Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña ata a Ryanair a Girona con más subvenciones

La Generalitat concederá a la compañía más de ocho millones al año en subsidios

Ryanair dejará en otoño el aeropuerto de Reus. Además, amenaza con retirar la mitad de sus vuelos del de Girona (en la imagen). Ampliar foto
Ryanair dejará en otoño el aeropuerto de Reus. Además, amenaza con retirar la mitad de sus vuelos del de Girona (en la imagen).

Ryanair ha sellado la paz con la Generalitat y se queda en el aeropuerto de Girona. Tras eliminar la base del aeropuerto de Reus y amenazar con diluir su peso en el de Girona, la irlandesa ha logrado convencer al Gobierno catalán de que le siga pagando subvenciones en concepto de “promoción turística”. “El acuerdo es muy bueno”, reconoció el vicepresidente de Ryanair, Michael Cawley. El Gobierno catalán reveló los detalles del pacto: del llamado “fondo de conectividad”, al que aporta dinero la Generalitat, y también Diputaciones o Ayuntamientos, saldrán más de ocho millones al año en subsidios para mantener tráfico en Reus y Girona.

En el aeropuerto de Girona, con 2,9 millones de pasajeros entre enero y noviembre de 2011, el 90% de los viajeros usaron Ryanair. En el aeropuerto de Reus, con 1,3 millones de pasajeros, lo hizo el 71% de los viajeros. Así pues, la compañía será la que se embolse el grueso del subsidio. El acuerdo con Ryanair es hasta 2016 e incluye terrenos gratis para que la aerolínea pueda levantar un hangar y un hotel si lo desea. A cambio, Ryanair se compromete a transportar tres millones de pasajeros en un año a Girona a partir de abril y mantiene algunos vuelos a Reus.

Este tipo de prácticas fueron precisamente las que el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, criticó ayer. Es “pan para hoy y hambre para mañana”, dijo, pues al finalizar este tipo de pagos “las compañías retiran su operativa”. Cawley respondió a Soria airado. “Si el ministro no cree que es una buena inversión la que logra que lleguen turistas que gastan cada uno 1.200 euros en la economía local, no debería ser ministro”, dijo.