Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un profesor acredita que la trama Nóos desvió fondos públicos al extranjero

El testigo ofrece como prueba correos electrónicos con directivos de la red

El conferenciante facturó 6.000 euros a la empresa De Goes Center

Un profesor acredita que la trama Nóos desvió fondos públicos al extranjero Ampliar foto

Luis Vives de Prada es profesor universitario experto en dirección de empresas y ahora trabaja en ESADE. Fue una de las personas que participó como conferenciante en los eventos que el Instituto Nóos, presidido por el duque de Palma, Iñaki Urdangarin, organizó con fondos públicos en Palma de Mallorca y Valencia entre los años 2004 y 2006.

Urdangarin, en una imagen de 2010.
Urdangarin, en una imagen de 2010.

En la última ronda de interrogatorios que la policía y la Fiscalía Anticorrupción organizaron en Barcelona para seguir investigando en el supuesto fraude a la Administración pública cometido por los gestores de Nóos, uno de los citados fue el profesor Vives.

En su declaración, explicó que un directivo de Nóos, llamado Mario Sorribas, le informó de que le pagarían 3.000 euros por cada conferencia y que le indicaría la sociedad contra la que tenía que facturar. “La factura correspondiente a la cumbre de 2005 la elaboré contra el Instituto Nóos mientras que las otras dos las realicé contra la sociedad De Goes Center. Así me lo dijo Sorribas por correo electrónico. Esta sociedad no me sonaba de nada”.

De Goes Center es una sociedad creada por la trama Nóos en Reino Unido para ahorrarse el pago de impuestos en España, según la investigación judicial. La declaración del profesor Luis Vives de Prada ante la policía y el fiscal anticorrupción supone que el Instituto Nóos, sin ánimo de lucro, presidido por Iñaki Urdangarin, contrataba a conferenciantes para los eventos que organizaba con fondos públicos y les obligaba a facturar a empresas que no habían participado en el evento.

Entre 2004 y 2006, el Instituto Nóos recibió de los Gobiernos de Baleares y la Comunidad Valenciana, ambos en manos del PP, cerca de seis millones de euros para organizar eventos donde se pretendía promocionar el turismo de esos territorios a través del deporte.

De esos seis millones de euros, que las Administraciones de las comunidades autónomas adjudicaron al Instituto Nóos sin que mediara concurso público y exclusivamente porque aceptaron la propuesta que les hizo Urdangarin, la trama Nóos no ha podido justificar que realmente gastaran todo el dinero recibido en el servicio prestado. Además, la investigación judicial ha permitido acreditar que una buena parte de ese dinero acabó en empresas creadas por Urdangarin o Diego Torres, su socio durante los años que presidió el Instituto Nóos.

Con las últimas declaraciones de decenas de testigos, empleados de las empresas de la trama, extrabajadores y personas que colaboraron o intervinieron en los eventos organizados por el Instituto Nóos, el juez ha acumulado numerosos testimonios sobre las irregularidades perpetradas por la trama empresarial durante al menos cuatro años.

Esos testimonios señalan que a varios trabajadores se les contrató por 60 euros al mes pero nunca hicieron nada; otros no pertenecían a ninguna de las empresas pero cobraban de ellas; otros tenían sueldos de 600 euros que les pagaban en metálico, en la calle o en cafeterías; otros que nunca vieron una nómina; otros empleados en una empresa pero que recibían la nómina de otras.

Durante los últimos ocho meses, la investigación judicial ha acumulado cientos de pruebas de las múltiples irregularidades en las que incurrían los gestores de la trama Nóos, con Iñaki Urdangarin a la cabeza.

Todas las personas interrogadas apuntan al duque de Palma como máximo responsable de la red empresarial y como la persona que junto a Diego Torres, su socio, tomaba todas las decisiones.

Urdangarin declarará ante el juez Castro el próximo 25 de febrero, después de que por el juzgado de Palma de Mallorca hayan desfilado, además de su socio Diego Torres, que se negó a contestar a las preguntas, los principales directivos de las empresas y los cargos políticos que decidieron pagar dinero público para que el Instituto Nóos organizará eventos.

Entre los que declararán hoy en el juzgado de Palma de Mallorca está José Luis Ballester, ex director general de Deportes del Gobierno de Baleares que presidió Jaume Matas. Ballester ha declarado ya en relación con este caso y ha rechazado su responsabilidad en las irregularidades detectadas.