Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy, presidente con 187 'síes', el 'no' de CiU y la abstención de Amaiur

La sorpresa la han dado en su posición de voto Amaiur y CiU, que se ha pronunciado en contra

El fin de ETA ha centrado buena parte del debate con los grupos más pequeños

El PNV arranca al líder del PP el compromiso de diálogo sobre el fin de la banda

El presidente electo, Mariano Rajoy, saluda a su rival en las elecciones, el hoy presidente del grupo socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Mariano Rajoy será el sexto presidente del Gobierno de la democracia. Así lo han querido, como estaba previsto, los 185 diputados del PP, que han votado a favor junto a los dos representantes del Foro de Asturias (FAC) y Unión del Pueblo Navarro (UPN). En contra se han pronunciado 149 parlamentarios (los del PSOE, CiU, IU, UPyD, BNG, GeroaBai y Compromís-Equo). Rajoy prepara ya su gobierno, cuya composición hará pública este miércoles por la tarde, después de que por la mañana jure su cargo ante el Rey.

La mayor sorpresa ha sido que Amaiur se ha abstenido, uniéndose en su posición al PNV y a Coalición Canaria (han sumado 14 sufragios), mientras CiU votaba en contra, pese a que Rajoy contaba hasta esta mañana con su abstención. Los diputados abertzales han pretendido demostrar que no participaban en una votación de un presidente español, según ha explicado después el portavoz abertzale, Iñaki Antigüedad, pese a que tradicionalmente la abstención en esta elección se sobreentiende como un gesto hacia el nuevo jefe del Gobierno. De hecho, en 1993, la última vez en que la izquierda abertzale, denominada entonces Herri Batasuna, estaba representada en el hemiciclo, sus diputados se ausentaron de la votación del presidente.

"Me siento contento, porque han sido muchos años trabajando", han sido las primeras palabras del presidente electo a los periodistas en los pasillos del hemiciclo. "Tengo ganas, ilusión y determinación para llevar a España adelante". Además, ha insistido en que hasta mañana no dará a conocer a los nuevos ministros de su Gobierno. 

Muchos han sido los reproches al futuro presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en estos dos días de debate por su silencio sobre el anuncio de cese de la violencia de ETA. Pero el líder del PP se ha reservado la segunda jornada, en la que intervienen los partidos nacionalistas vascos, para hablar de ello. Lo ha hecho primero en la réplica al portavoz del PNV, Josu Erkoreka, y, sobre todo, en respuesta a la intervención de la izquierda abertzale -que ha estado 18 años ausente del Congreso- de la mano del portavoz de Amaiur, Iñaki Antigüedad. Y así, ETA ha copado buena parte del debate de esta mañana.

Iñaki Antigüedad en la tribuna de oradores.

"Yo a usted no le debo nada", ha espetado Rajoy al representante de Amaiur, que le había reclamado que, si quiere ser un estadista, de "una solución integral a un conflicto que es político" y cuya solución pasa por la autodeterminación del País Vasco. "Aquí estamos algunos dando pasos insuficientes hacia la suficiencia cuando otros no dan ningún paso sino que obstruyen", ha remachado Antigüedad.

Pero también le ha pedido Antigüedad que se pronuncie sobre el logro político conseguido por su formación en las elecciones generales, que le han permitido obtener siete diputados. "Sea radical", le ha sugerido el diputado vasco, quien ha llegado a leer la definición que recoge el Diccionario de la Real Academia de la Lengua. "Partidario de reformas extremas en el sentido democrático", ha leído el diputado abertzale. "Sea un estadista", ha reclamado.

Pero Rajoy ha subido a la tribuna para enviar otro mensaje muy diferente. "Yo a usted no le debo absolutamente nada. Ni yo, ni la sociedad española", ha lanzado a la bancada de Amaiur, en la que ya no estaba Antigüedad, quien ha salido del hemiciclo en el momento en que Rajoy iniciaba su réplica al Grupo Mixto. "En todo caso, somos los acreedores".

Antes, Rajoy había recordado a Amaiur que el PP ha obtenido más votos que esta formación en el País Vasco y Navarra y le ha restado importancia para, a la vez, quitarle valor al número de diputados logrados por la coalición abertzale. "En democracia todas las ideas son defendibles. Lo que no son defendibles son los métodos no democráticos", ha zanjado. Después, el líder del PP ha ironizado con que se le pidan pasos en favor de la paz. "El paso que estamos esperando es que ETA, que todavía existe, anuncie su disolución irreversible", ha subrayado. "Que se garantice a todos los españoles que no hay chantajes, ni amenazas, que eso se acabó". 

"Evidentemente, usted no me debe nada", ha contestado en su dúplica el portavoz de Amaiur. "Pero la paz se hace con el enemigo, no con el amigo". Y ha echado mano del conflicto independentista irlandés, con una cita a Bertie Ahern, primer ministro irlandés en los noventa: "En Irlanda 99% de perseverancia, y un 1% de obstinación. En esta Cámara vamos a perseverar. Si hace falta atornillarse a la mesa hasta el amanecer vamos a estar", ha anunciado Antigüedad.

Y Rajoy le ha contestado en la misma línea de su intervención anterior: "Solo le pido que sea perseverante a la hora de decirle a ETA: 'Tienen que disolverse".

Diálogo con el PNV

No ha sido la única mención a ETA del líder del PP. De hecho, ha sido en respuesta al portavoz del PNV, Josu Erkoreka, cuando Rajoy ha mencionado por primera vez en esta legislatura a la banda terrorista. Erkoreka le había reclamado una "apuesta por una política penitenciaria abierta, dinámica y flexible, para avanzar en la consolidación de la paz", le ha reprochado no haber mencionado a ETA hasta entonces, y le ha sugerido "tomar decisiones sobre los presos con discreción".

Rajoy ha demostrado que no se fía de que ETA haya puesto fin a la actividad terrorista y ha hecho una mención previsible a las víctimas de la banda. Pero ha terminado su intervención anunciando que buscará el diálogo con el PNV en esta cuestión. "Contaré con ustedes. Sé quién es el PNV", ha afirmado. Y Erkoreka así lo ha visto también: "Me quedo con su oferta de diálogo en el ámbito de ETA".

Agrio rifirrafe con Compromís

Joan Baldoví, de Compromís, en la tribuna del hemiciclo. EFE

El diputado del BNG, Francisco Jorquera, ha anunciado el no de su grupo a la investidura de Rajoy y le ha pedido compromisos de inversión, con plazos, para infraestructuras en sectores concretos, como el pesquero o el lácteo.

"No voy a anunciar que el AVE estará terminado en 2012. Yo no voy a engañar a la gente", le ha respondido Rajoy en su réplica.

La portavoz de Coalición Canaria, Ana Oramas, ha centrado su intervención en pedir varios compromisos para las islas: un nuevo régimen económico y fiscal para 2013, ligado a la creación de empleo, solucionar las carencias sanitarias, un Estatuto de Autonomía, paralizado en la legislatura anterior, e incluir a Canarias en los pactos con otros países sobre agricultura o pesca.

Rajoy ha admitido que mejorar el empleo es lo importante y le ha prometido gestiones para mejorar los acuerdos pesqueros y las necesidades agrícolas y ganaderas de Canarias.

Después, Oramas ha anunciado que se abstendrán en la votación.

El rifirrafe más agrio del debate de esta mañana se ha producido con el portavoz de Compromís-Equo, Joan Baldoví, que se ha quejado en su turno de la inclusión de Amaiur en el Grupo Mixto, porque limita el tiempo del resto de partidos minoritarios. "Los pequeños venimos con ganas de trabajar y ustedes nos lo ponen muy difícil: han amordazado las voces de la diferencia", ha espetado.

Pero Rajoy ha sido muy duro en su respuesta a Compromís y se ha notado que le han escocido sus reproches. Ha recordado que en su grupo, el mayoritario, con 186 diputados, la gran mayoría no ha podido aún tomar la palabra en la Cámara. "Lecciones de democracia, las justas", ha remachado. "La democracia no la ha inventado usted, ¿vale?".

La portavoz de GeroaBai, Uxue Barkos, que ha anunciado el voto negativo de su grupo, ha pedido a Rajoy que aclare determinadas cuestiones económicas. También que diga si va a continuar con el proceso de paz y que anule la política de dispersión de los presos de ETA.

La portavoz de CC en el Congreso, Ana Oramas, durante su intervención. EFE

Rajoy ha negado que haya desvelado antes a la presidenta alemana, Angela Merkel, o al francés, Nikolas Sarkoszy, sus planes económicos. "Si de algo puedo presumir yo, lleno de defectos, es de ser independiente", ha aseverado Rajoy. El líder del PP también ha destacado que su objetivo es hacer de la dependencia la cuarta pata del Estado del bienestar.

En nombre de Unión del Pueblo Navarro ha hablado su único diputado, Carlos Salvador, integrado en el Grupo Mixto pese a que concurrió a las elecciones en coalición con el PP. Ha dedicado en su turno duras palabras a la izquierda abertzale por su complicidad con ETA y ha pedido que los abertzales no sean premiados. Sus objetivos: la defensa de la vida, la familia, la libertad, la responsabilidad individual, la especificidad de Navarra...

Rajoy ha valorado sus propuestas en favor de la vida y la familia. "Me gusta que hable de valores, creo que son fundamentales para la convivencia", ha zanjado.

Finalmente, ha llegado el turno del portavoz del PP, Alfonso Alonso, tras el que ha vuelto a intervenir Rajoy. Ha abundado en su intención de escuchar a todos los grupos. "Yo no tengo el monopolio de la razón. Sé que me equivoco", ha afirmado. Pero ha sorprendido por dedicar sus últimas palabras al presidente saliente, José Luis Rodríguez Zapatero, que lo ha escuchado con visible emoción. "Usted acertó y se equivocó, como todos. Pero ha tenido un gran honor, ser el presidente del Gobierno de España y así lo valoro", le ha dicho, entre los aplausos de la bancada popular, que ocupa más de la mitad del hemiciclo.