Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos Gobiernos del PP ayudaron a Urdangarin a captar fondos privados

El yerno del Rey logró patrocinios gracias a los ejecutivos de Matas y Camps

Ampliar foto
Iñaki Urdangarin estrecha la mano a Sebastián Escarrer, consejero de Melià.

Iñaki Urdangarin, esposo de la infanta Cristina y yerno del rey Juan Carlos, extendió la actividad y el volumen de negocio de su Instituto Nóos con la ayuda de los Gobiernos del PP en Baleares y la Comunidad Valenciana, durante los mandatos de Jaume Matas y Francisco Camps, según el testimonio de empresarios privados recabado durante la instrucción judicial de este caso.

El crecimiento de la cartera de clientes de Nóos, una fundación sin ánimo de lucro que se creó en 1999 pero solo tuvo actividad a partir de la llegada de Iñaki Urdangarin a su junta directiva a partir de 2003, fue paralelo al logro de los contratos oficiales cerrados con Camps y Matas para la celebración de foros y encuentros por valor de cerca de seis millones entre 2004 y 2007.

Nóos, sin ánimo de lucro, captaba fondos públicos y privados, y los desviaba a una red de empresas particulares con ánimo de lucro que eran propiedad del presidente del instituto, Iñaki Urdangarin, y de su socio principal y gerente, Diego Torres.

“Al llegar, estaba Urdangarin. Al día siguiente, me visitó para convencerme”

Urdangarin, que compartía la propiedad de su promotora inmobiliaria Aizoon con la infanta Cristina, intentó arraigar la presencia de Nóos en Palma de Mallorca mediante contratos plurianuales para teóricas “oficinas de proyectos” y “observatorios”, que finalmente nunca se desarrollaron, según la investigación judicial.

Diferentes cargos políticos intermediaron a favor del Instituto Nóos tanto en Mallorca como en la capital valenciana, facilitando citas colectivas o contactos directos con empresarios y entidades sociales privadas que acabaron poniendo dinero para los congresos que organizaba Urdangarin.

Algunos de estos episodios constan en la causa abierta en el juzgado de Palma y otros han sido documentados por EL PAÍS con alguno de sus participantes directos.

Sobre la base de esa doble actividad de captación de fondos de patrocinadores públicos y privados y de diseño de estrategias deportivas y de promoción turística, Nóos sumó hasta 16 millones de euros en ingresos entre 2003 y 2007, según el cómputo de la Agencia Tributaria.

La Fiscalía Anticorrupción, tomando como base informes periciales, calcula que en algunas ocasiones el instituto Nóos llegó a facturar por sus servicios con unos precios que suponían un beneficio del 170 % respecto al coste real de los mismos.

En uno de los casos, la petición de patrocinio para los eventos que organizaba Nóos lo efectuó un alto cargo del PP en Palma. “La patronal balear Caeb aceptó poner dinero, pero nosotros dijimos no a las presiones y quedaron muy extrañados”, detalló a este periódico el presidente de una entidad de Mallorca.

“Nos ha venido a ver el Duque de Palma y nos llamaron de Presidencia”

“Nos ha venido a ver el duque de Palma, Iñaki Urdangarin, con Sebastián Escarrer, consejero de Hoteles Melià. Y nos llamaron desde Presidencia del Gobierno de Baleares”. La cúpula ejecutiva de la caja balear Sa Nostra razonó así en el consejo de administración el compromiso adquirido para el patrocinio por 58.000 euros para cada una de las ediciones de los foros que el Instituto Nóos organizó en Palma, en 2005 y 2006, con un coste de 2,3 millones públicos. Hoteles Melià abonó a Nóos más de 105.000 euros en patrocinio. Por su pago, Sa Nostra fue la entidad bancaria en exclusiva de los foros. La zapatera mallorquina Lottusse abonó 110.000 euros.

La cartera de Nóos sumó más de un centenar de empresas y corporaciones. El grueso de clientes procedió del sector privado, en especial del entorno empresarial y social donde celebró sus eventos. Sin embargo, los mayores abonos fueron de organismos públicos: además del Gobierno de Baleares, la Generalitat Valenciana y el Ayuntamiento de Valencia pagaron 3,5 millones en tres años. Un episodio revelador de la estrategia de captación de ayudas y contratos sucedió en torno a la celebración los foros Summit que Urdangarin y Torres desarrollaron en Valencia. Un presidente de una entidad social declaró que fue citado desde una instancia oficial política para que acudiera a un encuentro empresarial. “Al llegar allí estaba Urdangarin”, indicó el testigo, “con los principales líderes empresariales reunidos en un museo de Valencia”. “Se explicó el proyecto”, continúa, “y al día siguiente, él me visitó para convencerme”. La factura por análisis y patrocinio cargada fue de 58.000 euros.

Cerca de una treintena de testigos han narrado su experiencia con Nóos y sus negocios exteriores. Esas personas han sido interrogadas por la Fiscalía Anticorrupción y la Policía del Grupo de Delincuencia Económica en Barcelona, Palma y Valencia. La incautación de documentación en las sedes del entramado de Nóos en Barcelona sirve para verificar la facturación entregada al juez de Palma, José Castro, por Diego Torres.