Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Van Rompuy avisa a Rajoy del riesgo de castigo de los mercados

Merkel: "No tiene sentido" hablar de flexibilizar los objetivos de déficit

El presidente de la UE, Herman Van Rompuy, durante su comparecencia.
El presidente de la UE, Herman Van Rompuy, durante su comparecencia. AFP

Mariano Rajoy no ha comunicado a los líderes europeos en el Consejo Europeo que se ha celebrado esta mañana en Bruselas que espera cerrar 2012 con un déficit del 5,8%, y no del 4,4% (como se había comprometido Zapatero), según ha asegurado el propio presidente en su comparecencia. Pero los mensajes de estos pidiendo a España que cumpla con la meta del 4,4% se han repetido tras la reunión de los jefes de Estado y de Gobierno. El presidente de la UE, Herman Van Rompuy, ha sido el más tajante: ha avisado a España de que, si no cumple, sufrirá el castigo de los mercados y acabará pagando una prima de riesgo más alta.

"Es necesario que mantengamos lo objetivos presupuestarios. Si no lo hacemos de forma coherente, seremos castigados por los mercados. Y lo que creemos que estamos ganando relajando la política presupuestaria, lo acabaremos perdiendo por un aumento de los tipos de interés", ha asegurado Van Rompuy en rueda de prensa, al ser preguntado por los casos de España y Países Bajos.

"Hay países que en los próximos días y semanas tienen que abordar tareas importantes para mantener sus presupuestos en la buena dirección", ha insistido el presidente del Consejo Europeo. En cualquier caso, ha precisado que "no se puede comparar la situación" en Países Bajos con la de España porque "las cifras de crecimiento y empleo allí son muy diferentes de lo que vemos en el norte de Europa".

La canciller alemana, Angela Merkel, tampoco ha hablado en términos favorables a la decisión del presidente del Gobierno. La dirigente ha asegurado que "no tiene sentido" plantearse ahora flexibilizar los objetivos de déficit, y ha insistido en que el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha reiterado su compromiso de hacer "todo lo posible" para cumplir el umbral fijado. "No tiene sentido declarar ahora primero que los objetivos (...) ya no valen y seleccionar ya a países afectados", ha afirmado la canciller en la rueda de prensa posterior a la cumbre, al ser preguntada por su postura acerca de la posibilidad de que se relaje los objetivos de déficit para países como España o Holanda.

"Creo que debemos seguir el proceso. Los países presentarán en el marco del Semestre Europeo sus presupuestos y la Comisión Europea se pronunciará después sobre los mismos. Entonces veremos cuál es el resultado", ha reflexionado Merkel.

El único líder que ha roto una lanza -aunque no del todo- en favor de la decisión española ha sido el presidente francés, Nicolas Sarkozy. "Estoy convencido de que no hay otra solución que reducir nuestros déficit y pagar nuestra deuda", ha dicho el mandatario, aunque ha subrayado que la "solución no puede estar sólo en la disciplina presupuestaria. Debe estar también en el crecimiento y la mejora de la competitividad". Sarkozy ha reconocido que ese objetivo "es más difícil para unos países que para otros" y ha puesto el ejemplo de España, donde "hay un 23 o 24 % de paro y el déficit es del 8 %, cuando habían previsto un 6 % en 2011".

"Está claro que eso crea problemas, pero el Gobierno español ha indicado muy claramente que continuará con la política de reducción del déficit", ha añadido.