se había dirigido a la comunidad iberoamericana, con un llamamiento a cohesionar las sociedades, acabar con las desigualdades y continuar avanzando en el camino del progreso. En un mensaje radiofónico, el rey Juan Carlos ha recordado que "el espíritu de familia alimentado por siglos de historia compartida y valores comunes no ha dejado de crecer entre nosotros".

"En la actualidad", ha añadido, "formamos una comunidad pujante, compuesta por más de 20 naciones y 600 millones de personas que cuenta con lenguas de alcance universal y con una diversidad, un mestizaje y una riqueza cultural extraordinarios".

"Nos hemos dotado de mecanismos de diálogo y cooperación para impulsar toda esa fortaleza con el fin de cohesionar nuestras sociedades, acabar con las desigualdades y continuar avanzando en el camino del progreso, aportando al mundo lo mejor de nosotros mismos", ha subrayado el Rey antes de reiterar su "saludo más afectuoso y el de España entera a todos los hombres y mujeres de Iberoamérica".

Además del Rey y del presidente del Gobierno, han intervenido en el acto, al que han asistido unos 300 invitados, los presidentes de la Cámara, Jseús Posada, y del Senado, Pío García Escudero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información