Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Operaciones invisibles con el extranjero de un yerno real

Los pagos a Nóos se realizaban “por servicios jurídicos contables y de asesoría”

El Ministerio de Hacienda tiene en su poder un segundo elemento desde hace años para perfilar lo inusual de la actividad de Iñaki Urdangarin. Tiene constancia de que efectuaba operaciones invisibles año tras año con el exterior. Se denominan operaciones invisibles aquellas realizadas en el tráfico internacional sin movimiento físico o “visible” de mercancías, tales como las prestaciones de servicios, las transferencias unilaterales sin contrapartida, los pagos de intereses, los viajes al extranjero, las operaciones de seguros... Sin embargo, Hacienda le atribuye estos movimientos: en 2005 se benefició de sendos ingresos de 59.000 euros en octubre de 2005 y de 41.929 euros procedentes del Banco Inversis en el Reino Unido. A su vez, realizó tres salidas de dinero al exterior, con destino a cuentas en el Reino Unido, por valor de 105.000 euros entre julio y noviembre, igualmente abonó otros 15.000 euros en Luxemburgo.

En 2006, obtuvo un ingreso en forma de operación invisible procedente del Reino Unido por valor de 18.000 euros. Y en 2007 exportó de igual manera, sin conocerse la razón, 66.000 euros con destino a una inversión en Estados Unidos.

Hay otras operaciones invisibles detectadas a empresas de la trama como De Goes Center, la firma pantalla, que en 2007 supuestamente abonó 50.000 euros con destino al Reino Unido o los 420.000 euros que fueron pagados en dicho país por el Instituto Nóos bajo igual coletilla: “Por servicios jurídicos contables y de asesoría”. El sueldo de Urdangarín en el Instituto Nóos, 36.000 euros, fue lo único sin ánimo de lucro que rodeó sus cuentas vinculadas a tal entidad.