Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno se prepara para un tajo brutal del 40% en la inversión pública

Guindos adelanta que los Presupuestos serán los peores desde la Transición

Rajoy cifra en un 12% la bajada de gasto medio en cada ministerio

El Gobierno se prepara para un tajo brutal del 40% en la inversión pública Ampliar foto

El Gobierno empieza a preparar el terreno para el mayor recorte presupuestario desde la Transición, según la expresión del ministro de Economía, Luis de Guindos, aunque los detalles no se conozcan hasta pasadas las elecciones asturianas y andaluzas del 25 de marzo. Para después de esa fecha, clave para el futuro político de los dos principales partidos, se conocerá el proyecto de Presupuestos del Gobierno, que debe cumplir el objetivo de déficit del 5,8% establecido por el propio Ejecutivo y que supondrá un recorte de casi todas las partidas.

Para mitigar su efecto, el Gobierno ha empezado a emplearse a fondo para ir creando el ambiente de la resignación. Ayer, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aseguró en el pleno del Congreso que el recorte de gasto afectará a todas las partidas, salvo tres: las pensiones, las aportaciones a la Unión Europea y el pago de la deuda. Es decir, por omisión, en el recorte se incluirá el pago del desempleo, la dependencia y otros servicios básicos, según parece deducirse de las palabras del presidente.

Luis de Guindos, ayer durante la sesión de control en el Congreso de los Diputados ampliar foto
Luis de Guindos, ayer durante la sesión de control en el Congreso de los Diputados

Rajoy explicó que el recorte del gasto será del 12,5% como media para todos los ministerios, teniendo en cuenta que hay departamentos en los que tiene peso la inversión y en otros en los que casi solo hay gasto corriente. Para soportar ese recorte, el jefe del Ejecutivo explicó, en respuesta a Rosa Díez (UPyD), que se elabora un plan para reducir organismos y para evitar duplicidades con respecto a las competencias del Gobierno central, las comunidades autónomas y los Ayuntamientos.

El presidente aseguró al portavoz de IU, Cayo Lara, que a él, como a cualquier Gobierno, le gustaría elevar el gasto un 20%, pero el déficit hace insoportable el pago de la deuda a un alto interés y, además, las Administraciones públicas copan la mayor parte del crédito de los bancos para el pago de esa deuda.

Recorte drástico

Inversiones totales. El Presupuesto que hizo el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero para 2011 preveía una inversión de 15.001 millones de euros y suponía un recorte de un 37% sobre el del año anterior (sobre todo del Plan E). Ahora, Rajoy anuncia un 40% más de rebaja sobre esas cifras.

Repercusión en el empleo. El PSOE cifra en 150.000 empleos el coste del recorte de la inversión en sectores de construcción, con repercusión en infraestructuras clave como el Corredor del Mediterráneo o el AVE a Galicia, Castellón y Murcia.

Recorte de gasto por ministerios. Mariano Rajoy explicó ayer en el Pleno del Congreso que el gasto del Gobierno central se reducirá este año en un 4,7% y la bajada del gasto en los ministerios será de media de un 12%.

Rajoy no fue más preciso sobre el recorte, pero poco después el ministro de Economía, Luis de Guindos, aportó el dato de que la inversión pública tendrá una rebaja del 40% en 2012. La inversión pública en los Presupuestos del año pasado ascendió a 15.000 millones, por lo que un tajo del 40% supondría 6.000 millones y muchas obras menos.

Economía matizó luego que no se refería así solo a los Prepuestos que está cerrando el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, sino al dato de inversión pública global que dará el Instituto Nacional de Estadística (INE) en abril. Y que no anticipó.

Lo que sí hicieron el presidente, Guindos y la vicepresidenta, Soraya Saénz de Santamaría, es explotar al máximo la referencia a la herencia recibida, al error del Gobierno de Zapatero al pronosticar el déficit para 2011 y a la gestión del PSOE en la Junta de Andalucía con vistas al 25-M.

Guindos mencionó expresamente “la necesidad de compensar la falta de responsabilidad” de sus antecesores en el Ejecutivo. Rajoy, en esa línea, volvió a echar mano de los tres millones de puestos de trabajo destruidos en los últimos cuatro años, para responder a las críticas de Alfredo Pérez Rubalcaba a la reforma laboral.

El PSOE, a través de su portavoz en la Comisión de Infraestructuras, Rafael Simancas, auguró que “el anuncio de una caída brutal de la inversión pública tendrá efectos muy graves en el área de Fomento, que aglutina entre el 60% y el 70% del monto inversor total del Estado”. Simancas añadió que supondrá “el cierre de cientos de empresas del sector de la construcción y la pérdida de más de 150.000 empleos en este año”. Según el PSOE, va en contra de las posiciones defendidas ante la UE, y argumentadas en campaña por Rubalcaba, sobre la necesidad de buscar alternativas de inversión al recorte drástico de la inversión y el gasto público. Y contra el plan inversor que propuso la CEOE con participación pública y privada de más de 80.000 millones a cinco años para crear cerca de medio millón de puestos de trabajo.