Mas avisa, tras apoyar al Gobierno, de que exigirá este año el pacto fiscal

Mas niega que el 'sí' a las medidas del Gobierno conlleve el apoyo del PP a sus presupuestos El presidente catalán asegura que el voto es coherente con una política basada en la austeridad

Artur Mas, en Los Desayunos de Europa Press.
Artur Mas, en Los Desayunos de Europa Press.EFE

El Gobierno catalán va a plantear el pacto fiscal a lo largo de 2012. Así lo ha asegurado esta mañana el presidente de la Generalitat, Artur Mas. "No queremos ser un gobierno solo del gasto, queremos ser también responsables de los ingresos, y eso pasa por que las autoridades catalanas sean responsables de la gerencia de los ingresos tributarios en Cataluña", ha apuntado. Mas ha negado, además, que CiU haya votado a favor de las medidas de ajuste del Gobierno para que el PP apoye los presupuestos autonómicos. El presidente de la Generalitat ha asegurado que su partido ha sido coherente con una política basada en la obligación de la austeridad y el saneamiento del déficit.

"Votar a Rajoy en la investidura nos hubiese comprometido por cuatro años. Este apoyo nos compromete para un decreto ley"

Durante un desayuno informativo organizado por Europa Press en Madrid, Mas ha apuntado que están trabajando para conseguir el máximo consenso entre los partidos catalanes en torno al pacto fiscal que proponen y que cuando lo tengan lo pondrán encima de la mesa. "No podemos seguir soportando un déficit fiscal de la magnitud del que tenemos; pone en peligro nuestro progreso y Estado de bienestar", ha señalado.

"No es un problema, sino una oportunidad", ha añadido, y no ha querido hablar sobre la posibilidad de que dicho pacto fiscal no saliera adelante. "Hay un divorcio entre el mundo catalán y las instituciones del Estado y no hay muchas maneras de reconducirlo. Una de ellas es la que exige este pacto fiscal", ha indicado, para agregar después que no quería convertir la comparecencia en una amenaza.

Más información
El pacto fiscal se aleja de Cataluña por la mayoría absoluta del PP
Mas niega en Londres que el déficit español sea culpa de las autonomías
Cataluña y el País Vasco tachan el control presupuestario de ataque a la autonomía

El presidente de la Generalitat ha defendido la fórmula de más Europa y más Cataluña. "No se lo tomen a mal", ha resaltado, y ha vaticinado que las relaciones entre Cataluña y España se van a mover: "Construyamos un ámbito de convivencia estable. Tenemos personalidad propia que nadie se ha inventado". Mas ha admitido que hay alternativas a bajar el déficit, pero fuera de la UE y del euro. "Y nosotros queremos estar dentro".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Preguntado sobre si el voto de CiU a favor del plan de ajuste de Mariano Rajoy ha sido un "chantaje" del PP, Mas ha sido rotundo: "No". En este sentido ha señalado que la Generalitat tiene alternativas para sacar adelante las cuentas de 2012. El presidente catalán ha reconocido que no creen que subir los impuestos sea lo mejor. "Pero a veces hay que votar cosas que no nos gustan. Si el Gobierno plantea medidas duras, impopulares, pero dice que son la única vía para sanear las cuentas, poner las bases del crecimiento y mantener el Estado de bienestar, nosotros votamos a favor". Mas se ha remontado al apoyo de su partido a los planes de austeridad del anterior Ejecutivo en mayo de 2010 y a las medidas que él está adoptando en Cataluña para hablar de que se trata de un ejercicio de "coherencia".

"Votar a favor de Rajoy en la investidura nos habría comprometido por cuatro años. Este apoyo nos compromete para un decreto ley. Es un depósito a plazo, cuando vence se renueva o se retira. Veremos en las próximas semanas hasta qué punto es posible mantener la confianza que se debe tener en quien intenta sacar el país del pozo", ha continuado.

Para mantener esa confianza, ha advertido de que es necesario que el Estado pague sus deudas, que se considere a las comunidades autónomas parte consustancial del Estado, y que el Gobierno no critique a otros Gobiernos que toman medidas "difíciles, muchas veces impopulares, pero necesarias". También ha señalado que para que no se rompa la confianza es imprescindible que no se legisle de forma que "el Gobierno quede muy bien marcando las bases del Estado de bienestar y luego se cargue la responsabilidad de ejecutarlo a las comunidades, sin darles dinero y acusándolas de deslealtad si se desvían del presupuesto".

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS